domingo, 16 de enero de 2011

BIUTIFUL


"Es peligroso fiarse de un hombre que tiene hambre. Y más peligroso fiarse de un hombre cuyos hijos tienen hambre..."

Zanc (Rubén Ochandiano) a Uxbal (Javier Bardem), en "Biutiful"


Barruntábamos escribir una entrada sobre esta película en el blog cuando encontramos en Diario Médico (12 de enero de 2011) una entrevista realizada al Dr. Josep Ramón Germá, director de gestión del conocimiento del Instituto Catalán de Oncología, que colaboró como asesor médico en "Biutiful" (Alejandro González Iñarritu, 2010). Y esta lectura nos animó definitivamente a plasmar nuestras opiniones sobre un film que ha recolectado críticas tan dispares que lo califican como un film tenebroso y claustrofóbico, un drama sin fisuras, de proporciones bíblicas, una película vorazmente fea, lenta y aburrida o un precioso poema de tono melancólico.


Sin embargo, todas son unánimes al elogiar el trabajo interpretativo de Javier Bardem en el papel de Uxbal, galardonado como mejor actor protagonista en el último Festival de Cannes. El propio director ha afirmado que siempre pensó en Bardem para este papel, y hay quien piensa que sin Bardem este film nunca hubiera existido.

"Biutiful" es una película sobre la enfermedad social y personal, sobre la patología física y psíquica, una penosa historia sobre seres humanos sin esperanza; a pesar de todo Uxbal, un enfermo terminal de cáncer próstata, se empeña en seguir luchando por sus hijos y por su propia redención. Es el cabeza de una familia desestructurada, donde la figura materna de Marambra (Maricel Álvarez), golfa, bipolar y toxicómana, aparece intermitentemente.


Maricel Álvarez es Marambra

Una primera curiosidad. Marambra sigue una terapia mediante una caja de luz. Aunque este tipo de tratamientos no está respaldado por ensayos clínicos (en los EEUU la FDA no lo ha aprobado como tal) hay especialistas que defienden su uso para el tratamiento del llamado trastorno afectivo estacional (TAE).



De esta manera, la terapia mediante luz serviría para estimular la secreción de serotonina, cuyo déficit se ha relacionado con diferentes trastornos afectivos depresivos. Un meta-análisis de la Colaboración Cochrane concluye que, en los pacientes que padecen depresiones no estacionales, la terapia de luz presenta una modesta aunque alentadora eficacia antidepresiva.


Los que nunca parecen ven la luz del sol son los inmigrantes chinos ilegales que trabajan en los talleres clandestinos del cinturón industrial en régimen de esclavitud, cosiendo bolsos y ropa falsificada o copiando en soportes informáticos el material audiovisual pirateado durante 16 horas al día, sin descanso. Toda esta mercancía es puesta a disposición de los manteros subsaharianos, que tratan de sobrevivir en la duras calles de Barcelona gracias a su venta ambulante. Por supuesto, los camellos que trafican con heroína campan por el mismo territorio.


Javier Bardem es el antihéroe Uxbal

Este es el mundo de Uxbal, el intermediario entre los más miserables y sus explotadores. Por cierto, no creo que a la policía municipal de la Ciudad Condal le haya hecho demasiada gracia la imagen corrupta que de algunos de sus miembros se muestra en esta película, como ocurre con el personaje de Zanc (Rubén Ochandiano).

Desde la ventana de la habitación donde recibe la quimioterapia, Uxbal puede ver recortadas en el cielo las siluetas fantasmales de la Sagrada Familia y de la Torre Agbar. La ciudad se extiende ante él, inalcanzable, pues tan sólo le está permitido moverse y vivir por sus rincones más sórdidos e irrespirables. 


En cierto modo, este film estaría emparentado con la corriente artística del denominado realismo mágico. El protagonista posee el don de la clarividencia. Puede comunicarse con los espectros de los difuntos. González Iñarritu mantiene una puerta abierta para que sea el espectador el que decida si prefiere creerse las extrañas facultades de este personaje, o si por el contrario, se trata de alucinaciones producidas por el avance inexorable de la enfermedad o por los efectos secundarios del tratamiento.

En nuestra humilde opinión, una de las mejores escenas del film es la que enfrenta a Uxbal con el cadáver embalsamado de su progenitor. Él y su hermano Tito (Eduard Fernández) deciden liberar el nicho que ocupa el ataúd paterno para enviar los restos al crematorio de Montjuic. Disidente la dictadura franquista, se habría exiliado en Méjico, donde fallecería poco después de su llegada víctima de una neumonía. En silencio, el enfermo terminal acaricia el rostro del padre muerto, un joven cadáver embalsamado a la edad de 20 años para que así pudiera ser repatriado a España. El tiempo parece detenerse por un instante, a la espera de la muerte. Constatando la desaparición de aquel que lo había engendrado, Uxbal se prepara para su propia extinción.

EL CÁNCER DE PRÓSTATA.

Esta película nos presente un caso atípico, el de un varón joven afectado por un cáncer de próstata terminal. Aproximadamente 3 de cada 4 casos se diagnostican en varones mayores de 50 años. Cuando somos testigos de la visita de Uxbal al médico, la neoplasia ya ha desarrollado metástasis que afectan a los huesos y al hígado. Su pronóstico es desalentador, y la supervivencia de tan solo unos meses.

A medida que avanza la enfermedad, los síntomas se van haciendo más evidentes, como disuria, tenesmo, estranguria, retención urinaria, polaquiuria y hematuria. La interpretación de Bardem refleja fielmente la mayoría de ellos.

Respecto al diagnóstico, también observamos como el médico le practica a Uxbal un tacto rectal, que resulta doloroso por lo avanzado de la enfermedad. Los análisis reflejan, veladamente, una elevación del PSA. Por último, el paciente también es sometido a técnicas de imagen más sofisticadas, como la RNM.

La quimioterapia se emplea en casos avanzados, pues puede disminuir el crecimiento de la neoplasia y reducir el dolor. En algunos casos se consiguen respuestas parciales que oscilan entre el 10 y el 20%. En la película existe una breve escena en la que las náuseas y los vómitos acucian a Uxbal, supuestamente por los efectos indeseables de la medicación que le administran.

Por último, retomando el análisis que el Dr. Germá hizo de esta película, destacamos ciertos errores de bulto que no fueron corregidos por el director, como por ejemplo en la escena donde una enfermera no consigue extraerle la sangre al paciente y tiene que ser él mismo, aprovechando supuestamente su destreza como ex-yonqui, el que introduce una desproporcionada aguja en las venas de la fosa antecubital (basílica, cefálica o mediana). Resulta poco ajustada a la realidad tamaña impericia en el personal que atiende una unidad oncológica especializada como la que trata a Uxbal.

Tampoco sería muy factible que un enfermo terminal de cáncer, con metástasis óseas minando su esqueleto, sea capaz de saltar tapias y realizar largas carreras y persecuciones...


¿Qué le depararán a "Biutiful" los próximos Óscar?... Permaneceremos atentos...


2 comentarios:

Irene dijo...

Casualmente he descubierto este magnífico blog y no he podido evitar dejar un comentario...

"Biutiful" es una película desgarradoramente realista que introduce al espectador en un mundo gris y carente de esperanza.

A mí me gustó, porque ayuda a comprender que la vida puede ser siempre peor de lo que podemos imaginar. Se puede estar enfermo y saber que cuando faltes habrá alguien que cuide de tus hijos, se puede tener una familia rota y estar sano y tener trabajo... pero que todo lo malo venga junto en esas circunstancias, además de duro es aterrador.

Seguramente porque lo que más nos duele es siempre lo que nos puede pasar (no me imagino en un taller clandestino trabajando 16 horas seguidas, gracias a Dios), la escena más triste y mi favorita es la despedida del padre y su hija, la tranquilidad que se respira en esa habitación oscura y tétrica, la ternura en sus ojos, la inocencia, el dolor...

El personaje de Javier Bardem es un padre que lucha por el bienestar de sus hijos y también por el de personas que malviven y que están explotadas. Es sin duda una "biutiful" persona.

Un saludo.

Renata Calheiros Viana dijo...

Olá,
sou editora do blog "A Arte da Medicina" e estou encantada com seu blog e as interessantes e enriquecedoras indicações cinematográficas! Já estou te seguindo e agradeço seu comentário com o link de seu "post" sobre "O Milagre de Anne Sullivan" que, à propósito, achei muito interessante. Parabéns!