sábado, 25 de octubre de 2014

ESTALLIDO


Cartel original de "Estallido"

Dedicado a Teresa Romero, auxiliar de enfermería, y a Miguel Pajares y Manuel García Viejo, in memoriam

"Con la millonésima parte de nuestro tamaño nos vence"...
Dr. Sam Daniels (Dustin Hoffman) en "Estallido"

Cuando comenzamos a escribir esta entrada, la epidemia de Ébola se ha llevado por delante la vida de 4500 personas en el mundo. Por el momento, tanta mortandad no tiene visos de decrecer. En España, los fallecidos han sido Miguel Pajares y Manuel García Viejo, dos sanitarios religiosos de la Orden de San Juan de Dios que desempeñaron durante décadas su labor asistencial en Liberia y Sierra Leona, respectivamente. La tercera infectada, la auxiliar de enfermería Teresa Romero, ha conseguido recuperarse tras haberse contaminado atendiendo al Dr. García Viejo en los últimos instantes de su vida.

Una vez más, y aunque parezca simplista, tenemos que echar mano del viejo dicho "la ficción supera a la realidad". Porque "Estallido" (Wolfgang Petersen, 1995) posee demasiadas coincidencias con lo que está ocurriendo en la actualidad. Un virus extremadamente peligroso por su infectividad y letalidad, bautizado como "Motaba", presenta una semejanza total con el virus del Ébola.


Dustin Hoffman es el coronel Sam Daniels

Esta cinta comienza con un pequeño error. Sus escenas iniciales nos muestran los encarnizados combates que supuestamente tienen lugar en 1967 en el Valle del Río Motaba, en Zaire. En esa época, la República del Zaire no existía oficialmente como tal. El país tuvo esa denominación entre octubre de 1971 y mayo de 1997, durante los sucesivos gobiernos del dictador Mobutu Sese Seko (1930 - 1997). En 1967 era el antiguo Congo Belga y en la actualidad es la República Democrática del Congo.



Un campamento de mercenarios se encuentra diezmado por una extraña enfermedad infecciosa, que en pocas horas provoca la muerte de todos los afectados. Bajo la supervisión del Dr. Raswani (Malick Bowens), un médico de campaña, reciben la visita de unos misteriosos militares enfundados en oscuros trajes de protección. Las máscaras opacas nos impiden ver sus rostros. Un helicóptero se lleva a los visitantes tras recoger varias muestras sanguíneas de los enfermos. A las pocas horas, en lugar de la ayuda sanitaria prometida, una bomba arrasa el poblado contaminado, sin dejar rastro de vida humana.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus Ébola fue detectado en 1976 por primera vez, en dos brotes que afectaron simultáneamente las poblaciones de Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo). Esta última aldea se encuentra cercana al río Ébola, que dio el nombre al virus,

FORT DETRICK

De los apocalípticos escenarios africanos pasamos a la realidad de Fort Detrick (Maryland - EEUU), sede del Instituto de Investigaciones Médicas en Enfermedades Infecciosas del Ejército (USAMRIID), donde se desarrollan labores de investigación biomédica, administración de material médico al ejército estadounidense y estudio de agentes patógenos.

Como simple anécdota mencionar que, según la teoría de la conspiración del Dr. Jakob Segal (1911 - 1995), profesor de la Universidad Humboldt de la desaparecida República Democrática Alemana (RDA), el Dr. Robert Gallo habría sintetizado artificialmente el VIH en Fort Detrick, hibridando mediante ingeniería genética los virus Visna ovinoHTLVI (retrovirus linfotrópico de las células T humanas). Los análisis genómicos posteriores han demostrado que las tesis de Segal eran falsas, y que el VIH se encuentra estrechamente relacionado con el virus de la inmunodeficiencia en los simios.



De todas las maneras, a nivel popular, estas instalaciones continúan recibiendo el apelativo de "Fort Doom", en clara alusión al Día del Juicio Final, al relacionar su existencia con la posibilidad de fabricación de temibles armas biológicas de aniquilación masiva. 

Algunos críticos han relacionado estos programas bélicos con determinados episodios de materia reservada como la Operación Paperclip, el rescate de centenares de científicos alemanes tras la derrota de los nazis en la 2ª Guerra Mundial, o la Operación Whitecoat, una serie de experimentos realizados en Fort Detrick entre 1953 y 1974 con voluntarios y objetores de conciencia pertenecientes a la Iglesia Adventista del Séptimo Día, expuestos de esta manera a agentes y enfermedades infecciosas tales como Yersinia pestis, fiebre amarilla, fiebre del Valle del Rift, hepatitis A, tularemia, fiebre Q o encefalitis equina venezolana.



Proyecto Whitecoat
Participantes en el experimento Tularemia (1964)

La mayoría de los adventistas fueron reclutados en Fort Sam Houston (Texas), un centro de prácticas para médicos. Según fuentes oficiales, ninguno de estos voluntarios falleció durante las investigaciones. Al parecer, todos pudieron consultar previamente su participación con sus familiares y líderes espirituales.

Retomando este film, observamos como los laboratorios de Fort Detrick se organizan en cuatro niveles de bioseguridad, según su riesgo biológico:

1.- Mínimo: estudio de agentes infecciosos de bajo riesgo, como neumococo o salmonella.
2.- Moderado: hepatitis, enfermedad de Lyme y gripe.
3.- Elevado: carbunco (ántrax), tifus y VIH, donde se requiere la vacunación múltiple de los trabajadores.
4.- Extremo: virus Ébola, Lassa y Hantavirus. Las medidas de protección deben ser máximas. Los trabajadores portan escafandras y trajes estancos. En este film observamos como actúan por parejas, verificando que los uniformes protectores están y se colocan en condiciones de máxima seguridad.

En las instalaciones de máxima seguridad desempeñan sus labores la pareja formada por el coronel Sam Daniels (Dustin Hoffman) y la médico investigadora Robby Keough (Rene Russo), un matrimonio en crisis, a punto de separarse. Ella ha decidido abandonar Fort Detrick para continuar trabajando en el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Atlanta.

Sam recibe una llamada de uno de sus superiores, el general Billy Ford (Morgan Freeman), alertándole sobre un posible de fiebre hemorrágica que está diezmando una aldea remota en Zaire. Hasta allí deberá desplzarse para estudiar sobre el terreno el brote de la enfermedad. Contará en su equipo de expertos sanitarios militares con la colaboración del mayor Salt (Cuba Gooding Jr) y el eficiente mayor Casey Schuler (Kevin Spacey)




Cuba Gooding Jr, Kevin Spacey y Dustin Hoffman en "Estallido"

En la ficción, el pelirrojo Schuler describe los síntomas de la enfermedad causada por el virus de Motaba: tras una primera fase muy similar a la gripe, a los pocos días los pacientes presentan lesiones rosáceas cutáneas y pústulas muy purulentas. Completan el cuadro náuseas, vómitos, diarrea, con franca deshidratación, además de profusas hemorragias nasales, oculares y gingivales. Finalmente, el fallecimiento ocurre por un fallo multiorgánico. En realidad, el personaje podría estar perfectamente describiendo la infección por Ébola....




El desparecido actor sudafricano Zakes Mokae (1934 - 2009)

La muerte y la desolación han devastado la aldea africana. El Dr. Benjamin Iwabe (Zakes Mokae) reprocha a los sanitarios norteamericanos por la tardanza en su ayuda. También les informa que el virus no se transmite por el aire, que el periodo de incubación de la enfermedad es corto y que la mortalidad entre los infectados es del 100%. El "paciente cero" es identificado como un trabajador de color procedente de Kinshasa, pero nada se sabe del origen de la infección ni de los posibles portadores del virus...

CEBUS CAPUCINUS

En la película, unos furtivos atrapan en sus redes una hembra de mono carablanca o mono capuchino. Este animal será trasladado en barco desde África hasta el puerto de San Francisco, siendo portador del virus Motaba original.

Este tipo de monos son muy versátiles. Se adaptan a diferentes tipos de bosques y son omnívoros, consumiendo principalmente frutas, vegetales, invertebrados e incluso pequeños vertebrados. Desempeñan un importante valor ecológico como diseminadores de semillas y polen. En la película, una simple manzana es el señuelo para capturarlo...


Pueden ser parasitados por protozoos, nematodos y trematodos intestinales, filarias y microfilarias, y también por garrapatas, pulgas, piojos y ácaros. Entre sus parásitos internos destacan Microfilaria panamensis, Tetrapetalonemia panamensis, Dipetalonema obtusa, Strongyloides sp y Trypanosoma cruzi, éste último agente causal de la enfermedad de Chagas.

La aparición de este pequeño mono en "Estallido" es una licencia cinematográfica, pues dicha especie se distribuye por Centroamérica (Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá), también por Colombia y el norte de Ecuador, entre la costa del Pacífico y la Cordillera de los Andes. Por lo tanto, no existen monos capuchinos en el continente africano.

CINEFILIA

Betsy, la hembra de mono capuchino, apareció también en algunos capítulos de la exitosa serie televisiva "Friends" (1994 - 2004) como Marcel, la mascota de Ross (David Schwimmer).


FIEBRE HEMORRÁGICA Y VIRUS

"Estallido" denuncia el cinismo del pensamiento occidental. Su máximo exponente es el general Donald McClintock (Donald Sutherland, un habitual entre los malvados). Mientras la enfermedad queda circunscrita al ámbito de un país subdesarrollado, no existe el peligro global. Por lo tanto, los medios destinados a su contención son limitados o inexistentes.




Donald Sutherland es el general McClintock

Pero la globalización ha obligado a un cambio radical en tales estrategias. El miedo a lo desconocido ha trocado ahora en el pánico por lo conocido, por lo que realmente sabemos de la enfermedad: etiología, transmisión, síntomas, diagnóstico, prevención y tratamiento (si es que existe).

En "Estallido" se mencionan diferentes tipos de fiebres hemorrágicas víricas:

   1º/ FIEBRE DE LASSA: provocada por el virus de Lassa, perteneciente a la familia de los arenavirus. Su nombre deriva de la primera localidad nigeriana en la que fue detectado. Esta enfermedad es endémica en algunos roedores de África Occidental (Mastomys natalensis) y puede trasmitirse a través de los alimentos y enseres domésticos contaminados con excretas de estos animales, o bien de persona a persona, por contacto directo (sangre y otros líquidos corporales), así como también en laboratorios y hospitales, si no se toman las adecuadas medidas de prevención.



En "The Lassa Ward", el Dr. Ross Donaldson nos cuenta su experiencia personal en la lucha contra esta mortal enfermedad durante su estancia en Sierra Leona, un país en plena agitación fronterizo con la convulsa Liberia. Este es el valioso testimonio de un médico que renunció a las comodidades cotidianas del mundo occidental para dedicar parte de su vida a los más desfavorecidos del planeta.

   2º/ INFECCIONES POR HANTAVIRUS: se trata de un grupo de zoonosis que se contagian desde determinados tipos de roedores silvestres a los humanos. Se transmite por vía inhalatoria, al estar el aire contaminado por restos de heces, orina y saliva de los animales contaminados. También puede contagiarse por el contacto directo y por la mordedura de los roedores infectados. Resultan especialmente peligrosos los ambientes cerrados mal ventilados (galpones, bodegas, casas abandonadas...) No existe tratamiento específico y la mortalidad puede alcanzar al 50% de estos enfermos.



   3º/ ÉBOLA: comentábamos anteriormente que Lawrence Dworet y Robert Roy Pool, los guionistas de esta película, se basaron en el modelo del Ébola para describir la supuesta epidemia por el virus Motaba, con pequeñas variaciones que afectan al periodo de incubación (21 días, más largo para el Ébola) y el huésped natural del virus (murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae en el Ébola y los monos capuchinos en el Motaba).

Una prueba manifiesta de lo que acabamos de comentar, en la escena donde los generales observan las fotografías de los virus letales...




MUTACIONES Y DIFERENTES FORMAS DE TRANSMISIÓN

Aunque el planteamiento de "Estallido" posee bastante similitud con ciertas circunstancias que bien podrían darse en la realidad (agente viral, reservorio animal, vías de contagio, posibilidad de mutaciones, producción de anticuerpos terapéuticos...), el ritmo de la película se precipita durante la última parte del metraje: desde que el coronel Daniels y el Mayor Salt deciden subirse a bordo de un helicóptero hasta que consiguen fabricar el antídoto específico contra el virus mutado, circunstancia que representa un clarísimo detrimento de la calidad final del producto.

Tan seguro está el coronel Daniels de la fortaleza de los 200 ml de su antisuero "milagroso" (obtenido en menos tiempo del que tarda un azucarillo en disolverse en una taza de agua caliente) que, como prueba del amor renacido por su ex-esposa, se quita la escafandra de protección y permite que la enferma acaricie su rostro. Un final al más puro estilo de Hollywood...



Rene Russo es la Dra Robby Keough


CINEFILIA

En la historia del cine, existen múltiples películas que han tratado, con éxito bien diverso, epidemias y enfermedades infecciosas. En este mismo blog hemos comentado anteriormente "Contagio" (Steven Soderbergh, 2011). Alrededor de la peste gira un clásico inolvidable como "El séptimo sello" (Ingmar Bergman, 1957). 

Más recientemente, escenarios desérticos de California y Arizona sirvieron para la ambientación de dos películas homónimas pero distintas, centradas en las posibles consecuencias de epidemias sin control: "Pandemic" (Charley Hoover, 2008), en la que una pareja busca refugio tras un brote vírico global, y "Pandemic" (Jason Connery, 2009), un thriller que entremezcla las tribulaciones de un veterinario de pueblo, teorías de la conspiración militares y la sempiterna presencia del Centro de Control de Enfermedades (CDC)...

Para sobrevivir, contra niños infectados, médicos homicidas y saqueadores sin escrúpulos deberán enfrentarse también los azorados protagonistas de "Infectados (Carriers)" (Álex y David Pastor, 2011), huyendo de la pandemia letal causada por un virus planetario.

Por último, la japonesa "Kansen rettô" (Takahisa Zeze, 2009) aborda una misteriosa epidemia incurable y mortal que se expande rápidamente por todo Japón. Curiosamente, esta cinta comienza con unos helicópteros sobrevolando una remota aldea filipina, en la que se ha desatado un brote epidémico de gripe aviar...


sábado, 19 de abril de 2014

LO MEJOR DE MI


"¿Hasta qué punto serías capaz de sacrificarte por amor?... Pero, ¿es necesario sacrificarse en el amor? Desde mi punto de vista es una elección. No es una necesidad. No es obligatorio"

Roser Aguilar, directora de "Lo mejor de mi"

"Lo mejor de mí" (Roser Aguilar, 2007) representa la opera prima de la directora barcelonesa formada en la ESCAC (Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya), galardonada en el Festival de Locarno con el premio de la crítica independiente y el premio a la mejor actriz.

Además de sus méritos cinematográficos, esta película ha captado nuestro interés al contemplar las consecuencias derivadas de un trasplante hepático.

Raquel (Marian Alvarez) y Tomás (Juan Sanz) son una joven pareja de enamorados que, como tantas otras cada día, en todos los lugares del mundo, deciden compartir una existencia en común. Ella trabaja como locutora en una emisora de radio, y él, es un atleta que se entrena para competir profesionalmente.


Juan Sanz es Tomás

De repente, sobre las pistas del estadio, mientras afronta una carrera de vallas, Tomás se siente indispuesto y termina ingresando en el hospital.

Situadas en Sant Cugat del Vallés (Barcelona), las modernas instalaciones del Capio Hospital General de Catalunya han servido para ambientar gran parte de las escenas de esta película.


El Dr. Ferrer (Alberto Jiménez) es el médico especialista encargado del caso. Inicialmente, le diagnostica una preocupante hepatitis aguda, que podría ser subsidiaria de un trasplante de hígado.

TRASPLANTE HEPÁTICO

La causa más común en adultos es la cirrosis, mientras que en los niños es la atresia biliar. En el caso que nos ocupa, la película no especifica el origen exacto de la patología del protagonista, si bien podríamos decantarnos por una intoxicación o un fármaco.


Para que la intervención sea exitosa, es necesaria la compatibilidad entre donante y receptor. De esta manera, existen dos tipos de trasplantes de hígado:

- Aquellos que emplean un donante cadavérico, normalmente una persona fallecida recientemente y portadora de un órgano sin lesiones.

- Los trasplantes con donantes vivos, en los que una persona sana cede parte del hígado al receptor. Esta víscera posee una enorme capacidad de regeneración y ambos podrían vivir normalmente tras la operación, que suele durar unas 12 horas y necesita gran cantidad de sangre. Este es el caso de Raquel y Tomás. 

Para poder convertirse en donante, Raquel hubo de someterse a diversas pruebas exploratorias (ecografía, prueba de esfuerzo, RNM...) y a una estricta valoración psicológica capaz de determinar su idoneidad y evitar futuras secuelas. El consentimiento informado por ambas partes es indispensable.

El lóbulo hepático derecho del donante es el elegido para ser trasplantado al receptor.

Nos gustaría destacar que desde el punto de vista médico, este film se adapta perfectamente a la realidad, entendemos que gracias a un buen asesoramiento profesional de los guionistas.

HISTORIA DE LOS TRASPLANTES DE HÍGADO

El 1 de marzo de 1963, el cirujano Thomas E. Starlz (1926) llevó a cabo la primera de estas intervenciones en el Veteran´s Hospital de Denver (Colorado). El receptor fue un niño de 3 años afectado de una atresia biliar congénita y el donante otro niño fallecido a consecuencia de un tumor cerebral. Desafortunadamente, el receptor falleció 5 horas después de la intervención.


Dr. Thomas E. Starlz

Entre 1963 y 1967 se realizaron varias decenas de estas operaciones, en Francia, Inglaterra y EEUU, con una supervivencia que alcanza al año tan solo un 30%. Habría que esperar a la década de los 80 y a los notables avances técnicos (quirúrgicos, anestésicos y farmacológicos) para mejorar ampliamente estos resultados.

En España, el primer trasplante hepático realizado con éxito fue el conseguido el 23 de febrero de 1984 por los doctores Carles Margarit y Eduardo Jaurrieta en el Hospital de Bellvitge (Barcelona).


El malogrado Dr. Margarit y el Dr. Jaurrieta con Juan Cuesta, el primer trasplantado hepático español

España es una potencia mundial en trasplantes de hígado; representando tan sólo el 0.7% de la población mundial, en nuestro país se realizan cada año alrededor del 10% de todas las intervenciones globales.

CINEFILIA


Marian Álvarez como la Dra. Lola Sanz

Considerando cuestiones relacionadas con la medicina, recordamos que Marian Álvarez encarnó el papel de la Dra. Lola Sanz en varios episodios de la popular serie "Hospital Central", la reverberación española de otras exitosas sagas norteamericanas sobre hospitales y médicos, como por ejemplo "Urgencias", la producción de Michael Crichton que catapultó a la fama a George Clooney como el atractivo pediatra Doug Ross, o a Anthony Edwards como el atribulado Dr. Mark Greene.


Ricard Sales como el Dr. Herrero

Como anécdota cinéfila, Ricard Sales interviene brevemente en este film como Iván, uno de los amigos de Tomás. En su trayectoria profesional  este actor también trabajó en "Hospital Central", primero como Rober Garrandés, y más tarde, como el Dr. Gus Herrero.

ENCEFALOPATÍA HEPÁTICA

Esta complicación surge cuando la función hepática desciende y resulta insuficiente para depurar las toxinas presentes en la sangre.

En esta película somos testigos de un episodio de confusión mental aguda que Tomás sufre mientras se encuentra hospitalizado. Durante la evaluación del Dr. Ferrer observamos un signo neurológico típico de esta patología: la asterixis o flapping tremor, comprobada cuando el médico le pide al paciente que extienda los brazos flexionando al mismo tiempo sus muñecas y dirigiendo las manos hacia el suelo.

CINEFILIA

Entre el reparto de "Lo mejor de mí" destacamos a una pareja de veteranos artistas que con sus breves interpretaciones contribuyen a enriquecer el resultado final de esta película minimalista y de presupuesto austero.

Nos estamos refiriendo a Lluís Homar, en el papel de Eduardo, el padre de Tomás, y a Carmen Machi, convertida en Carmen, la férrea enfermera encargada de cuidar a los protagonistas.  


Lluís Homar es Eduardo


Carmen Machi es la enfermera Carmen

Aunque su deseo es salvar a toda costa la vida de su hijo enfermo, Eduardo no puede convertirse en donante vivo, pues padece diabetes.

CINEFILIA

Antes de marcharse a vivir con Raquel, Tomás ocupa una habitación en un piso compartido con Alex (Jordi Cadelláns).

De las paredes del salón, encima del sofá, observamos una serie de carteles de películas de cine oriental, entre las que destacan "Ghost in Shell 2: Innocence" (Mamoru Oshii, 2004), "Swing girls" (Shinobu Yaguchi, 2004) o "S-Diary" (Jong-kwan Kwon, 2004) 


INTERNET COMO FUENTE DE INFORMACIÓN

Desde hace algunos años, los médicos afrontamos una situación novedosa en nuestras consultas. Cada vez es más frecuente que los pacientes empleen las nuevas tecnologías para demandar información sobre sus patologías, con las ventajas y riesgos que este tipo de comportamientos conllevan.

En este caso, apreciamos cómo Raquel trata de indagar por su cuenta todo aquello relacionado con los trasplantes de hígado y las complicaciones tales como la encefalopatía hepática, que afecta a su novio.


lunes, 7 de abril de 2014

LOS DOCE PASOS. ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS EN EL CINE


"Lo único que recuerdo es que estaba dormido... y despierto... tenía mucho miedo... sentía verdadero terror... salía de mi mente, y moría... quería dejarme ir..."

Bill W (James Woods) en "Mi nombre es Bill W" (Daniel Petrie, 1989)

"Lo dejaré por ti... Es fácil... ¿De acuerdo?"

Bill Wilson (Barry Pepper) a su esposa Lois (Winona Ryder) en "Cuando el amor no es suficiente" (John Kent Harrison, 2010)


Esta entrada toma su título del programa ideado en 1935 por William Griffith Wilson "Bill W" (1895 - 1971) y el médico y cirujano Robert Holbroock Smith "Dr. Bob" (1879 - 1950) en Akron (Ohio).


"Bill W" y "Dr. Bob", dos alcohólicos anónimos...

Principios fundamentales del programa de Alcóholicos Anónimos, fueron diseñados inicialmente como un método de apoyo para el tratamiento de aquellos pacientes afectados por dicha patología. Con el paso del tiempo, se ha transformado progresivamente en una estrategia elemental empleada y desarrollada por diferentes grupos de autoayuda para el tratamiento de la dependencia de diferentes sustancias químicas.

Una vez más, las cámaras de cine, en este caso más concreto las de la televisión, han retratado una historia de desesperanza y superación.

En nuestra modesta opinión, ninguno de estos filmes alcanza el valor artístico y formal de "Días sin huella" (Billy Wilder, 1945) o "Días de vino y rosas" (Blake Edwards, 1962); sin embargo, desde el punto de vista médico, ambos resultan muy interesantes porque evidencian diversas cuestiones relacionadas con el abordaje terapéutico de esta patología durante la primera mitad del siglo XX.


Días sin huella - The Lost Weekend

Con guión de William G. Borchert"Mi nombre es Bill W" (Daniel Petrie, 1989) representa el primero de estos intentos de aproximación. James Woods fue el encargado de encarnar a Bill Wilson, un prometedor corredor de bolsa de Nueva York cuya existencia se fue al traste por culpa de la dependencia etílica. Por su parte, el veterano James Garner se convirtió brevemente en el Dr. Bob, un médico y cirujano que atendía su consulta en Akron, a pesar de padecer serios problemas con la bebida. En esta ocasión la actriz tejana JoBeth Williams, una habitual de las series televisivas, representó el papel de Lois Wilson.


Barry Pepper y Wynona Ryder son Bill y Lois

Unos años más tarde, "Cuando el amor no es suficiente: la historia de Lois Wilson" (John Kent Harrison, 2010) precisamente centró toda su atención en Lois "Lo" Wilson (Winona Ryder), la abnegada esposa de Bill Wilson y cofundadora de Al-Anon, una hermandad encargada de dar soporte a las familias de los enfermos alcohólicos. Mientras su esposo combatía en Europa, durante la Primera Guerra Mundial, Lois trabajó como terapeuta ocupacional. En este film, algunas de las escenas iniciales nos la muestran realizando presuntamente labores de enfermería, con pacientes alcohólicas y enfermas psiquiátricas en unas salas de hospitalización.



En este caso, el papel protagonista masculino recayó en un más que meritorio Barry Pepper, transitando todo el tiempo entre borracheras descontroladas y conmovedores episodios de arrepentimiento con propósito de enmienda.


El guión de Camille Thomason y de William G. Borchert está basado en el libro homónimo de este último autor, escrito en 2005. Como simple curiosidad, recordamos que Borchert es también el director de la Fundación Stepping Stones, sita en el último hogar del matrimonio Wilson en Nueva York, encargada de su legado y divulgación.

El matrimonio Wilson no tuvo descendencia. Tras un aborto espontáneo y un embarazo tubárico, a Lois tuvieron que practicarle una histerectomía, poniendo punto final a sus intentos de maternidad. Los constantes problemas de Bill con la bebida tampoco les permitieron una adopción. 

EBRIOS versus SOBRIOS

Estas dos películas resultan especialmente apropiadas para recapitular la historia de una confrontación entre dos poderosas rivalidades: por un lado, los promotores de la sobriedad como la única solución preventiva para el problema del alcoholismo; por el otro, los defensores del libre consumo de bebidas alcohólicas, sin duda alguna respaldados por una pujante industria productora y distribuidora de estos productos. Simplemente evocar las consecuencias económicas y sociales desencadenadas por la denominada "Ley Seca" (1920 - 1933), enmienda XVIII de la Constitución de los EEUU, fuente de inspiración de inolvidables películas.




Edward G. Robinson es Little Caesar en "Hampa Dorada" (Mervyn LeRoy, 1931)

Entre 1929 y 1934, la etapa dorada del cine de gangsters, unas 250 obras abordaron el tema del contrabando ilegal del alcohol y su consumo usual en establecimientos clandestinos.

CARRIE NATION Y EL MOVIMIENTO POR LA TEMPLANZA

Siendo conscientes de los daños físicos y psicológicos provocados por el abuso y la dependencia del alcohol, a finales del siglo XVIII y principios del XIX comenzaron a tomar forma dentro del mundo anglosajón diversas iniciativas cívicas fomentando la abstinencia etílica.

En 1826, se constituyó la Sociedad Norteamericana por la Templanza, según sólidos principios de tipo moral y religioso. Metodistas y mormones, por ejemplo, siempre han promovido la sobriedad entre sus fieles. Debido a las nefastas consecuencias matrimoniales y familiares causadas por el alcohol, varias tendencias de este tipo también se convirtieron en los más firmes defensores los derechos de la mujer.



En su ala más extremista se instaló la fanática Carrie Nation, un personaje digno de un guión cinematográfico. Desde su imponente atalaya física, 182 cm y 79 Kg de peso, esta furibunda mujer acumuló infinidad de arrestos y denuncias durante su existencia por destrozar bares y garitos portando en sus manos un hacha y una Biblia.



En 1966, Douglas Stuart Moore (1893 - 1969) compuso una ópera en dos actos inspirada en las turbulentas hazañas de este particular azote de la ebriedad y el libertinaje.

Desde el punto de vista médico, no debemos olvidar que durante décadas el abuso y la dependencia alcohólica tuvieron connotaciones de vicio personal y lacra social. De ahí la proliferación de iniciativas "terapéuticas" originadas en ámbitos moralistas y religiosos.

LOS GRUPOS OXFORD

En "Mi nombre es Bill W" contemplamos el personaje de Ebby Thatcher (Gary Sinise), amigo íntimo del protagonista y el primero que trata de convencerle seriamente para que abandone la bebida. Este encuentro tuvo lugar a finales del otoño de 1934, en la casa que entonces ocupaban los Wilson en Brooklyn.

Ebby había dejado de beber al amparo de uno de los denominados Grupos Oxford, movimiento evangélico fundado por el Reverendo Frank Buchman (1878 - 1961), que prosperó fundamentalmente entre 1920 y 1930. Su nombre hace referencia al lugar de reunión del primer grupo, la biblioteca de la iglesia de la Universidad de Oxford (Reino Unido). Posteriormente, entre 1938 y 2001, pasaron a denominarse Rearme Moral, si bien en la actualidad se conocen por Iniciativas para el Cambio.

Estos grupos ponían mucho énfasis en el trabajo personal entre sus miembros, además de un tipo de confesión compartida en comunión, ambas ideas posteriormente incorporadas por Bill W al método de Alcohólicos Anónimos.

HOSPITALES Y CLINICAS

Bill W fue ingresado en varias ocasiones debido a las complicaciones provocadas por su pernicioso hábito etílico: intoxicaciones agudas, traumatismos accidentales, incluso varios episodios de síndrome de abstinencia o delirum tremens.



Entre 1933 y 1934 fue atendido en 4 ocasiones en el Hospital Towns, fundado en 1901 por el Dr. Charles B. Towns en Manhattan, muy cerca de Central Park. Allí le aplicaron la controvertida Terapia de la Belladonna.

Se trataba de una peculiar mezcla que contenía alcaloides activos de varias plantas:

- Belladona (Atropa belladonna), también causante de delirios, alucinaciones, fotosensibilidad, confusión y sequedad de boca.
-  Beleño (Hyoscyamus niger), rico en hiosciamina (levo-isómero de la atropina) y escopolamina, cuya sobredosis podía causar delirio, estupor, parálisis e incluso la muerte.
- Fresno espinoso (Xanthoxylum americanum), que provoca diarrea y calambres intestinales.

Lo curioso de esta terapia es que su dosificación dependía de la reacción de cada paciente. Cuando el rostro del enfermo se sonrojaba excesivamente, su garganta se secaba y la midriasis era manifiesta, la administración se reducía o se detenía. Este tratamiento de vómito y purga se administraba cada hora durante 50 horas. Por si no fuera suficiente, se añadía aceite de ricino como un purgante más. Ciertas píldoras de efectos catárticos se prescribían cada 12 horas, algunas de ellas conteniendo mercurio en su composición.

El Dr. Towns estimaba el éxito de su terapia entorno al 90%, pues entendía que el alcoholismo era una enfermedad crónica, y que todos los pacientes que no regresaban de nuevo a su clínica era porque se habían curado... Su negocio fue próspero, pues una estancia de 5 días podía costar entre 200 y 350 dólares de la época.

Este peculiar galeno habría sido otro estupendo personaje de película. En sus aventuras terapéuticas este galeno llegó incluso a implicar al prestigioso Dr. Alexander Lambert, profesor de la facultad de Medicina de la Universidad de Cornell. Towns sostenía que en 1904, después de abandonar un trabajo en una correduría de seguros, se le acercó un misterioso desconocido que le aseguró conocer la cura definitiva para determinadas adicciones: opio, heroína y alcohol. 



Desde entonces, Towns se enfrascó en la lectura de toda la literatura existente sobre este tipo de patologías, adquiriendo sonada fama en el mundo del hampa como médico de célebres gangsters alcohólicos y adictos a las drogas. 

En aquella etapa, el director médico de la institución era el Dr. William Duncan Silkworth (Ray Reinhardt), que se había formado en la Universidad de Princeton y había atendidos a alcohólicos ingresados en el Hospital Bellevue. Durante la Primera Guerra Mundial había trabajado para el ejército en el cuerpo médico psiquiátrico del Hospital Plattsburg (Nueva York) y en el Instituto Neurológico del Hospital Presbiteriano de Columbia. Arruinado tras la Caída de la Bolsa de 1929, se vio obligado a trabajar en el Hospital Towns por 40 dólares semanales.




Bill W con el Dr. Silkworth

Silkworth estaba firmemente convencido de que la enfermedad alcohólica estaba causada por la combinación de una "obsesión mental con algún tipo de alergia específica a dicha sustancia", una patología que nada tenía que ver con la fuerza de voluntad ni con la moralidad, y que no tenía cura. Este especialista diagnosticó a Bill una hepatitis etílica  advirtiéndole a su esposa sobre los posibles daños orgánicos cerebrales que le podía causa la enfermedad.

Desde entonces mantuvieron una estrecha relación, hasta el punto de que el propio Bill W consideraba la influencia de "Silky" como uno de los pilares sobre los que sustentó el método de Alcohólicos Anónimos.



En Nueva York se localiza el Bellevue, el hospital público más antiguo de los EEUU. En algunas escenas de "Cuando el amor no es suficiente" escuchamos al Dr. Clark Burnham (John Bourgeois), padre de Lois Wilson y ginecólogo de profesión, referirse explícitamente a esta institución, que desde 1876 ya contaba con un pabellón de urgencias, y desde 1879 con el primer anexo destinado exclusivamente a enfermos psiquiátricos, pues éste solía ser el tratamiento recibido por todos aquellos pacientes con problemas con la bebida, como Bill W. Algunos de ellos, una vez recibida el alta médica, pasaron a integrar el primer grupo de Alcohólicos Anónimos en Nueva York.

En 1934, la desesperación de Lois ante las continuas recaídas de su esposo la llevan a buscar ayuda en un sanatorio especializado en el tratamiento de enfermos alcohólicos.

Se trataba de la Clínica Elmwood, a cuyo frente estaba el Dr. Jeremy Partlin (Robert Harper). Lois quedó espantada de la metodología allí empleada, por otra parte común en la mayoría de los manicomios de la época: aislamiento, contenciones, camisas de fuerza... El supuesto especialista le explicó que alcohólicos solían imaginarse cosas (cuadros alucinatorios) y que el dolor que padecían no era físico, sino ficticio... Tampoco resulta muy difícil icomprender la verdadera efectividad de semejantes terapias.

LA INFLUENCIA DE WILLIAM JAMES

Durante su último ingreso en el Hospital Towns, la lectura de un libro de William James (1842 - 1910) filósofo y profesor de Psicología de la Universidad de Harvard, resultó determinante para conseguir una abstinencia etílica definitiva.



Se trataba de "Las variedades de la experiencia religiosa" (1902), obra por la que se considera a William James pionero de la Psicología de la Religión. Por defender el papel de curanderos y sanadores no profesionales, fue criticado y denostado por la ciencia oficial de la época.


EL BEBEDOR SOCIAL


"Tengo que beber de vez en cuando con los chicos, porque es parte del trabajo"...

Como el Joe Clay (Jack Lemmon) de "Días de vino y Rosas", Bill W comenzó siendo un bebedor social abusivo, que poco a poco fue sucumbiendo en la dependencia etílica.



Así lo vemos en "Mi nombre es Bill W", cuando el protagonista le confiesa a su esposa que durante su participación en la conflagración bélica mundial descubrió la desinhibición provocada por el alcohol: reducción de la ansiedad, simplificación de las relaciones sociales, superación de la timidez... Pero más tarde, resaca tras resaca, comenzaron a predominar los síntomas depresivos, que terminarán cerrando un círculo de tormento que el paciente entiende imposible de abandonar.

En "Cuando el amor no es suficiente", Lois descubre los problemas de su esposo con el alcohol cuando una y otra vez, al finalizar su jornada laboral en Wall Street, se emborracha en compañía de sus colegas.

EPIDEMIOLOGÍA COMO COLOFÓN

Podemos afirmar que el consumo de alcohol en los EEUU se fue incrementando desde finales de la Primera Guerra Mundial para alcanzar sus picos máximos en la década de los años 70 y 80. 



En aquel país se produjo una situación paradójica con la aprobación en 1919 de la Ley Volstead, instituyendo la prohibición del consumo de bebidas alcohólicas. No solamente no sirvió para disminuir el consumo, que pasó a la clandestinidad, sino que el incremento manifiesto de las actividades ilegales fue determinante para su revocación en 1933. 

Este es, precisamente, el período retratado en estas dos películas.

domingo, 2 de marzo de 2014

SIENTE LA VIDA




"Siente la vida" (Anne Wheeler, 2008) es un telefilm producido por Canal Hallmark, cuyo valor cinematográfico resulta meramente testimonial, y que podríamos clasificar dentro de ese grupo de películas edificantes con moralina que TVE suele programar para la sobremesa de los domingos.

Sin embargo ha sido capaz de atraer nuestro interés porque representa una aproximación al diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama, así como a las vivencias y sufrimientos de las pacientes afectadas. En este caso, la protagonista es Emily Marshall (Gail O´Grady), una profesora de música que imparte clases en un instituto. Madre de familia y con dos hijos, abandonó una prometedora carrera como cantante y compositora al casarse con Brad Marshall (Michael Shanks) para dedicarse a cuidar de su familia.


La familia Marshall

Completan el clan familiar su hija mayor, Melissa (Jessica Amlee), una adolescente inmersa en los problemas típicos de su edad, y el pequeño Ben (Alex Ferris), que poco a poco irá asumiendo la enfermedad de su madre.

La apacible existencia cotidiana dará un vuelco cuando a Emily le diagnostican un cáncer de mama invasivo, que requerirá quimioterapia y cirugía.

Está película fue rodada en Maple Ridge, distrito de la Columbia Británica, situado al este de Vancouver (Canadá).



El sistema de salud canadiense tiene las siguientes características:

   1º/ Está financiado por el gobierno.
   2º/ Es accesible para todas las personas, independientemente de sus ingresos.
   3º/ Ofrece servicios completos.
   4º/ Es de gestión pública.
   5º/ Es universal para todos los ciudadanos y residentes permanentes.
   6º/ Para sus beneficiarios, se aplica dentro y fuera del país.

Los gobiernos provinciales y territoriales son los responsables de financiar el sistema público de salud y la atención médica, pero cada jurisdicción ofrece distintos servicios y planes de seguro médico gratuito. Los medicamentos con receta pueden diferir de una provincia a otra.

Puntualizamos estas cuestiones porque en una escena de este film Brad interroga a la doctora para que le diga si su seguro sanitario va a cubrir todo el tratamiento de su esposa, pues está dispuesto a trasladarla a un centro oncológico privado si éste le ofreciera más garantías.

QUIMIOTERAPIA EN EL CÁNCER DE MAMA

Por regla general, este tratamiento se administra después de la cirugía, como terapia complementaria para intentar disminuir el riesgo de metástasis. Esta variedad se denomina quimioterapia adyuvante.

En casos de enfermedad más avanzada, también se emplea para reducir el tamaño tumoral antes de la intervención quirúrgica. En este caso, estamos hablando de quimioterapia neoadyuvante.


Gail O´Grady es Emily

Emily acude al hospital para recibir por vía intravenosa varios ciclos de quimioterapia ambulatoria. Allí conocerá a un grupo de mujeres con cáncer de mama que también reciben ese mismo tratamiento. De entre todas ellas destaca Connie (Babz Chula), rebosante de optimismo incluso hasta sus momentos finales, una ayuda fundamental para que Emily consiga convivir con su enfermedad.


Babz Chula es Connie

En "Prueba de vida" (Taylor Hackford, 2000), película comentada con anterioridad en este mismo blog, un grupo de mujeres afectadas por cáncer de mama avanzado conviven y comparten experiencias en las salas de terapia ambulatoria de un hospital mientras reciben su tratamiento con trastuzumab, un tratamiento basado en anticuerpos monoclonales.


El Dr. Slamon (Harry Connick Jr) y sus pacientes en "Prueba de vida"

En este caso, pronto aparecerán los indeseables efectos secundarios. En primer lugar, las náuseas y los vómitos. Poco después, Emily irá perdiendo grandes mechones de su rubia y bella cabellera, hasta el punto de decidir rasurarse la cabeza y usar peluca.



Emily con peluca...

La enfermedad materna, además de provocar una razonable ansiedad reactiva en la familia, es experimentada por los hijos como una especia de lacra social; Melissa, avergonzada, desea mantener oculto el problema ante sus compañeras de colegio. La joven ha estado investigando en Internet sobre el cáncer de mama y tiene miedo de que incluso la patología de su madre sea hereditaria. Mientras tanto, el pequeño Ben le pide a su madre que evite que sus amigos se enteren que lleva peluca... 

Estos detalles, junto al temor de ver afectada su relación de pareja, se convierten en elementos emocionales negativos a los que la protagonista deberá enfrentarse adicionalmente.

GANGLIO CENTINELA

En este telefilm, existe una evidente referencia a esta técnica diagnóstica. El ganglio centinela es el primer ganglio linfático que encontrarían las células neoplásicas en su posible diseminación linfática.

Para su identificación, se inyecta una sustancia radioactiva, un tinte de color azul (o ambos) cerca del tumor, que se distribuye a través de los conductos linfáticos hasta alcanzar los ganglios axilares. Mediante un sistema de detección o sonda, el cirujano extrae solamente aquellos ganglios marcados, que pasan a ser estudiados por un patólogo para determinar si existe o no en ellos invasión cancerosa.



Si el estudio del ganglio centinela resulta positivo, el cirujano deberá realizar la disección del paquete linfático axilar. En el caso contrario, estas estructuras se conservan, eliminando el riesgo de complicaciones tardías, como el linfedema del brazo, facilitando la recuperación de la paciente.

Desafortunadamente, en el caso de Emily, varios ganglios axilares estaban afectados por la enfermedad.



CIRUGÍA EN EL CÁNCER DE MAMA

La Medicina reconoce grandes aportaciones a William Stewart Halsted (1852 - 1922). Fue el primero en encargar a la empresa Goodyear la fabricación de guantes quirúrgicos de goma para protegerse las manos de los efectos secundarios de los antisépticos tópicos, causantes de diferentes cuadros de dermatitis de contacto en los cirujanos y en sus ayudantes. Sin ser ésta su intención principal, de esta manera contribuyó notablemente al incremento de la efectividad de la asepsia quirúrgica.




William S. Halsted

En el campo de la Oncología, estableció una teoría particular para tratar de explicar el crecimiento y diseminación tumoral, desde una primera etapa local en la que el cáncer crece en un órgano determinado, pasando después a afectar a los linfáticos regionales para luego extenderse a otros órganos (metástasis) a través del torrente circulatorio.

En el cáncer de mama, Halsted planteó una técnica conocida como mastectomía radical, en la que el cirujano extirpa la glándula mamaria completa, los músculos pectorales y disecciona el paquete axilar linfático al completo.

La mastectomía radical modificada se basa en la ablación de la glándula mamaria afectada completa, así como en la disección linfática axilar homolateral, dejando intactos los músculos pectorales. Dada su menor agresividad, las complicaciones postquirúrgicas son mucho menores.

En el caso de Emily, el equipo médico le propone varias opciones, entre ellas una mastectomía subcutánea en la que el cirujano deja intacta la piel y el pezón, amputando solamente la glándula afectada, lo que permitiría la reconstrucción mamaria mediante implantes.




En el año 2002, New England Journal of Medicine publicó un artículo de Fisher, Jeong y colaboradores, en el que daban a conocer los resultados del seguimiento durante 25 años de varios grupos de pacientes tratadas por cáncer de mama. Como comentábamos, la mastectomía radical de Halsted había sido el procedimiento quirúrgico más empleado en estos casos durante todo el siglo XX. Ahora se trataba de comparar dicha técnica con otras menos agresivas, como la mastectomía seguida de radiación, o la intervención del ganglio centinela. Este ensayo no demostró beneficio alguna a favor de la cirugía más agresiva.

¿UN FINAL FELIZ?

El entusiasmo de Connie, a pesar de que ella misma termine falleciendo por el cáncer, consigue animar a Emily para retomar su vida desde una nueva perspectiva. Animada por sus familiares y alumnos, volverá a componer canciones y, finalmente, acompañada por el coro del instituto, interpretará triunfalmente uno de sus temas... La vida continúa... La enfermedad, también...