lunes, 24 de enero de 2022

EL CORAZÓN ES UN CAZADOR SOLITARIO

 


"Singer recordaba que, aunque era sordo de nacimiento, no siempre había sido mudo. Siendo aún muy niño, quedó huérfano y quedó internado en una institución para sordos. Aprendió a hablar con las manos y a leer. Antes de cumplir nueve años era capaz de hablar con una sola mano, al modo americano... y también de emplear las dos, según el método europeo. Había aprendido a seguir el movimiento de los labios de la gente y a comprender lo que le decían. Finalmente, le enseñaron a hablar"...

"El corazón es un cazador solitario". Carson McCullen (1940)


"El corazón es un cazador solitario" (Robert Ellis Miller, 1968) constituye la estupenda adaptación cinematográfica de todo un clásico de la literatura estadounidense, la novela homónima de Carson McCullers publicada en 1940,  exitosa opera prima de esta escritora elogiada por genios literarios como Tennessee Williams y Graham Greene.

Resulta admirable comprobar la celebridad adquirida por esta autora nacida en Columbus (Georgia), gracias a una obra escrita y publicada cuando apenas contaba con 23 años de edad. Encuadrada por los especialistas dentro del gótico sureño, fue considerada junto con William Faulkner, una de las más representativos figuras de la literatura del Sur de los Estados Unidos.


Carson McCullers (1917-1967)

CINEFILIA

Tennessee Williams y Carson McCullers, unidos por su vecindad y su estrecha amistad, trabajaron juntos en la versión teatral de otra famosa obra de la escritora sureña, "Reflejos en un ojo dorado", llevada a la gran pantalla con el mismo título por John Huston en 1967 y protagonizada por Marlon Brando, Elizabeth Taylor, Brian Keith, Julie Harris y Robert Foster.


Carson McCullers fue una fiel retratista de personajes incomprendidos, marginales, desdichados e inadaptados, humillados por una sociedad conflictiva sometida a profundos cambios. Hija de un relojero y joyero, McCullers aprovechó su propia biografía para dotar de cualidades a sus personajes, como por ejemplo al protagonista, John Singer (magnífico Alan Arkin), que trabaja como grabador en un taller de joyería, o al Sr. Kelly (Biff McGuire), que repara relojes. 

De la misma manera, su precoz virtuosismo musical, que la llevó incluso a plantearse su carrera profesional en ese sentido, también fueron aprovechadas en "El corazón es un cazador solitario".

Tanto Robert Ellis Miller, con una dilatada carrera como realizador televisivo, como los guionistas Chapman Mortimer y Gladys Hill, consiguieron trasladar con éxito todo este particular universo a la gran pantalla.


Alan Arkin es John Singer

El argumento gira alrededor de Singer, paradigma de bondad y generosidad, que a pesar de ser sordo y mudo se convierte en el confidente del resto de los personajes: la atribulada y melómana  Mick Kelly (Sondra Locke, nominada al Oscar como mejor actriz de reparto), el obrero alcohólico Jake Blount (Stacy Keach) y el Dr. Copeland (Percy Rodrigues), valedor de los más frágiles y desprotegidos, en una época en la que ser negro y pobre en los EEUU significaba el incuestionable destierro a los estratos más bajos de la sociedad.


Percy Rodrigues es el Dr. Copeland

Novela y película abordan cuestiones tabú en los EEUU de la primera mitad del siglo XX: racismo, alcoholismo y suicidio. También quizás la homosexualidad disimulada bajo la íntima amistad entre Singer y el risueño glotón Spiros Antonapoulos (Chuck McCann), igualmente sordomudo.


Chuck McCann es Spiros Antonopoulos

Podríamos asegurar, sin temor a equivocarnos, que en 1940 Carson McCullers se adelantó en su novela a demandas sociales conseguidas 20 años más tarde por el movimiento liderado por
Martin Luther King y sus colaboradores con la Ley de Derechos Civiles de 1964, o con la doctrina de la antipsiquiatría de Franco Basaglia y la desaparición de los manicomios. 

CINEFILIA
 
Stacy Keach encarnó a otro legendario perdedor cinematográfico en "Fat City, ciudad dorada" (John Huston, 1972), el veterano boxeador en decadencia obligado a ganarse la vida como peón agrícola, un inolvidable personaje en las antípodas del rutilante detective Mike Hammer, protagonista de la popular serie televisiva de los 80.


CINEFILIA

Sondra Locke tenía 24 años cuando debutó en el cine encarnando a la adolescente Mick Kelly, personaje que en la novela original apenas rebasa los 12 años. Gran parte de la trayectoria artística de esta actriz, cantante y directora de cine estadounidense estuvo ligada a Clint Eastwood, su pareja sentimental durante casi 3 lustros (1975-1989).


Ambos se conocieron cuando la actriz se presentó al casting de "Primavera en otoño" (Clint Eastwood, 1973), una historia de amor entre un hombre maduro y una joven hippie, protagonizada por William Holden y Kay Lenz.

CINEFILIA

Alan Arkin fue nominado al Oscar como mejor actor, formando parte del selecto grupo de actores y actrices seleccionados por la Academia de Hollywood gracias a sus interpretaciones en lenguaje de signos, americano o británico: Jane Wyman por "Belinda" (Jean Negulesco, 1949), Patty Duke por "El milagro de Ann Sullivan" (Arthur Penn, 1962), John Mills por "La hija de Ryan" (David Lean, 1970), Marlee Matlin por "Hijos de un dios menor" (Randa Haynes, 1986), Holly Hunter por "El piano" (Jane Champion, 1993), Samantha Morton por "Acordes y desacuerdos" (Woody Allen, 1999), Rinko Kikuchi por "Babel" (Alejandro González Iñárritu, 2006), Sally Hawkins por "La forma del agua"  (Guillermo del Toro, 2017), y Riz Ahmed junto con Paul Raci por "Sound of Metal" (Darius Marder, 2019).


De todos ellos, cinco consiguieron la preciada estatuilla dorada: Jane Wyman, Patty Duke, John Mills, Marlee Matlin y Holly Hunter.


Al contrario de lo que algunas personas piensan, no existe una lengua de signos universal. En algunos países, como por ejemplo en Bélgica y España, existen distintas lenguas de signos (flamenca - francófona, española - catalana), tal y como también ocurre con las lenguas orales. En el Reino Unido e Irlanda, a pesar que la lengua oral es mayoritariamente común, las lenguas de signos son diferentes.

Concretamente la lengua de signos británica es muy diferente de las otras lenguas de signos europeas, manteniendo similitudes únicamente con la australiana. Se estima que en toda Europa existen unas 700000 personas usuarias de lenguas de signos.

Las lenguas de signos poseen su propia gramática y sintaxis. Existen incluso frases hechas, de difícil traducción, con palabras/signos que no tienen una traducción literal, incluyendo las otras lenguas de signos.

Sin embargo, sí existe un sistema de comunicación internacional denominado Sistema de Señales Internacional (SSI), utilizado en conferencias internacionales y reuniones de personas que no comparten una lengua de signos común.

Realmente, este sistema no es una lengua en si, por lo cual no es comparable con el esperanto, ya que su gramática y su léxico son inexistentes. Se limita a una serie de gestos con significado únicamente en un determinado contexto.

Para aprender la lengua de signos en España, es recomendable contactar con la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE), que proporciona información sobre los lugares y posibilidades para este aprendizaje.



DOLOR MIEMBRO FANTASMA

En un principio, los especialista interpretaron la sensación de un miembro amputado como un trastorno psicológico. Puede ir acompañada de dolor en la extremidad ausente, parestesias, entumecimiento, sensación distérmica y la impresión de que dicha extremidad inexistente se moviera, acostara o cambiase de disposición..

En este película se describe un ejemplo de esta patología padecido por Willie (Johnny Popwell), yerno del Dr. Copeland y marido de su hija Portia (Cicely Tyson), tras sufrir una amputación de su pierna derecha por las complicaciones gangrenosas de una herida ocasionada durante su reclusión carcelaria.

Aunque su etiología sigue siendo desconocida, se atribuye a cierta reestructuración de la arquitectura neuronal cerebral y medular y las nuevas conexiones nerviosas tras la amputación.




jueves, 16 de diciembre de 2021

PHILADELPHIA


- “Este caso no trata sólo del SIDA, ¿sabe?, ¡así que hablemos de lo que trata realmente!: del odio del público en general, de nuestra repugnancia, nuestro temor, a los homosexuales. Y de cómo ese clima de odio y temor desembocó en el despido de este homosexual en particular: mi cliente, Andrew Beckett.”

John Miller (Denzel Washington) en "Philadelphia" (Jonathan Demme, 1993)

El 14 de diciembre de 1993 tenía lugar la premiere de "Philadelphia" (Jonathan Demme, 1993) en Century City, California, acontecimiento que se repetiría 2 días más tarde en Nueva York. En las Navidades de ese mismo año, en pases de acceso restringido fue proyectada otras dos veces, hasta su estreno oficial en Estados Unidos, el 14 de enero de 1994. En España, fue estrenada el 11 de marzo de 1994

Y aunque han transcurrido casi 3 décadas desde entonces, actualmente 37.7 millones de personas conviven con el SIDA, de las que poco mas de 28 millones tienen acceso a la terapia antirretroviral.

Esta es una película que queríamos afrontar desde hace tiempo, pero que por cuestiones de diversa índole fue siendo aparcada sucesivamente, tal vez debido a su incuestionable popularidad, dado el revuelo desatado en su día al afrontar las consecuencias de esta patología dentro de la comunidad homosexual masculina, con todos los tópicos y tabúes de aquella sociedad, y que en cierta manera, todavía perduran.

Y sobre estas cuestiones, en todo este espacio de tiempo, se han escrito multitud de críticas y ensayos sobre ella.


Tom Hanks y Denzel Washington

Muchos han criticado que Hollywood tardara 10 años en producir una película que abordara los estigmas de la homosexualidad y el SIDA, cuando las víctimas de la enfermedad se contaban por millares. Lo cierto es que Jonathan Demme se sintió obligado a rodar esta película cuando se enteró que su íntimo amigo, el pintor de origen español Juan Suárez Botas, había sido diagnosticado de SIDA, enfermedad de la que acabaría falleciendo a los 34 años de edad.


Juan Suárez Botas (1958-1992)

Está asimismo inspirada en las historias reales protagonizadas por los abogados Geoffrey Bowers en Nueva York) y Clarence B. Cain en Filadelfia. Bowers demandó en 1987 a la reconocida firma multinacional de abogados Baker McKenzie por despido improcedente, cuando descubrieron que tenía SIDA. Falleció en 1990, después de haber ganado un pleito que se prolongó durante 6 largos años en los tribunales.

En enero de 1994, la familia de Bowers demandó a la productora TriStar por incumplimiento de contrato, ya que si bien la película en ningún momento reconoce a Geoffrey Bowers, existen estrechas similitudes entre la ficción y la realidad, incluyendo la escena del espejo, sucedida en la audiencia de Philadelphia en 1987. Finalmente este pleito quedaría resuelto mediante un acuerdo extrajudicial. 


Tom Hanks y Geoffrey Bowers

Por su parte, Clarence B. Cain (1952-1990) era un abogado que trabajaba para la firma de abogados Hyatt Legal Services de Filadelfia, que lo despidió por tener SIDA. Miembro de una familia numerosa, sucumbió a la enfermedad 2 meses después de haber ganado su demanda.


Clarence B. Cain y su abogado Richard Silverberg

El escritor Roy Nyswaner elaboró el guión de este drama judicial tan del gusto de la crítica y el público en general, confiando gran parte del éxito a las estrellas cinematográficas Tom Hanks, encarnando al brillante abogado Andrew Becket, y Denzel Washington, su letrado defensor Joe Miller, en un sonado pleito contra uno de los bufetes más poderosos de Philadelphia, por el despido improcedente del protagonista.

En cierta manera, esta película es también la redención de Joe Miller, inicialmente un abogado de estilo arribista, que se anuncia en la TV y aprovecha cualquier circunstancia para entregar su tarjeta a posibles clientes, sobre todo pacientes de hospitales.

Una metáfora de la empatía que acabarán sintiendo ambos personajes son sus gorras de los Philadelphia Phillies, el equipo de beisbol de la ciudad: Andy se cubre con una de color negro, con su característica "P", mientras en el despacho de Joe Miller decana una gorra roja de los Phillies sobre una estantería.


Philadelphia City Hall, con su torre coronada por la estatua de William Penn, fundador de Pensilvania

Homófobo confeso, sus convicciones irán cambiando progresivamente a medida que va conociendo y solidarizándose con la injusticia padecida por su cliente y antiguo contrincante en los juzgados.

Con toda la libertad del mundo, y sin ninguna obligación para hacer lo contrario, el propio Andy ocultó inicialmente su patología a sus compañeros de bufete, tal vez por miedo a ser estigmatizado, al encubrir la lesión en su frente como un pequeño hematoma causado por un accidente deportivo. Asimismo, contemplamos cómo intenta disimular con maquillaje lo que en realidad era un sarcoma de Kaposi incipiente.

A pesar de todo, ni Hanks ni Washington fueron los candidatos elegidos en primera instancia, pues el papel protagonista fue rechazado, entre otras, por Daniel Day-Lewis y Michael Keaton. Para el abogado defensor se había pensado en un actor de carácter más cómico, como Robin Williams o Bill Murray.


Antonio Banderas es Miguel

Para completar el elenco, Antonio Banderas se convirtió en Miguel Álvarez, el novio latino de Andy, un papel para el que inicialmente se había pensado en John Leguizamo, junto a Joanne Woodward como su esforzada madre Sarah, y Jason Robards, Robert Ridgely, Charles Glenn y Ron Vawter en los implacables socios del bufete Wyant, Wheeler, Hellerman, Tetlow & Brown, capitaneados por Robards como Charles Wheeler.

Respecto a Ron Vawter, Jonathan Demme tuvo que plantarle cara a la todopoderosa productora Tristar porque se negaban a contratar al actor debido a que era VIH positivo. Al parecer, la aseguradora que cubría los imprevistos de la película se negaba a extender la cobertura a un seropositivo

Hubiera resultado ciertamente irónico que Ron Vawter no hubiera podido convertirse en Bob Seidman en una película que precisamente mostraba cómo un profesional era despedido de su empresa por tener SIDA.


Robert Rigdely, Tom Hanks, Jason Robards, Ron Vawter y Charles Glenn

Como anécdota de este film, Tom Hanks tuvo que perder alrededor de 15 kilos para convertirse en el convincente protagonista, sobre todo a medida que la enfermedad va evolucionando y deteriorando su salud. Por contra, Denzel Washington tuvo que engordar para completar la caracterización de su personaje.

SARCOMA DE KAPOSI

Se trata de una patología muy presente en esta película: una mancha púrpura en la frente del protagonista desata las sospechas de los propietarios de su bufete, y en la parte final del juicio, las lesiones generalizadas en el tórax de un ya deteriorado Andy Becket, inclinarán definitivamente la balanza de la justicia a su favor.

El sarcoma de Kaposi es una patología neoplásica que se origina en las células endoteliales de los vasos sanguíneos y linfáticos. La causa por la que se forman estas lesiones continúa siendo desconocida.

Está causado por el virus del herpes humano tipo 8. En personas inmunocompetentes, esta infección no suele causar problemas; pero si existe un estado de inmunodeficiencia, como por ejemplo en el caso de los pacientes con VIH/SIDA, puede desarrollarse este tipo de sarcoma.

Las lesiones tumorales características son indoloras, de color violáceo - pardo oscuro, que generalmente afectan a las piernas, los pies y el rostro, aunque también pueden aparecer en otras localizaciones como genitales, mucosa oral y ganglios linfáticos. En los casos más graves y avanzados, las lesiones pueden afectar el tracto digestivo y los pulmones.

En la película asistimos a la discusión en Urgencias entre Miguel y el Dr. Klenstein (Paul Lazar) el médico que está tratando a Andy por un episodio de diarrea aguda. Debaten sobre la necesidad de practicarle una colonoscopia precisamente para descartar la afectación intestinal del sarcoma de Kaposi.

Obviamente, una colonoscopia no es una prueba que se pueda solicitar desde un servicio de Urgencias. Exige una preparación para limpieza intestinal previa, que el paciente realizaría en su domicilio o bien ingresado en el hospital, si así lo recomendara su estado de salud.

En otra escena, Andy contempla a otro enfermo (Mark Sorensen Jr) con lipodistrofia facial y un sarcoma de Kaposi más avanzado, al que resulta prácticamente imposible extraerle sangre por el grave deterioro de sus venas. Un triste presagio de lo que se le venía encima.

Históricamente, esta enfermedad debe su nombre al eminente dermatólogo húngaro Moritz Kaposi, uno de los precursores en establecer las bases anatomopatológicas de su especialidad. En 1872 descubrió un cáncer de piel que nombró como sarcoma pigmentado múltiple idiomático, y que en la actualidad se ha convertido en el cáncer más común en algunas zonas del África subsahariana.


Moritz Kaposi (1837-1902)

CINEFILIA

En la autobiográfica "Las noches salvajes" (Cyril Collard, 1992), comentada anteriormente en este mismo blog, los primeros síntomas del protagonista Jean (el propio Cyrill Collard) fueron precisamente unas pápulas y nódulos de color pardo oscuro, signos inequívocos de un sarcoma de Kaposi incipiente.

Al igual que Andrew Becket, el tratamiento que recibe Jean es AZT (zidovudina), una controvertida terapia que posteriormente se convertiría en el eje central de la estupenda "Dallas Buyers Club" (Jean-Marc Vallée, 2013), con las excepcionales interpretaciones de Matthew McConaughey como el cínico Ron Woodroof y Jared Leto como el inolvidable trans Rayon.

Jared Leto y Matthew McConaughey en "Dallas Buyers Club"

CINEFILIA

Para completar el elenco de esta película, una 50 personas con SIDA fueron contratadas, con la inestimable ayuda de la organización sin ánimo de lucro Action AIDS

A día de hoy solo una de ellas permanece con vida, ya que las demás fueron falleciendo por complicaciones de la enfermedad. Se trata de Suellen Kehler, la cual vive sin problemas gracias a los avances para mantener a raya el virus del VIH.

VIH/SIDA: ANTES Y DESPUÉS

Cuando se estrenó "Philadelphia" apenas había transcurrido una década desde que la medicina comenzó a diagnosticar y a tratar los primeros casos de VIH/SIDA. Al respecto, el telefime "Al filo de la duda" (Roger Spottiswoode, 1993), comentada anteriormente en este mismo blog, representa un estupendo retrato de aquellos tiempos de temor e incertidumbre.


CINEFILIA

Existe una escena muy especial "Philadelphia". Cuando por primera vez Andy Becket abandona la oficina de Joe Miller, se detiene en la calle delante de una ventana en la que se puede leer "Macready & Shilts"; se trata de una clara referencia al periodista Randy Shilts, autor de la novela "And the Band Played On", la obra que inspiró "En el filo de la duda". Randy Shilts falleció a causa del SIDA al año siguiente del estreno de la película.

Por extraño que pueda parecer, "Philadelphia" no contó con el apoyo del colectivo gay en general. Tampoco logró el beneplácito de las organizaciones de lucha contra el SIDA. Ambos grupos afirmaron que el film no tenía nada que ver con la realidad por ellos padecida.


La transmisión de la enfermedad, causada por un virus en principio desconocido, parecía cebarse especialmente en el colectivo homosexual masculino, generando todo tipo de interpretaciones y juicios. Incluso Andy llega a referirse al SIDA como el cáncer o la peste gay.

Conviene recordar en este punto "The Normal Heart" (Ryan Murphy, 2014), un drama televisivo distribuido por HBO, basado en el original de Larry Kramer (1935-2020), escritor, productor de cine y destacado activista a favor de los derechos de los homosexuales en EEUU, fundador en 1982 de Gay´s Men Health Crisis.

Por cierto, Kramer tampoco fue un entusiasta de "Philadelphia"; en su día llegó a calificarla como deshonesta, insuficientemente buena, y política, jurídica y médicamente inexacta

Focalizado en la comunidad gay de Nueva York, cuenta con las actuaciones de Mark Ruffalo en el papel protagonista del escritor Ned Weeks (el alter ego de Larry Kramer), y con Julia Roberts como la Dra. Emma Brookner, una de las mayores especialistas sobre SIDA en pacientes homosexuales, en los albores de esta pandemia.

En "Philadelphia" están muy bien retratados los prejuicios sobre el SIDA. Incluso el abogado Joe Miller declara su aversión por los homosexuales y su temor a poder contagiarse por el mero contacto con su cliente enfermo, a pesar de que en 1993 se conocían perfectamente las vías de transmisión: sexual, sanguínea (transfusiones y hemoderivados), adictos a drogas por vía intravenosa y materno-fetal.

Exactamente los mismos escrúpulos que el indignado Charles Wheeler, contra alguien capaz de haber metido el SIDA en su despacho. Además, las chanzas sobre los gays están siempre presentes entre los directivos del prestigioso bufete de abogados.

CINEFILIA

La voz cantante de la defensa del bufete de Wheeler corre a cargo de la abogada Belinda Conine (Mary Steenburgen), cuyo papel en "Melvin y Hughes" (Jonathan Demme, 1980) fue premiado con el Oscar a la mejor actriz de reparto. Casualmente, en esa misma película, Jason Robards fue nominado al Oscar como mejor actor de reparto por su interpretación de Howard Hughes.

Mary Steenburgen es Belinda Conine

La estigmatización y el rechazo social, en mayor o menor medida, se extendió a todos los grupos de riesgo: homosexuales, toxicómanos por vía venosa y hemofílicos. En la película queda reflejado por el caso de Melissa Benedict (Kathryn Witt), una antigua empleada del bufete de Walter Kenton (Robert Ridgely),  una madre de familia contagiada por culpa de una transfusión de sangre recibida durante su segundo parto.

En los primeros años del SIDA, el diagnóstico solía ser tardío, cuando los enfermos padecían severos cuadros de inmunodeficiencia e infecciones oportunistas, como neumonías por Pneumocystis carinii (actualmente Pneumocystis jiroveci), toxoplasmosis cerebral, infecciones por micobacterias (Mycobacterium tuberculosis y M. Avium-intracelullare) y meningoencefalitis por criptococosis

Por si fuera poco, los tratamientos eran entonces poco efectivos. En la película contemplamos cómo Andy y Miguel disponen de un tablero en su coqueto loft donde están anotados horarios y medicaciones:

  • AZT: la zidovudina fue el primer tratamiento antirretroviral administrado contra el SIDA. Resultaba costosa y presentaba efectos secundarios adversos, como náuseas, vómitos, anemia, neutropenia y miopatía. En los primeros ensayos se comprobó que era capaz de retrasar la progresión temprana de la enfermedad, si bien dicho efecto no se mantiene en el tiempo y por si sola no mejora la supervivencia a corto y largo plazo.
  • NIZORIL: realmente se trata de NIZORAL, cuyo principio activo es el ketoconazol, un medicamento antifúngico destinado a prevenir y tratar ciertas complicaciones de la enfermedad, como las infecciones orofaríngeas por hongos y la candidiasis esofágica, más frecuentes en pacientes inmunocomprometidos.
  • ACICLOVIR: es un fármaco antiviral activo frente a las infecciones por el virus herpes humano. Inhibe la realización del ADN viral al interferir en la ADN polimerasa del virus. Diversos estudios demostraron que suprimir el virus del herpes podía reducir la carga del VIH, si bien el tratamiento con otros antirretrovirales ha demostrado una efectividad muy superior.
  • MEGASE: en realidad MEGACE, se trata de acetato de megestrol, un derivado de la progesterona empleado en el tratamiento del cáncer de mama y endometrio. En los pacientes con SIDA se ha utilizado como terapia paliativa contra la anorexia severa, la caquexia (pérdida de masa muscular) y el adelgazamiento (pérdidas de peso mayores al 10%).
  • VITAMINAS: en el año 2013 se publicó un trabajo que demostraba que los suplementos polivitamínicos (B, C, E y selenio) podrían retrasar la progresión del VIH durante las fases iniciales de la enfermedad. El déficit de micronutrientes incidía negativamente en la inmunidad de estos pacientes.

Se emplean fármacos de diferentes grupos terapéuticos:
  • Los inhibidores de la transcriptasa inversa no análogos de nucleósidos (ITINN) bloquean una proteína que el VIH necesita para replicarse. Entre los ejemplos se incluyen el efavirenz (Sustiva), la rilpivirina (Edurant) y la doravirina (Pifeltro).
  • Los inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósidos o nucleótidos (ITIN) son versiones defectuosas de los componentes básicos que el VIH necesita para replicarse. Entre los ejemplos se incluyen el abacavir (Ziagen), el tenofovir (Viread), la emtricitabina (Emtriva), la lamivudina (Epivir) y la zidovudina (Retrovir). También se dispone de fármacos combinados, como la emtricitabina/tenofovir (Truvada) y la emtricitabina/tenofovir alafenamida (Descovy).
  • Los inhibidores de la proteasa (IP) inactivan la proteasa del VIH, otra proteína que el VIH necesita para replicarse. Entre los ejemplos se incluyen el atazanavir (Reyataz), el darunavir (Prezista) y el lopinavir/ritonavir (Kaletra).
  • Los inhibidores de la integrasa funcionan inhibiendo a una proteína llamada integrasa que el VIH utiliza para insertar su material genético en los linfocitos T CD4. Entre los ejemplos figuran el bictegravir sódico/emtricitabina/tenofovir alafenamida fumarato (Biktarvy), raltegravir (Isentress) y dolutegravir (Tivicay).
  • Los inhibidores de entrada o fusión bloquean la entrada del VIH en los linfocitos T CD4. Algunos ejemplos son la enfuvirtida (Fuzeon) y el maraviroc (Selzentry).

EL DILEMA ÉTICO

En relación con la Bioética, las interpretaciones utilitaristas suelen cuestionar los derechos sanitarios de aquellas personas que, debido a sus comportamientos de riesgo y poco saludables, terminan por enfermarse.

Se le ha intentado aplicar a los fumadores recalcitrantes que finalmente terminan padeciendo una EPOC o un cáncer de pulmón, a los obesos que no adelgazan y a los cuales se les han llegado incluso a cuestionar determinadas intervenciones quirúrgicas, a los toxicómanos que se niegan a renunciar a sus adicciones, y por supuesto, en esta película, a los homosexuales que mantuvieron relaciones sin protección, conociendo la manera de contagiarse y las graves consecuencias del SIDA para su salud.

Afortunadamente, con el paso del tiempo y el mayor conocimiento de la patología, los infectado han dejado de considerarse unos apestados, y los avances terapéuticos han convertido a la mayoría de los afectados en enfermos crónicos.

CINEFILIA

El galardonado tema central de la banda sonora de esta película, "Streets of Philadelphia" de Bruce Springsteen, se ha convertido en todo un clásico musical desde entonces.


De la misma manera, el aria interpretada por la inolvidable Maria Callas, "La Mamma Morta" de la ópera "Andrea Chenier" (Umberto Giordano, 1896) se transforma en un bellísimo canto al amor mientras la cámara enfoca en un emocionante contrapicado a Andy explicándole sus sentimientos más íntimos a su abogado defensor.

CAMEOS

Destacamos las breves intervenciones de personajes famosos como Quentin CrispJulius ErvingRoger Corman y Tak Fujimoto.

El primero, icono gay de los 70 y personaje mítico dentro del mundo de la homosexualidad masculina, con el pelo teñido de color lila aparece fugazmente entre los invitados a la fiesta que Andy y Miguel organizan en su loft para sus familiares y amigos.

El prestigioso actor británico John Hurt alcanzó celebridad al encarnar a Quentin Crisp en el telefilm "El funcionario desnudo" (Jack Gold, 1975), basado en un guión autobiográfico sobre la escandalosa, provocadora y reivindicativa existencia de tan singular personaje.

En 1987 Sting, el líder de The Police, le dedicaría su famoso tema "Englishman in New York".

Quentin Crisp (1908-1999)

El segundo, popularmente conocido como Dr. J, fue una rutilante estrella de la NBA, con una exitosa carrera profesional como alero defendiendo fundamentalmente la camiseta de los Sixers de Philadelphia. Precisamente en 1993 sería incluido en el Basketball Hall of Fame.

Julius Erving, el Dr. J

Respecto al reconocido director, productor y actor de cine Roger Corman, encarnó al Sr. Laird, un empresario que testifica favorablemente sobre la profesionalidad de Andy Becket, si bien condicionado por su evidente lealtad como buen cliente del bufete Wheeler.

Roger Corman

Simplemente recordar que Roger Corman fue uno de los mentores de Jonathan Demme al principio de su carrera cinematográfica.

Tak Fujimoto

Finalmente, el reconocido director de fotografía Tak Fujimoto, célebre por sus participaciones en "La guerra de las galaxias" (George Lucas, 1977), "El silencio de los corderos" (Jonathan Demme, 1991) y "El sexto sentido" (M. Night Shyamalan, 1999), realiza también una breve aparición en esta película.


lunes, 13 de diciembre de 2021

SOUND OF METAL

 


Según la crítica y el público, ésta es una de las mejores películas de 2020, reconocida unánimemente con menciones múltiples y galardones, como los OscarBAFTA al mejor montaje y sonido. 

Se trata de "Sound of metal" (Darius Marder, 2019), el primer largometraje de este director que anteriormente había realizado el documental "Loot" (2008).

Es producto de la colaboración entre los hermanos Darius y Abraham Marder y Derek Cianfrance, a su vez director de la aclamada "Cruce de caminos (The Place Beyond the Pines)" (2012), donde Darius Marder fue co-guionista.

El argumento principal parece sencillo: Ruben (excepcional Riz Ahmed) y su novia Lou (Olivia Cooke) conforman un particular grupo de heavy metal en gira por el Medio Oeste (Estados Unidos). Viven y viajan en una antigua autocaravana que han acondicionado para tal fin.


Olivia Cooke es Lou

Los problemas surgirán cuando Ruben perciba que se está quedando sordo de manera rápida y progresiva. En la película no llegamos a conocer la causa; el Dr. Paysinder (Tom Kemp), el primer médico que le atiende baraja dos hipótesis: el trauma sonoro constante provocado por la exposición crónica al ruido o bien un trastorno autoinmune.

Riz Ahmed es Ruben

Los sonidos intensos pueden dañar el oído interno. Puede tratarse de un trauma sonoro intenso y crónicos (trabajar sin protección) en ambientes ruidosos, o bien un estruendo agudo y brusco, como por ejemplo una explosión.

CINEFILIA

Nominado al Oscar como mejor actor protagonista, para aportar la máxima credibilidad a su personaje, Riz Ahmed trabajó preparándose arduamente, dedicando 6 meses al aprendizaje de la batería. También hubo de aprender el lenguaje de signos.

ETIOLOGÍA DE LA SORDERA

Las causas de la sordera son múltiples. Existen patologías congénitas, que determinan la pérdida desde la audición desde el nacimiento o poco después, por problemas hereditarios o por otros contratiempos padecidos durante la gestación o el parto:

  • Rubeola materna.
  • Bajo peso al nacer.
  • Hipoxemia durante el parto.
  • Ictericia neonatal grave, que puede dañar el nervio auditivo.
  • Algunos fármacos proscritos en esa etapa: antibióticos aminoglucósidos (estreptomicina), antipalúdicos, citotóxicos y diuréticos.


En la mayoría de las ocasiones, las causas son adquiridas. Aquí el abanico es más amplio:
  • Enfermedades infecciosas: parotiditis, meningitis, sarampión.
  • Otitis crónicas.
  • Traumatismos de la cabeza - oídos.
  • Fármacos ototóxicos.
  • La exposición al ruido excesivo, como el caso que nos ocupa en este película.
  • Envejecimiento, por la degeneración de las células sensoriales auditivas.
  • Tapones de cerumen: causa frecuente de hipoacusia de sencilla solución.

IMPLANTES COCLEARES

La cóclea forma parte del oido interno de los mamíferos. Es un tubo enrollado en espiral de forma característica, semejante a un caracol.

Su función es transformar los sonidos en mensajes nerviosos que son enviados a las áreas de la audición en el cerebro.

Los implantes cocleares son el fruto de una compleja tecnología electrónica en miniatura, destinada a proporcionar sensación de sonido a las personas sordas o con importantes problemas auditivos.

Está formada por dos secciones: una externa, que se coloca detrás de la oreja, y la otra interna, insertada debajo de la piel mediante una intervención quirúrgica.

Las partes de un implante coclear son:

  • Micrófono, para obtener los sonidos ambientales.
  • Procesador del habla, capaz de seleccionar y organizar los sonidos captados.
  • Transmisor y receptor/estimulador: recibe las señales del procesador del habla y las transforman en impulsos eléctricos.
  • Electrodos, que recoge los impulsos desde el estimulador para enviarlos a diferentes regiones del nervio auditivo.
Es importante recordar que un implante coclear no recupera la audición normal, sino que puede aportarle a la persona sorda una representación útil de los sonidos del medio ambiente y facilitarle su comprensión del habla.

En la película, Ruben encuentra en Internet la información de una clínica especializada en implantes cocleares, donde trabaja una audiologista (Rena Maliszewski). 


Rena Maliszewski

Todo el proceso de evaluación de su idoneidad para someterse a este tipo de operación fue parcialmente obviado por guionistas y director, quizás de manera intencionada, para resalta todavía más la ansiedad del protagonista en la procura de su audición perdida, sin escatimar en los medios.

En este aspecto, resulta fundamental la escena en la que prueba por primera vez sus implantes después de su activación, escuchando una serie de sonidos e interferencias que nos recordaron la sintonización de los antiguos aparatos de radio.

Su nueva audición deberá pasar obligatoriamente por un proceso de adaptación a su nueva realidad sonora, nunca a la recuperación de su sensibilidad perdida. De ahí parte su frustración.

Otro dato a destacar es que el Dr. Paysinger, al finalizar su evaluación auditiva, informa a Ruben de que los implantes cocleares serían muy caros y no cubiertos por el seguro médico. Sin embargo, Medicare y todos los planes de Medicaid los cubren en EEUU. Además, la rehabilitación y la programación de los implantes duran varios meses y suponen frecuentes visitas al equipo de especialistas.

LAS FASES DEL DUELO: ELISABETH KÜBLER-ROSS

"Elisabeth Kübler-Ross: Facing Death" (Stephan Haupt, 2003) es documental protagonizado por la afamada psiquiatra suiza, nacionalizada estadounidense, una de las mayores expertas en el tratamiento de los cuidados paliativos y el final de la vida.

Desaparecida en 2004,  a los 78 años e edad, afrontó su propia muerte desde la soledad del desierto de Arizona.


Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004)

Destacada por su enfoque más cercano y humanitario al moribundo, se ha esforzado luchando contra el estigma de la muerte y el apoyo psicológico a los pacientes que padecen graves enfermedades crónicas.

Sus famosos 5 postulados o fases del duelo representan uno de los modelos psicológicos más renombrados, y han aparecido explícitos o veladamente en diversas películas relacionadas con este tema.

Nos estamos refiriendo a la negación, la ira, la negociación, la depresión y la aceptación, presentes en mayor o menor grado siempre que existe una pérdida importante, como por ejemplo la audición en "Sound of Metal".


Ruben aprendiendo el ASL (American Sign Language)

Respecto a su sordera, somos espectadores del tránsito del protagonista por dichas fases: 
  • la negación, cuando le plantea a su novia Lou continuar tocando, con unas pautas acordadas por ambos, para que el público no perciba su discapacidad.
  • la ira, al destruir parte de su equipo de grabación en la autocaravana, preso de la desesperación.
  • la negociación, mientras se plantea la posibilidad de internarse en la comunidad de personas sordas dirigida por el veterano Joe (Paul Raci).
  • la depresión, presente en todo momento, pero más notable a medida de que se van frustrando sus intentos de recuperar su audición anterior.
  • la aceptación, culminada por la escena final, cuando decide retirarse los implantes cocleares y sumergirse en silencio más absoluto.
PAUL RACI

Nacido en Chicago (Illinois) en 1948 en el seno de una familia de sordos (padre y madre), aprendió a hablar con fluidez el lenguaje de signos estadounidense ASL (American Sing Language).

En 1985 fue candidato al premio Joseph Jefferson, como protagonista del drama teatral "Hijos de un dios menor", en el montaje de The Inmediate Theatre Company de Chicago del guión original de Mark Medoff, ganador de un premio Tony, representada en Boradway con gran éxito entre 1980 y 1982.

A niel personal, Paul Raci es un reconocido intérprete del ASL, trabajando como ayudante en la Corte Superior de Los Ángeles durante mas de 25 años.


Paul Raci es Joe

Con más de 40 años de trayectoria profesional a sus espaldas, con 72 años fue nominado al Oscar como mejor actor de reparto por su papel en "Sound of Metal", encarnado a un veterano de la guerra de Vietnam que se quedó sordo tras la explosión de una bomba.

En la vida real, trabajó como ayudante médico en un hospital de la Armada estadounidense, alcanzando el grado de suboficial de segunda clase (HM2). De esta manera, llegó a participar en el conflicto de Indochina a bordo del portaviones USS Coral Sea (CVA-43) entre 1969 y 1973.

CINEFILIA

"Hijos de un dios menor" (Randa Haines, 1986) representa la exitosa adaptación cinematográfica del original de Mark Medoff, con William Hurt en el papel del profesor de dicción James Leeds, y Marlee Matlin como Sarah Haines, trabajadora en una escuela para personas sordas y con problemas de audición.

Con 21 años, esta tenaz intérprete, sorda desde los 18 meses, se convirtió en la ganadora más joven del Óscar a la mejor actriz. Asimismo, Marlee Matlin fue productora de la obra teatral protagonizada por Paul Raci sobre los escenarios de Chicago.

LA SORDERA EN EL CINE

Debido a su éxito taquillero, quizás "Hijos de un dios menor" se haya convertido en la película más conocida sobre la sordera, pero no es la única.

"El milagro de Anna Sullivan" (Arthur Penn, 1962), comentada anteriormente en este mismo blog, es un buen ejemplo de ello. Inspirada en la autobiografía de Helen Keller, la famosa escritora estadounidense capaz de vencer  las barreras de la ceguera y la sordomudez para triunfar en la vida. El guionista William Gibson fue el encargado de llevar a las pantallas de cine y TV tan ejemplar existencia.


Helen Keller (1880-1960)

Anne Bancroft fue la encargada de dar vida a la maestra ciega Anna Sullivan, mientras la jovencísima Patty Duke, premiada con el Oscar a la mejor actriz de reparto como Helen Keller. Ambas habían representado anteriormente los mismos papeles en la versión teatral de Broadway.

"El corazón es un cazador solitario" (Robert Ellis Miller, 1968) es la adaptación cinematográfica de la novela homónima que la escritora estadounidense Carson McCullers publicó en 1940, a los 23 años de edad.

El protagonista es John Singer (Alan Arkin), una persona sorda que se traslada a una pequeña ciudad sureña para estar cerca de su amigo Antonapoulos (Chuck McCann), también sordo y hospitalizado. Singer establecerá una particular relación con la joven Mick (Sondra Locke), la hija de 16 años de su patrona.

"La familia Bèlier" (Éric Lartigau, 2014) es una divertida comedia francesa, el afable retrato de una armónica familia formada por cuatro miembros que viven en una granja de la campiña francesa. Todos son sordos, a excepción de la protagonista, la animosa Paula (Louane Emera), la hija de 16 años que vive a caballo entre su particular mundo familiar y su deseo por triunfar en el mundo de la música como cantante, lo que podría obligarla a distanciase de su hogar.

"A silent voice" (Naoko Yamada, 2016) es una bella película de animación japonesa en la que asistimos al proceso de acoso escolar de Shoya, el matón de la clase, a Shoko, una chica sorda con audífonos nueva en el colegio.


La ausencia de empatía del acosador, el aislamiento comunitario que padece por su deplorable actitud y su posterior redención, son los aspectos centrales tratados en esta muy recomendable película.

"Un lugar tranquilo" (John Krasinski, 2018) es una película de ciencia ficción post-apocalíptica donde la sordera es abordada de manera tangencial. Asistimos a las tribulaciones de la familia Abbott, obligada a vivir en silencio y a comunicarse mediante signos, mientras se esconden de unos monstruos de oído ultrasensible. Asimismo descubriremos un novedoso y particular uso de los implantes cocleares.


Regan Abbott, la hija mayor y única sorda de la familia, es interpretada por la joven actriz sorda Millicent Simmonds, también recordada por su participación en "Wonderstruck" (Todd Haynes, 2017). Existe una secuela, "En un lugar tranquilo 2" (John Krasinski, 2021), en la que la familia Abbott continúa intentando huir de las amenazas externas.

CINEFILIA

Cuando Ruben y Lou se separan sus vidas seguirán caminos diferentes: él, intentando recuperar su identidad en la comunidad de sordos, y ella, de regreso a París, a la casa de su padre, Richard Berger (Mathieu Amalric). Por este personaje nos enteramos que la madre de Lou se había suicidado. Lou presenta también las cicatrices de numerosos cortes en sus antebrazos.


Mathieu Amalric es Richar Berger

Mathieu Amalric encarnó a Jean Dominique Bauby, el protagonista de "La escafandra y la mariposa" (Julian Schnabel, 2007), comentada en su día en este mismo blog, la historia del malogrado editor de la revista Elle, que tras sufrir un accidente cerebrovascular quedará permanente afectado por un síndrome del cautiverio.