sábado, 21 de mayo de 2016

BEETHOVEN: CINE Y ENFERMEDAD




"El Todopoderoso y yo nos entendemos a la perfección: somos como dos osos en una misma guarida. Nos gruñimos y nos lanzamos zarpazos. Dormimos espalda contra espalda y nadie se atreve a acercarse... La soledad es mi religión"

Beethoven (Ed Harris) en "Copying Beethoven (Agnieszka Holland, 2006)


En su libro "Beethoven´s Hair" el escritor Russell Martin nos cuenta las peripecias de un mechón del cabello del genial Ludwig van Beethoven (1770-1827), presuntamente cortado en su lecho de muerte con unas tijeras por uno de sus acólitos, Ferdinand Hiller. Combinando historia, música y ciencia, el escritor relata cómo el cabello de Beethoven llega en 1943 a manos de un médico en Dinamarca, durante la ocupación nazi. Supuestamente se lo había entregado un refugiado judío, después de haber pasado de padres a hijos durante décadas.

En 1994, en una subasta en la sede londinense de Sotheby´s, un coleccionista y un urólogo estadounidenses se harán finalmente con tan preciada reliquia, tras pujar desde el anonimato tras sus extravagantes apodos: "Ira Brillante" y "Che Guevara".



En el año 2000, investigadores del Pfeiffer Research Center de Illinois (EEUU) desvelaron su descubrimiento: la presencia de elevados niveles de plomo en los cabellos de Beethoven.

En el 2005, las peripecias narradas por Russell Martin fueron llevadas a la pequeña pantalla gracias al documental homónimo "Beethoven´s Hair" (Larry Weinstein), una coproducción canadiense y austríaca de 1 hora de duración.



Tres años más tarde, dos investigadores del CEU Cardenal Herrera de Valencia realizaron un estudio tratando de relacionar la sintomatología del saturnismo con las peculiares características de las composiciones de Beethoven, especialmente en sus obras más tardías. Estos investigadores fueron Vicente Rodilla, profesor de Toxicología y músico de la Banda Primitiva de Llíria, y José Garcés, tenor lírico.


Como causas de la intoxicación por plomo barajaron la ingestión de vino con altas cantidades del elemento, presente en el cristal de las copas, o las secuelas del tratamiento al que el músico fuera sometido. Y es que poco antes de fallecer, Beethoven había sido tratado por el Doctor Andreas Wawruch a causa de una neumonía. El empleo de sales expectorantes, excesivas en plomo en su composición, podría haber sido el motivo.

El médico forense Christian Reiter analizó también una muestra de los cabellos de Beethoven , en cooperación con la Universidad de Edafología de Viena (Austria). De esta manera, dichos mechones se convirtieron en un diario de los últimos 400 días de la vida del genio musical, revelando que el plomo de los medicamentos y la cirrosis hepática, fruto de un estilo de vida nada saludable, llevaron a Beethoven a la tumba a la edad de 56 años.




"Retrato de Ludwig van Beethoven", diseño preparatorio, 1921
Ludovic Alleaume (1859 - 1941)

Por último, la ingesta de pescado del Danubio, contaminado con altas concentraciones de plomo en la época de Beethoven, las sales metálicas que se empleaban como adulterante del vino barato (consumido en abundancia por el compositor) e incluso la presencia de plomo en las aguas termales que frecuentaba pudieron contribuir a una intoxicación crónica cada vez menos frecuente en nuestros días.

La pregunta que se nos antoja es la siguiente: ¿pudo esta enfermedad contribuir a engrandecer la genialidad del celebérrimo compositor alemán?

SATURNISMO

Se trata de la intoxicación provocada por plomo, elemento químico que los antiguos alquimistas denominaban "saturno". El plomo es el metal más conocido y estudiado por sus implicaciones en el riesgo medioambiental. Su presencia no confiere sabor ni al agua ni a los alimentos.



El plomo tiene la capacidad de acumularse en el organismo durante meses e incluso años. Los niños resultan especialmente susceptibles, pues absorben el plomo con mayor facilidad.

La intoxicación aguda es rara, siendo la crónica más habitual. Sus signos y síntomas principales oscilan desde estreñimiento, dolor abdominal acompañado de náuseas y vómitos, heces negras, malestar general, sabor metálico, anemia, punteado retiniano y puede además ser detectado en las encías, formando el llamado ribete de Burton, línea de color oscuro originada al reaccionar el plomo eliminado por la saliva.


Los depósitos de plomo en los huesos pueden hacerse evidentes en las radiografías, demostrándose las densas líneas metafisarias características de esta intoxicación.


El plomo es una sustancia neurotóxica, responsable de una encefalopatía específica que cursa con letargo, irritabilidad, anorexia y vértigo. En casos más avanzados aparece ataxia y una disminución del nivel de conciencia que puede alcanzar el coma y la muerte. Como secuelas permanentes de esta enfermedad figuran la epilepsia, la discapacidad psíquica, la neuropatía óptica y la ceguera.


Ninguno de los estudios anteriormente mencionados fue capaz de relacionar la sordera de Beethoven con el saturnismo. Rodilla y Garcés piensan que más bien podría deberse a lesiones del oído interno o del nervio auditivo.

En lo que todos los especialistas suelen estar de acuerdo es en atribuir los cambios de carácter del compositor a la intoxicación crónica por plomo. Según sus biógrafos, a lo largo de su existencia Beethoven fue mudando hacia una personalidad hosca, irritable y taciturna, aislada socialmente, padeciendo repetidos episodios de ansiedad y depresión. Este trastorno del estado de ánimo se refleja en sus composiciones tardías, que abandonan completamente los cánones más clásicos del Romanticismo.


Los críticos musicales de la época fueron implacables con sus obras tardías (como por ejemplo "La Grosee Fugue - La Gran Fuga" 1825 - 1826) adjudicándoles los más duros calificativos. 


La primera representación cinematográfica del compositor se remonta a principios del siglo XX. "Beethoven" (Victorin-Hippolyte Jasset, 1909) es una película muda protagonizada por el actor francés Harry Baur.


El polifacético Harry Baur (1880 - 1943) como Beethoven

En la siguiente película alemana, "Das Leben des Beethoven - La vida de Beethoven" (Hans Otto Löwestein, 1927), esta vez el actor principal es el austriaco Fritz Kortner.


Fritz Kortner (1892 - 1970) es Beethoven

La tercera película fue "Un grand amour de Beethoven - Un gran amor de Beethoven" (Abel Gance, 1936), centrada en las turbulentas relaciones sentimentales del compositor con las jóvenes Thérèse de Brunswick (Annie Ducaux) y Giulietta Guicciardi (Jany Holt). Nuevamente el papel principal corrió a cargo de Harry Baur.


"Beethoven: Tage aus einem Leben" - "Beethoven: días de su vida" (Horst Seeman, 1976) es una película originaria de la entonces República Democrática Alemana. Su acción transcurre entre 1813 (año en el que el compositor se instala en Viena) y 1827 (su fallecimiento). Por las imágenes desfilan las contradicciones entre el genio y su sociedad, la influencia de la sordera en su aislamiento y las tribulaciones ocasionadas por la tutela de su sobrino Karl von Beethoven.



En esta oportunidad, el actor lituano Donatas Banionis fue el encargado de encarnar a Beethoven.

"Le Neveu de Beethoven" - "El sobrino de Beethoven" (Paul Morrisey, 1985) es una coproducción hispano-franco-alemana cuyo argumento está basado en unas hipotéticas memorias del controvertido sobrino del compositor, escritas en 1967 por Jacques Brenner, así como en la obra "Il nipote di Beethoven" (1972) de Luigi Magnani. La novedad radica en que la particular relación familiar está descrita desde el punto de vista de la madre de Karl, con la que Beethoven litigó en vida por la tutela del muchacho. En esta ocasión el protagonismo corrió a cargo del actor alemán Wolfgang Reichmann.




Wolfgang Reichmann (1932 - 1991) es Beethoven

Los conflictos familiares también amargaron la vida de Beethoven. En 1815 fallecía de tuberculosis su hermano Kaspar Anton Karl dejando un testamento confuso respecto a la tutela de su hijo. En opinión de Beethoven, la vida disoluta de su cuñada Johanna la incapacitaba para cuidar y educar al pequeño huérfano. Por ello el compositor se embarcó en una misión repleta de sinsabores, intentando orientar hacia la música la disoluta existencia de su sobrino favorito.




Ed Harris y Joe Anderson son Ludwig y Karl von Beethoven en "Copying Beethoven"

La galardonada "Beethoven Lives Upstairs" - "Beethoven vive en el piso de arriba" (David Devine, 1992) es un telefilme rodado en Praga protagonizado por el actor escocés Neil Munro dándole vida a Beethoven y el joven Illya Woloshyn encarnando al muchacho vecino que se convierte en testigo excepcional de la creación de la 9ª Sinfonía. Emitido en más de 100 países, se ha convertido en un clásico para el aprendizaje musical escolar en Estados Unidos y Canadá.




Neil Munro (1947 - 2009) es Beethoven

Más cercana a nuestros días resulta "Amada Inmortal" - "Inmortal Beloved" (Bernard Rose, 1994), protagonizada por el camaleónico Gary Oldman y centrada en las cartas de amor descubiertas a la muerte del compositor junto a su Testamento de Heiligenstadt. El veterano actor holandés Jeroen Krabbé se caracteriza como Anton Felix Schindler, músico austríaco y uno de los primeros biógrafos de Beethoven, empeñado en desentrañar el misterio de las cartas enamoradas.


Anton Felix Schindler (1795- 1864)

La identificación de la destinataria de estas famosas cartas continúa todavía siendo un misterio pendiente de resolución, barajándose las hipótesis de Giulietta Guicciardi y sus primas Thérèse y Josephine von Brunswick, sin descartar a Antonie Bettina Brentano.


Precisamente esta película comienza escenificando los funerales de Beethoven. Al multitudinario entierro asistieron todos los músicos y poetas de Viena, de riguroso luto y portando rosas blancas. Portaron su féretro compositores como Hummel y Kreutzer. Schubert portaba una antorcha. Los "Equali" compuestos por Beethoven para el día de Todos los Santos le acompañaron en las voces de los cantores. Sus restos mortales fueron trasladados en 1888 al cementerio central de Viena.


El 29 de marzo de 1827, el actor Heinrich Anschütz fue el encargado de leer a las puertas del cementerio de Währing la oración fúnebre dedicada a Beethoven y escrita por el poeta Franz Grillparzer.

En alguna escena retrospectiva somos testigos de los malos tratos sufridos por el pequeño Beethoven a manos de Johann van Beethoven, su despótico padre alcohólico, empeñado en explotar las excepcionales virtudes musicales de su vástago como si de un nuevo Mozart se tratase.

COPYING BEETHOVEN

Por el momento, es la película más reciente centrada en la figura de Beethoven. Le dedicaremos un apartado especial al presentarnos diversas cuestiones relacionadas con la salud y la enfermedad del compositor, especialmente en los últimos meses de su vida.


Ed Harris y Diane Kruger son Beethoven y Ana Holtz en "Copying Beethoven"

Más realista que las anteriores, quizás buscando repetir el gran éxito taquillero obtenido por "Amadeus" (Milos Forman, 1984), en el año 2006 Agnieszka Holland dirigió esta película contando entre su elenco con Ed Harris como Beethoven y con Diana Kruger como Anna Holtz, una joven y bella compositora que supuestamente ayudó a copiar y corregir las partituras definitivas de la 9ª Sinfonía. Pura ficción, pues la realidad confirma que los copistas fueron dos varones y que Beethoven no les permitió ni la más mínima alteración de la partitura original.

CINEFILIA

Ni los exteriores ni los interiores de esta película se rodaron en Viena. Todos ellos corresponden a localizaciones de Londres y Hungría (Budapest, KecskemètSopron...), así como a los estudios húngaros de Fot y Mafilm. Inútil pues buscar referencias a las diferentes casas que Beethoven habitó en Viena.

LA SORDERA DE BEETHOVEN

Es un rasgo generalizado en todas las películas que tratan sobre Beethoven presentar al compositor ayudándose de trompetillas y demás artilugios metálicos para amplificar el sonido y así poder escuchar sus propias creaciones musicales.



En el caso que nos ocupa, los guionistas se permitieron una somera licencia al presentarnos al compositor en 1824 conservando todavía una parte muy mermada de su capacidad auditiva, cuando en realidad su sordera era prácticamente total desde los primeros años del siglo XIX.

Así lo revela la correspondencia mantenida en 1801 con sus amigos de Bonn, Karl Amenda y el médico Franz Gerhard Wegeler.

Debido a dicha patología, en 1802 partió hacia los bucólicos parajes de Heiligenstadt siguiendo las recomendaciones de su médico el Doctor Schmidt. Los efectos positivos del retiro campestre resultaron nulos. Dicha circunstancia y la separación temporal de su amada Giulietta Guicciardi le sumieron en una profunda depresión.


Giulietta "Julie" Giucciardi (1782 - 1856)

En 1801 Beethoven le escribía a su amigo Franz Wegeler: "ahora bien, este demonio envidioso, mi mala salud, me ha jugado una mala pasada, pues mi oído desde hace tres años ha ido debilitándose más y más, y dicen que la primera causa de esta dolencia está en mi vientre, siempre delicado y aquejado de constantes diarreas. Muchas veces he maldecido mi existencia. Durante este invierno me sentí verdaderamente miserable; tuve unos cólicos terribles y volví a caer en mi anterior estado. Escucho zumbidos y silbidos día y noche. Puedo asegurar que paso mi vida de modo miserable. Hace casi dos años que no voy a reunión alguna porque no me es posible confesar a la gente que estoy volviéndome sordo. Si ejerciese cualquier otra profesión, la cosa sería todavía pasable, pero en mi caso ésta es una circunstancia terrible; mis enemigos, cuyo número no es pequeño, ¿qué dirían si supieran que no puedo oír?"


El Doctor Franz Gerhard Wegeler (1765 - 1848)

A partir de 1818 Beethoven generaliza el uso de sus denominados "Cuadernos de Conversación", mediante los que sus amigos y admiradores podían comunicarse con el maestro, una eventualidad que puede contemplarse en varias escenas de "Amada inmortal".

Existen diferentes teorías explicativas de la sordera de Beethoven. Entre 1928 y 1929, el Doctor Marage disertó en la Academia Francesa sobre estas cuestiones, atribuyendo a una inflamación del laberinto (lesión del oído interno) la pérdida progresiva de la audición, que habría comenzado alrededor de 1796, para alcanzar el 60% en 1801 y llegar a la sordera completa entorno a 1816.

En 1986 tros especialistas franceses como el Profesor Porot y el Doctor Miermont barajaron diferentes opciones, desde la conocida laberintitis hasta una otospongiosis, pasando por una supuesta neurosífilis (la causa más frecuente de sordera en la época) padecimiento que nunca llegó a demostrarse en Beethoven. 


CIRROSIS HEPÁTICA

En 1826 Beethoven sufrió un tremendo disgusto provocado por el intento de suicidio de su sobrino Karl, acuciado por las deudas. En el mes de diciembre estuvo a punto de sucumbir debido a una neumonía. Los cuatro primeros meses de 1827 tampoco fueron mejores, siendo tratado con continuas sangrías para mitigar una supuesta hidropesía, probablemente el desequilibrio culminante de su cirrosis hepática. La tarde del 26 de marzo de 1827, en plena tormenta primaveral, Beethoven fallecía en su hogar prácticamente en soledad, sin el auxilio de ningún familiar.

En "Copying Beethoven" contemplamos varias escenas en las que el compositor se emborracha en la taberna de Krenski (Angus Barnett), tugurio en el que solía ahogar sus penas en vino y en el que también celebraba sus aclamados éxitos.

En dicho establecimiento cena con frecuencia pescados procedentes del cercano Danubio (truchas, carpas...) eventualidad que coincide con la sospecha de la posible causa del saturnismo crónico que padecía, cantidades intolerables de plomo que intoxicaban su organismo procedentes del cristal de las copas, del vino y del pescado contaminado que con tanta frecuencia ingería.

miércoles, 2 de marzo de 2016

LA MUJER DEL CHATARRERO


"Cambio un Oso de Plata por una vida mejor"...
Nazif Mujic, protagonista de "La mujer del chatarrero"


"La mujer del chatarrero" (Danis Tanovic, 2013) es un film especial. Atípico por su rodaje, cámara al hombro, una modesta Canon 5D Mark II, a la usanza de los documentales. Infrecuente, por corresponder a la cinematografía de un país desmembrado de la antigua Yugoslavia, Bosnia Herzegovina, las secuelas de la guerra todavía presentes en el film. Especial porque nos hace partícipes de la sensibilidad de su director ante un problema social que ocurrió realmenteCautivador, porque son los propios protagonistas del drama real los actores protagonistas de esta historia. Perturbador, porque remueve nuestras conciencias y además nos lleva a padecer en nuestras propias carnes la gélida sensación reinante en los nevados paisajes de Lukavac, municipio de apenas 50000 habitantes situado al norte del país.


Nazif Mujic es Nazif

Nazif Mujic se interpretó a sí mismo. Y lo hizo con una solvencia tal que le llevó a ganar el Oso de Plata en la Berlinale de 2013. Su historia después del éxito es otra aventura. Como la de Senada Alimanovic, su oronda esposa, y la de sus dos pequeñas, Semsa y Sandra.

El propio Tanovic es el guionista. El argumento es sencillo. Una familia gitana ha de enfrentarse a un sistema de salud que no asegura la más mínima cobertura sanitaria, ni siquiera en situaciones de emergencia.


Senada Alimanovic con una de sus pequeñas

Senada es una mujer gitana, madre de dos hijas, que se encuentra embarazada. De manera brusca e imprevista, comienza a tener dolores abdominales acompañados de una pérdida vaginal hemática. Atendida en primera instancia en un ambulatorio, los médicos le diagnostican un aborto diferido y le recomiendan el traslado al hospital más cercanos para que le practiquen un legrado.

A muchos kilómetros de su hogar, en las frías salas de un hospital deshumanizado, Nazif y Senada no poseen tarjeta sanitaria y se encuentran indefensos ante aquellos médicos que les piden casi 1000 marcos (1 marco equivale casi a 2 euros) para tratar a la paciente. Su infame peregrinaje les llevará de vuelta a casa, si cabe en peores condiciones todavía.


Senada y su madre

Las organizaciones no gubernamentales, en un medio tan hostil, poco o nada pueden hacer por ellos. Tras ser rechazados de nuevo en el centro sanitario, deciden viajar hasta el hogar materno de Senada. Gracias a la suplantación de su cuñada, gracias a una tarjeta sanitaria que no les pertenece consigue finalmente ser operada.

CINEFILIA

Relacionada por algunos críticos (Lluís Bonet - La Vanguardia) con el neorrealismo italiano de "Roma, ciudad abierta" (Roberto Rosellini, 1945) o "Ladrón de bicicletas" (Vittorio de Sica, 1948), la cara amarga del mundo de la marginalidad en este film de Tanovic se convierte en la antítesis de "Brutos, feos y malos" (Ettore Scola, 1976), donde el disparate y la avaricia italiana imperan sobre la cooperación y la generosidad de la película bosnia, donde apenas cabe alguna sonrisa


LA GUERRA DE LOS BALCANES

Los rescoldos del conflicto desencadenado por la escisión de Yugoslavia todavía permanecen candentes. La guerra de Bosnia es el escenario en el que se desarrolla la galardonada "En tierra de nadie" (Danis Tanovic, 2001).


A pesar de haber combatido en el conflicto, ningún reconocimiento o recompensa reconforta ahora a Nazif, que ha de ganarse la vida como chatarrero. Tan sólo el penoso recuerdo de una bolsa de plástico donde le entregaron los restos de su hermano, solamente la cabeza íntegra, el resto del cuerpo un amasijo informe. Fue uno más de los 200000 fallecidos en un conflicto que provocó casi un millón y medio de exiliados y refugiados.

LA SANIDAD EN BOSNIA HERZEGOVINA

Con una población estimada de casi 4 millones de habitantes, el 14% de la misma tiene edades comprendidas entre los 0 y los 14 años. La mortalidad en menores de 5 años se sitúa en 5 por mil recién nacidos vivos y la esperanza de vida se sitúa ligeramente por encima de los 76 años.

Los principales problemas que afectan a su población infantil son la pobreza (sobre todo a las minorías, como la romaní o gitana, a los niños y adolescentes, y a la población rural), el maltrato infantil, los niños que viven separados de sus padres, el encarcelamiento (los menores culpables de delitos son internados en las mismas prisiones que los adultos, con los que incluso pueden compartir celda), la trata de niños, una verdadera lacra junto a la explotación sexual y la prostitución infantil y la ausencia de derechos elementales como la salud, la educación y la no discriminación.


Sandra y Samsa Mujic

Las minorías, como en el caso de esta película, suelen padecer una mayor discriminación que los "pueblos constitutivos": bosnios, serbios, y croatas. El nivel de educación de los niños romaníes, como Samsa y Sandra, es mínimo, con una tasa de analfabetismo muy elevada. Según datos de UNICEF, el 64% de los niños romaníes no asiste a la escuela primaria. Las mujeres jóvenes de estas minorías se encuentran también entre las más afectadas.

Romaníes, discapacitados y desplazados encuentran enormes dificultades para acceder a la atención sanitaria. En este aspecto, "La mujer del chatarrero" es un fiel reflejo de las penurias de los romaníes en un país que intenta recuperarse de los desastres de la guerra.


martes, 19 de enero de 2016

A CORAZÓN ABIERTO (UNA CREACIÓN DEL SEÑOR)


"Something The Lord Made" (Joseph Sargent, 2004) es el título original de este galardonado telefilm producido por la HBO dedicado a la fructífera y duradera cooperación entre los doctores Alfred Blalock (Alan Rickman) y Vivien Thomas (Yasiin Bey como Mos Def). Thomas nunca estudió Medicina. Por ello, antes de su jubilación, debido a la imposibilidad burocrática de recibir un doctorado en dicha facultad, le fue otorgado uno honorífico en Leyes por la Universidad de Johns Hopkins.

La colaboración entre ambos protagonistas se remonta a la época de la Gran Depresión. Thomas era el hijo de un humilde carpintero de color; sin apenas formación básica, estaba dotado de unas excepcionales dotes para el aprendizaje médico. Conoció al Dr. Blalock cuando entró a trabajar como ayudante en el laboratorio de cirugía experimental de la Universidad de Vanderbilt (Nashville - Tennessee), institución fundada en 1873 por el filántropo y empresario del ferrocarril Cornelius Vanderbilt (1794 - 1877)


Cornelius Vanderbilt (1794 - 1877)

El Doctor Alfred Blalock (1899 - 1964) mantuvo una estrecha relación con la Universidad y el Hospital Johns Hopkins de Baltimore, donde se había formado como médico y cirujano. En 1925 de trasladó a la Universidad de Vanderbilt bajo la supervisión del jefe de cirugía Barney Brooks. Dedicado a la enseñanza y a la investigación, sus trabajos se centraron en el tratamiento del shock hemorrágico y traumático, empleando para ello varios perros como animales de experimentación. En esa etapa conoció a Vivien Thomas.


Doctor Alfred Blalock (1899 - 1964)

En esta película contemplamos como descubren la terapia para este tipo de shock, simplemente empleando transfusiones. Desde entonces, la reposición plasmática resultó fundamental para evitar las fatales consecuencias de la pérdida hemática masiva, salvando así infinidad de vidas durante la Segunda Guerra Mundial.

Además de los descubrimientos médicos que posibilitaron el tratamiento quirúrgico de la tetralogía de Fallot, este film está ambientado en una época en la que el racismo y la segregación racial mantenía marginados a los profesionales sanitarios de color en los Estados Unidos, como el caso de Vivien Thomas. Por ejemplo, es la infausta época de "El experimento de Tuskegee" (Joseph Sargent, 1997 - el mismo director que "A corazón abierto"), telefilm del que nos hemos ocupado previamente en otra entrada de este mismo blog.


Doctor Vivien Thomas (1910 - 1985)

Cuando Blalock y Thomas arribaron juntos por primera vez al Hospital Johns Hopkins, el veterano cirujano le mostró a su ayudante las pinturas de los personajes más importantes en la historia de dicha institución: en primer lugar, el del filántropo Johns Hopkins (1795 - 1873). 


Johns Hopkins (1795 - 1883)

A continuación, sen detuvieron ante el Doctor William Osler (1849 - 1919), el primer profesor de Medicina en 1889 de la Universidad Johns Hopkins, considerado por muchos como "El Padre de la Medicina Moderna". Finalmente, rinden homenaje al retrato del Doctor William Halsted (1852-1922), uno de los pioneros de la cirugía moderna.

LOS BEBÉS AZULES

El equipo formado por Blalock, Thomas y la pediatra Helen Brooke Taussig (Mary Stuart Masterson) se centró en esta particular patología. Los niños afectados por las malformaciones cardiovasculares típicas de la tetralogía de Fallot mantenían un característico tono azulado en su piel debido a la cianosis (insuficiente oxigenación tisular).



LA TETRALOGIA DE FALLOT

Se trata de una patología congénita causada por varias malformaciones que provocan que la sangre arterial y venosa se mezcle en los niños afectados, aproximadamente 400 de cada 1 millón de nacidos vivos. Resulta letal a largo plazo, siempre que no se practique la correcta intervención quirúrgica.


Niels Steensen (1638 - 1686)

Descrito por primera vez por el médico y anatomista danés Niels Steensen (1638 - 1686), más tarde convertido al catolicismo como Nicolás Steno, y que falleció siendo obispo misionero; fue beatificado por Juan Pablo II en 1988. En 1888, su descripción clínica se atribuye al Doctor Etienne-Louis Arthur Fallot (1850 - 1911), profesor de Medicina en Marsella.


Arthur Fallot (1850 - 1911)

Los defectos anatómico-patológicos típicos son:

  1. Estenosis pulmonar infundibular, que obstruye el tracto de evacuación del ventrículo derecho.
  2. Comunicación interventricular, causada por un defecto en el tabique que separa ambos ventrículos.
  3. Dextraposición de la aorta (aorta cabalgante), que se sitúa entre ambos ventrículos.
  4. Hipertrofia ventricular derecha.

Es frecuente que los niños afectados por esta patología presenten diferentes grados de estas malformaciones, situándose en el extremo de mayor gravedad clínica aquellos donde confluyen los mayores defectos.

En una escena de esta película, la Doctora Taussig muestra a Blalock y Thomas una colección de pequeños corazones obtenidos a partir de las necropsias de los pequeños fallecidos por dicha enfermedad.

EL TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LA TETRALOGÍA DE FALLOT

Se han descrito casos en los que ha resultado precisa una intervención neonatal. En líneas generales, existen dos tipos de operaciones:

a) PALIATIVAS: siempre que la gravedad del niño sea extrema. Mejoran la oxigenación, sin resolver el problema definitivamente. A este tipo pertenece la operación de Blalock-Taussig. Es importante destacar que, a pesar de su notable mérito en el desarrollo de esta técnica, en este caso el nombre de Vivien Thomas se ha caído de las páginas de la Historia de la Medicina.


Consiste en la conexión de la arteria subclavia derecha con la arteria pulmonar derecha, incrementando el flujo de sangre que circula por el territorio pulmonar y evitando la válvula cardíaca obstruida.

b) CORRECTIVAS: pueden realizarse a partir de los 3 meses de edad, si bien puede demorarse hasta el 1º - 2º año de vida, siempre que la vida del niño no corra peligro. Se trata de una intervención única que permite corregir el problema de la deficiente oxigenación tisular en un solo paso. Para ello, se procede a cerrar la comunicación interventricular (con un parche), se corrige la estenosis pulmonar con diversas técnicas y se trata de alinear la aorta cabalgante. 

Hasta hace relativamente poco tiempo, estas técnicas debían realizarse a corazón abierto, empleando circulación extracorpórea y con el pequeño paciente sometido a hipotermia inducida.

Hoy en día, mediante cateterismo puede cerrarse la comunicación interventricular, con dispositivos tipo "amplatzer" (pieza en forma de doble paraguas que se abre al ser colocada en el orificio de la comunicación), a la vez que se repara el defecto pulmonar mediante válvulas biológicas montadas sobre un stent, que se despliega mediante un catéter balón.


Doctora Helen B. Taussig (1898 - 1986)

EL FUTURO

El incremento de la vida útil de las válvulas cardíacas artificiales permite reducir la tasa de re-intervenciones. En pacientes adultos, la duración de una válvula pulmonar oscila entre 12 y 30 años. Sin embargo, en los niños, un corazón en continuo crecimiento obligaría a las necesarias adaptaciones.

La terapia con células madre podrá conseguir la creación de válvulas biológicas idénticas al tejido cardíaco del mismo paciente, evitando rechazos al ser asumida como una parte del propio organismo.

CINEFILIA


En esta película y en "Manos milagrosas" (Thomas Carter, 2009), tanto el Doctor Vivien Thomas como el Doctor Ben Carson (Cuba Gooding Jr.) demuestran una excepcional habilidad como jugadores de billar americano o pool, entretenimiento para el que resulta fundamental una excelente coordinación ojo - cerebro - mano.


Paul Newman y Jackie Gleason son Eddie Felson y El Gordo de Minnesota

De no ser por su mala vida, quién sabe si el certero Eddie "Relámpago" Felson (Paul Newman) de "El buscavidas" (Robert Rossen, 1961) y "El color del dinero" (Martin Scorsese, 1986) hubiera sido un reputado cirujano...


miércoles, 6 de enero de 2016

TRASPLANTES FANTÁSTICOS: A PROPÓSITO DE "INHALE", "NEGOCIOS OCULTOS" Y "REPO MEN"



- "¿Qué vamos a hacer, Diane?"

El fiscal Stanton (Dermot Mulroney) a su esposa Diane (Diane Kruger)

En nuestra humilde opinión, si bien existe una amplia lista de películas que abordan de manera directa o colateral cuestiones relacionadas con los trasplantes de órganos, desde el punto de vista médico solemos plantearles frecuentes objeciones. Algunas, porque depositan en la sensiblería y en el simplismo su atractivo taquillero; otras porque su guión no se ajusta demasiado a la realidad, si bien resultan interesantes como elementos útiles para el debate bioético. No olvidemos que estamos hablando de cine, no de ciencias exactas, y por lo tanto, de entretenimiento.

Una de estas últimas es "Inhale" (Baltasar Kormákur, 2010). Algún crítico como Federico Furzán define esta cinta como una oportunidad desaprovechada, debido especialmente a su endeble guión, una obra de Christian Escario llevada a la pantalla por Walter Doty y John Claflin.

Esta película es valiente, porque afronta descarnadamente uno de los tabúes de nuestra sociedad moderna: el tráfico de órganos. Y para ello traslada la acción a la cinematográfica frontera entre los Estados Unidos y MéjicoTan solo en los EEUU, la demanda de órganos es 10 veces superior a la oferta.

Paul Stanton (Dermot Mulroney) es un fiscal ocupado en la acusación de Luis Ruiz (Abraham Chaidez) un padre de familia que decidió tomarse la justicia por su mano para vengar los abusos sexuales cometidos contra su hijo por Matt Pechynski (James Tarwater), un pederasta reincidente.


Dermot Mulroney es el fiscal Stanton

Desde un primer momento, Kormákur intenta enfrentarnos como espectadores ante situaciones de elevada carga moral, si bien no exentas de cierto maniqueísmo: aunque les repugne, los buenos están obligados por su trabajo a la defensa de los intereses de los malos. Y viceversa: existen médicos que cometen delitos para obtener el dinero necesario que les permita mantener abiertas las puertas de sus clínicas para los marginados de la sociedad.

Además de una loable dirección de fotografía a cargo de Òttar Gundnason, destacamos la selección de exteriores: las desérticas inmediaciones de Santa Fe y Las Vegas (Nuevo Méjico - Estados Unidos)

Cada atardecer, al regresar al hogar, la cruel enfermedad de su hija Chloe (Mia Stallard) y la angustia de su esposa Diane (Diane Kruger) sitúan a Stanton ante un dilema. Al fin y al cabo, es un representante de la ley que terminará por saltarse todas las barreras en la procura de un trasplante pulmonar salvador de la vida de su pequeña.


La Doctora Rubin (Rosanna Arquette), ante la gravedad de la situación, sugiere veladamente a los desesperados padres la posibilidad de una solución ilegal para el trasplante de Chloe. Por ello el fiscal Stanton decide cruzar la frontera mejicana para alcanzar Ciudad Juarez, guarida de delincuentes y depravados. Su objetivo es un enigmático personaje, el Doctor Navarro. Para alcanzarlo Stanton contará con la codiciosa colaboración de un grupo de niños de la calle, capitaneados por Miguel "El Jefe" (Krystian Ferrer), y con la del infortunado travesti Carlos - "Inés" (César Ramos), sojuzgado por la mafia local.

TRASPLANTE PULMONAR

Existen diversas patologías subsidiarias de un trasplante de pulmón, que debe realizarse reemplazando el órgano enfermo por uno o ambos sanos capaces de garantizar la supervivencia del paciente. 

La fibrosis quística es una de ellas, la enfermedad probablemente padecida por la pequeña Chloe; en diferentes escenas contemplamos  cómo es tratada en su domicilio y en el hospital con inhaladores y oxigenoterapia. Ante el deterioro avanzado de su patología, la niña queda incluida en la lista del UNOS (United Network for Organ Sharing), la administración que coordina la red Organ Procurement and Transplantation Network (OPTN)


UNOS es una organización privada sin ánimo de lucro que coordina el sistema de trasplantes en EEUU bajo un contrato federal, otorgado por primera vez en 1986, que permanece vigente en la actualidad. Desde el principio, UNOS ha sido la única organización responsable de la administración de la OPTN.

En EEUU, en 1984 el Congreso de los EEUU aprobó la Ley Nacional de Trasplantes de Órganos, prohibiendo la venta de órganos humanos y convocando la creación de una red nacional capaz de recuperar y administrar los órganos. Se creó la OPTN y se le asignó la tarea de desarrollar políticas equitativas de distribución de órganos. 

Este tipo de intervenciones (con circulación extracorpórea) suelen durar varias horas y exigen la presencia de personal experto y cualificado (cirujanos, anestesistas, plantilla de enfermería), quirófanos adecuados (tanto para la extracción como para la implantación de los órganos) y un sistema de transporte especializado, rápido y fiable.

"Inhale" resulta poco creíble en estos aspectos. El sistema de extracción de los órganos a partir de los cadáveres en Méjico se nos antoja primitivo y carente de las mínimas garantías sanitarias, aunque probablemente sea incluso peor en muchas circunstancias reales.


Jordi Mollá es el inspector Aguilar

El elenco de personajes se completa con el corrupto sargento Aguilar (Jordi Mollá), el cínico Doctor Martínez (Vincent Pérez) o el político James Harrison (Sam Shepard), el primero en saltarse la lista oficial para comprar un órgano ilegal en Méjico, en colaboración con su cardiólogo, el Doctor Henry White (David Selby)

"Inhale" no deja títere con cabeza: políticos, gobiernos, administraciones sanitarias, médicos... Su final nos enfrenta directamente a la pregunta crucial: ¿qué haríamos cada uno de nosotros ante la misma situación? 

CUESTIONES LEGALES

El tráfico de órganos ha pasado de ser una leyenda urbana a convertirse en una desgraciada realidad. En marzo de 2015, catorce naciones europeas firmaron en Santiago de Compostela el primer tratado internacional que tipifica como delito esta práctica (Convenio contra el Tráfico de Órganos del Consejo de Europa). La ley podrá caer sobre los intermediarios en la compraventa de órganos, el personal sanitario que participe en las intervenciones e incluso sobre los propios receptores, en especial cuando no se trate de situaciones de vida o muerte.

Además de España, con un modélico sistema de Organización Nacional de Trasplantes, al convenio se adhirieron Albania y Moldavia, dos estados en los que se tiene constancia que se han producido venta de órganos, mientras otros como Rusia, Armenia y Kosovo, en los que también se han acreditado extracciones clandestinas, todavía no han firmado su adhesión.

La historia de Oscar Garay pagando por un trasplante de hígado en China que en España le había sido denegado debido a sus múltiples enfermedades (hepatocarcinoma multicéntrico, tratamiento con quimioembolización arterial selectiva sin respuesta en dos ocasiones, progresión tumoral, cirrosis hepática VHC) es digna de ser llevada algún día a la gran pantalla.




Respecto al tráfico de órganos y el sórdido mundo donde se desarrolla, la acción de "Negocios ocultos" (Stephen Frears, 2002) nos traslada al Londres que los turistas no suelen ver. Okwe (Chiwetel Ejiofor) es un cirujano nigeriano caído en desgracia, emigrante ilegal del que conoceremos su verdadero pasado a medida que avanza la película. Por el día se gana la vida como taxista de una pequeña compañía, y por las noches, completa su dura jornada laboral como recepcionista en un hotel.



Las pocas horas que dispone para el descanso son compartidas con Senay Gelik (Audrey Tautou, en un papel antagónico al de la popular "Amelie" de Jean-Pierre Jeunet, 2001), una joven refugiada turca que trabaja como limpiadora en el hotel. Poco a poco, ambos se verán envueltos en las confabulaciones del malvado Juan - alias Sneaky (excelente y convincente Sergi López), un personaje sin escrúpulos que dirige una red ilegal de tráfico de órganos obtenidos mediante el fraude y la explotación de los inmigrantes más desesperados.

Basada en "Hotels and Dirty Pretty Things", una historia del escritor Steven Knight, Frears nos presenta una galería de personajes que sobreviven en el submundo de la capital británica, un crisol de razas que ha ido transformando en las últimas décadas la realidad social del país. A destacar la ironía de la prostituta Juliette (Sophie Okonedo) y la solidaridad de Guo Yi (Benedict Wong), el encargado del crematorio del hospital, gran aficionado al ajedrez.




Sergi López es el cínico Juan - Sneaky

Desde la óptica médica, existen varios detalles destacables. El primero hace referencia a las increíbles nefrectomías realizadas en la habitación 510 del "Hotel Baltic" en el que trabajan Okwe, Senay y Sneaky, sin las más mínimas condiciones asépticas, inconveniente que intenta de resolver el médico en la intervención clave de esta película.

El segundo detalle relaciona la resistencia al sueño de Okwe con el consumo de hoja de coca, debido al efecto estimulante que se consigue masticando las hojas de la planta erythroxylon coca, que minimiza el hambre, la sed y la fatiga.


Erytroxylon coca

Cuando su jefe descubre que Okwe es médico, le solicita diagnóstico y tratamiento para una incómoda utetritis, probablemente una gonorrea, enfermedad de transmisión sexual que también padecen varios empleados de la compañía de taxis. La amoxicilina será el alivio para todos sus males.



REPO MEN


"Gracias a la ciencia biomédica moderna, se acabaron las esperas... y las oraciones"

La situación actual del tráfico de órganos y los trasplantes ilegales en el mundo nos sitúa ante la segunda película de esta entrada, "Repo Men" (Miguel Sapochnik, 2010), un malogrado thriller de ciencia-ficción que nos transporta a un futuro incierto no muy lejano sometido por The Union, una empresa encargada de la fabricación de órganos artificiales para sustituir a los naturales. 


Jude Law es Remy


Como el precio de tales ingenios resulta muy elevado, existen unos macabros especialistas encargados de recuperar las piezas que sus propietarios no pueden pagar a plazos, los repo men, una mezcla de  esbirros paramilitares, caza recompensas y cirujanos desalmados. A este grupo de matones tatuados con el anagrama de su empresa pertenecen Remy (Jude Law) y Jake (Forest Whitaker), obligados por director y guionistas a realizar probablemente las peores interpretaciones de sus dilatadas y exitosas carreras. A medida que avanza la acción, nos percatamos que la mayoría de los humanos portan aparatos de The Union, y la película se convierte en una auténtica carnicería.




Forest Whitaker es el despiadado Jake


Esta película resulta un pastiche que mezcla filosofía existencialista barata y mecánica cuántica, concretamente la popular paradoja del gato de Schrödinger.





La concepción y la estética de los repo men se inspira en la de los míticos blade runners de Ridley Scott, pero hasta ahí llega la comparación. A pesar de su dudosa calidad cinematográfica, esta película presenta detalles interesantes para la medicina. Uno de ellos es el corazón mecánico, de marca Jarvik, del cual existen diferentes variaciones y modelos.



Doctor Robert Jarvik

El Doctor Robert Jarvik (1946) es un médico y científico estadounidense que desarrolló el corazón artificial Jarvik-7. Máster en ingeniería mecánica por la Universidad de Nueva York, trabajó con el Doctor Willem Johan Kolff en la Universidad de Utah. Kolff, de origen holandés, es conocido por haber inventado la primera máquina de diálisis.  Y es que La construcción y funcionamiento de órganos artificiales ha sido una de las aspiraciones de la medicina biomecánica a lo largo del pasado siglo XX.



UN POCO DE HISTORIA

Vladimir.P. Demikhov (1916-1998) podría protagonizar cualquier disparatado guión de ciencia - ficción. Entre 1937 y 1954 desarrolló una carrera científica experimental que le llevó a realizar los primeros trasplantes artificiales de corazón y corazón - pulmón en perros. En 1954 llevó a cabo el primer trasplante de cabezas, también en perros.


Ya en 1928, Sergei Brukhonenko aseguraba haber mantenido con vida durante 190 horas la cabeza de un perro conectada a una máquina denominada autojector. De esta manera, la sangre oxigenada alcanzaba el cerebro a través de las arterias, y mientras estuvo viva, la cabeza del desdichado animal respondió a estímulos sonoros, físicos y auditivos.


Basándose en estos macabros trabajos de Brukhonenko, Demikhov intentó con monos y ratones construir una máquina híbrida animal - robot, probablemente destinada a fines militares. Finalmente se decidió por perros de raza Collie, como la popular "Lassie", considerados los más inteligentes por los soviéticos. Tras 10 años sin éxito, el aberrante proyecto se canceló en 1969, quedando pendiente una intervención todavía imposible para la cirugía actual: el trasplante de cerebro.


Quién sabe si la productora de Walt Disney quiso ridiculizar los experimentos de Brukhonenko en "The Mad Doctor" (David Hand, 1933). Un científico chalado llamado Mad secuestra a Pluto, el inseparable compañero de Mickey Mouse, con la intención de realizar con el perro un terrible experimento: cortarle la cabeza para implantársela a una gallina y comprobar si de los huevos puestos por el engendro nacerían pollitos con cabezas caninas.


En 1953, el Doctor John H. Gibbon empleó por primera vez una máquina sustituta de corazón y pulmón en una intervención quirúrgica a corazón abierto, si bien esta no puede contemplarse como un corazón artificial sensu stricto

En 1957, Tet Akutsu y Willem Kolff iniciaron un ambicioso programa sobre trasplantes artificiales de corazón en la Clínica Cleveland. Casi a la par, en 1958, el cirujano cardíaco argentino Doctor Domingo Liotta (1924), comenzó sus estudios experimentales en Lyon (Francia) y más tarde en la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina). Este especialista describió tres tipos de transplantes dentro del saco pericárdico de perros que utilizaban fuentes de energía externa difrentes: un motor eléctrico implantable, una bomba rotatoria implantable con un motor eléctrico externo y una bomba neumática.



Doctor Domingo Liotta

Desde 1963 a 1966, en el Hospital Metodista de Houston (Texas), los doctores Liotta, E. Stanley Crawford y Michael DeBakey implantaron diversos dispositivos de asistencia ventricular (primero derecha, luego izquierda). En octubre de 1966, DeBakey y Liotta implantaron un dispositivo extracorpóreo de este tipo.

El 4 de abril de 1969, los doctores Denton A. Cooley y Liotta reemplazaron el corazón de un paciente por un corazón mecánico que colocaron dentro de su pecho en el Texas Heart Institute de Houston, a la espera que apareciera un donante definitivo.

EL JARVIK 7

Paul Winchell es otro curioso personaje. Actor y ventrílocuo profesional, prestó su voz a innumerables personajes televisivos. Fue el inventor del primer corazón artificial, ayudado por el Doctor Henry Heimlich. En 1963 consiguió la patente para su prototipo presentado en 1956. A partir de la patente donada por Winchell a la Universidad de Utah, Robert Jarvik fue desarrollando diferentes modelos que culminaron en la creación del Jarvik 7.


Paul Winchell

En 1982, un equipo de cirujanos implantaron un Jarvik 7 a Barney Clark en la Universidad de Utah, un dentista que sobrevivió 117 días con este ingenio mecánico. Sin embargo fue William Schroeder el superviviente más longevo: 620 días con un Jarvik 7.




En la actualidad, este tipo de dispositivos tan solo se utilizan para casos muy concretos y graves que esperan, a corto plazo, un trasplante cardíaco normal.

El 2 de julio de 2001, en el Jewish Hospital de Lousville (Kentucky), un Corazón de Reemplazo Implantable de AbioCor, fabricado por la empresa AbioMed de Danvers (Massachusetts) le fue colocado a Robert Tools. Se trataba del primer corazón artificial autónomo. Este paciente sobrevivió 151 días con su corazón artificial.

Uno de los últimos avances se debe a la empresa francesa Carmat S.A. Se trata de un prototipo con sensores electrónicos integrados, fabricado con tejidos animales tratados químicamente (biomateriales). Puede utilizarse en casos de insuficiencia cardíaca terminal y su vida útil alcanza los 5 años (230 millones de latidos). El primer implante  de este tipo tuvo lugar en el Hospital Europeo Georges Pompidou de París (Francia). El paciente de 75 años falleció 75 días después de la operación.