miércoles, 16 de diciembre de 2015

A PROPÓSITO DE "THE KNICK": PRIMERA TEMPORADA



Aunque este blog se dedica a la exploración de los estrechos vínculos existentes entre el cine y la medicina (o viceversa), y a pesar de que "The Knick" (Steven Soderbergh, 2014) no es una película sensu stricto sino una serie de televisión, son tantos y valiosos los elementos de juicio que los guionistas Jack Amiel, Michael Begler y Steven Katz nos proponen que no hemos podido rechazar el reto de comentar tan innovadora perspectiva sobre los preludios de la cirugía moderna.




Panorámica de Nueva York en 1900

Aparentemente desencantado con el sistema cinematográfico (como afirma el crítico Carlos Reviriego) cuando Steven Soderbergh afrontó el reto de filmar "The Knick" quiso hacerlo en primera persona, legando a la posteridad una obra de autor marcada con su impronta particular, como si en lugar de una serie destinada a la pequeña pantalla se tratase de una espléndida estampa cinematográfica de la sociedad neoyorkina de principios del siglo XX: esmerada estética y vestuario, magnífica dirección de fotografía, escenografía y diálogos bien trabajados, retrato excepcional de los personajes, una trama que engancha al espectador desde el principio y un asesoramiento técnico solvente tanto en medicina como en historia y sociología. 

Y aunque indudablemente existe una evidente línea argumental, el interés se mantiene vivo gracias al perfecto ensamblaje de las distintas subtramas que giran como satélites alrededor de la presencia estelar de los personajes principales.




Steven Soderbergh

El Archivo Burns, una impresionante colección de más de 1 millón de fotografías e historias clínicas del período 1840-1950, resultó fundamental para la puesta en escena de la serie. Su comisario, el Doctor Stanley B. Burns, profesor de la NYU Langone Medical Center desempeñó también labores de asesor médico en esta producción.




Quirófano anfiteatro de 1899 (Archivo Burns)

Existe incluso un libro digital que hará las delicias de los fans de esta serie, "The Knick: anatomía de una serie", que aporta una estimable información sobre las notas de producción, el montaje y la edición de las 465 horas, 30 minutos y 50 segundos de la primera temporada de esta serie de Cinemax, "la hermana pequeña" de HBO.


Clive Owen es el Doctor Tackery

Además de productor ejecutivo, el actor británico Clive Owen resolvió con solvencia la encomienda del director encarnando al Doctor John Tackery, cirujano jefe del Hospital Knickerbocker en la Nueva York de principios del siglo XX. Y para redondear la tarea de la anacrónica, hipnótica e inquietante banda sonora de la serie se encargó el compositor Cliff Martínez, un asiduo en las cintas de Soderbergh, y que en su amplio curriculum profesional luce destacadas colaboraciones con las bandas del Capitan Beefheart y los Red Hot Chili Peppers.


El músico y compositor Cliff Martínez

Múltiples han sido las series televisivas centradas en el mundo de los médicos y de la medicina, desde "House" (creada por David Shore, 20004 - 2012), que me cautivó en sus primeros capítulos para irme hastiando a medida que se desarrollaban los siguientes episodios, donde el protagonista (Hugh Laurie) esgrime altas dosis antisociales y bastantes semejanzas con el Doctor Tackery (soberbio, genial, imprevisible, toxicómano...), hasta "Urgencias" (el exitoso producto de Michael Chrichton, 1994 -2009) que supuso el despegue hacia la fama del galán George Clooney en el papel del pediatra Doug Ross. Sin embargo una vez más desde esta plataforma confesamos nuestra predilección por la comedia "Doctor en Alaska" (original de Joshua Brand y John Falsey, 1990 - 1995), surrealista relato de las peripecias del Doctor Fleischmann (Rob Morrow) un joven médico neoyorkino aislado en los trasnochados y helados parajes de Alaska, ni siquiera superada por la delirante miniserie británica "Diario de un joven doctor" (Alex Hardcastle, 2012), basada en los estupendos relatos de Mijail Bulgakov y con Jon Hamm y Daniel "Harry Potter" Radcliffe como protagonistas.




EL HOSPITAL KNICKERBOCKER

El término "knickerbocker" hace referencia a los típicos pantalones con los que se ataviaban a principios del siglo XVII los primeros colonos holandeses de Nueva Ámsterdam. Popularizado por el escritor Washington Irving en 1809 cuando escribió la sátira "Historia de Nueva York contada por Dietrich Knickerbocker", desde entonces se ha convertido en  la referencia de los descendientes de aquellos pioneros, y por extensión, a todos aquellos los relacionados con la Gran Manzana.



En 1862, en sus orígenes el Hospital Knickerbocker constituía el Manhattan Dispensary, ubicado en la entonces parte alta de la ciudad tal y como puede comprobarse en la ilustración cortesía de la Biblioteca Nacional de Medicina. Se dedicaba a tratar a los soldados de la Unión heridos en las batallas de la Guerra de Secesión estadounidense (1861 - 1865).

Su fundador fue James Hood Wright, un empresario ferroviario relacionado con el banquero J.P. Morgan. A partir de 1894, tras su repentino y accidental fallecimiento, el nosocomio pasó a denominarse J. Hood Wright Memorial Hospital. Pero debido a razones económicas, y a que el nombre del hospital podía llevar a engaños identificándolo como un centro particular que ahuyentaba las imprescindibles contribuciones económicas de otros mecenas, a partir del verano de 1913 pasó a denominarse Hospital Knickerbocker, para así poder atender mejor a la población de referencia de Harlem Oeste.

Existe pues un primer error de ambientación en la serie, pues comienza a desarrollarse en el año 1900 cuando el hospital todavía no podía llamarse Knickerbocker, tal y como podemos comprobar en repetidas escenas en el letrero que adorna su portalón de entrada.



A pesar de encontrarse en el barrio que fue el centro cultural afroamericano de Nueva York, la realidad asistencial del mismo no consiguió sacudirse las acusaciones de racismo, una lacra denunciada también en varios capítulos de  "The Knick".


Durante muchos años Harlem fue un barrio de negros para el disfrute de los blancos. Su ambiente colorista y transgresor fue retratado magistralmente en "Cotton Club" (Francis Ford Coppola, 1984)


W. C. Handy (1873 - 1958)


El famoso compositor y músico W.C. Handy, "el padre del blues", pasó varias horas en una ambulancia gravemente enfermo esperando que los médicos decidieran si aceptaban o no su ingreso en el Knickerbocker.




En mayo de 1959, la cantante Billie Holiday también fue atendida en este hospital tras sufrir un colapso en su domicilio. Minada su salud por el alcohol y las drogas, su deterioro hepático y cardíaco era de tal magnitud que falleció pocas semanas después en otro centro especializado. 

El constante endeudamiento del Knickerbocker obligó a cerrarlo en la década de los 70, hasta que el estado de Nueva York decidió hacerse de nuevo cargo de él renombrándolo Arthur C. Logan Memorial Hospital, en honor de estel eminente cirujano de color médico personal de Duke Ellington, Billy Strayhorn y Martin Luther King. Pero ni la iniciativa privada inicial ni la posterior gestión pública consiguieron evitar su cierre definitivo en 1979.



En la actualidad este edificio alberga una residencia para la tercera edad bajo el patronazgo de la institución episcopaliana fundada por el reverendo M. Moran Weston.

A propósito de gerentes desleales, uno de los personajes más sugerentes de "The Knick" es Herman Barrow (Jeremy Bobb), un tramposo sin escrúpulos que no duda en sustraer recursos económicos a la institución para su propio beneficio: comercio con cadáveres para disección, hurto, estafa en la instalación eléctrica del hospital... siempre en franca connivencia con astutos mafiosos y rufianes como el gánster irlandés Bunky Collier (Danny Hoch) o el taimado asesino y traficante chino Ping Wu (Perry Wu)



Jeremy Bobb es el gerente Barrow

CINEFILIA

El tema "U.M.M.G. (Upper Manhattan Medical Group)" fue compuesto por Billy Strayhorn en honor del Dr. Arthur C. Logan, e interpretado por la orquesta de Duke Ellington.



EL TRÁFICO DE CADÁVERES.

Peter Kernahan, un experto en Historia de la Medicina de la Universidad de Minnesota entiende que los guionistas de "The Knick" se apartaron de la realidad en este aspecto. Si bien resulta factible que un conductor de ambulancias tuviera una mayor facilidad para disponer de los cadáveres de los fallecidos durante su traslado al hospital, también es cierto que la ciudad de Nueva York fue una de las primeras en disponer de una estricta legislación que penalizaba el robo y la venta de cadáveres.

De esta manera sólo los cuerpos de los difuntos que nadie reclamara podían ser utilizados para estudios médicos. Desde 1830, estas leyes contemplaban el suministro constante y gratuito de cadáveres que demandaban los anatomistas.



Historias como la de "El ladrón de cadáveres" (Robert Wise, 1945) quedarían circunscritas al ámbito estrictamente artístico y literario (Robert Louis Stevenson - 1884).

EL DOCTOR WILLIAM S. HASLTED

El Doctor Tackery es un personaje de ficción, no lo es tanto el Doctor William Steward Halsted (1852-1922). Nacido en el seno de una distinguida familia de Nueva York, estudió en la Universidad de Yale; en 1877 obtuvo el título de médico en la Universidad de Columbia. Trabajó como interno en varios nosocomios de la Gran Manzana, como el Bellevue Hospital y el New York Hospital

Entre 1878 y 1880 completó su formación como cirujano en Europa junto a los mejores especialistas del momento. A su regreso a Nueva York se estableció en una consulta privada, llegando a trabajar en 6 hospitales diferentes e impartiendo clases de cirugía.




Doctor William S. Halsted (1852-1922)

Entusiasta de los métodos antiséptico y aséptico, comenzó a emplear la cocaína como anestésico. En esta etapa se inicia su dependencia de esta droga, que posteriormente sustituyó por la heroína. En 1886 habría de someterse en Providence a su primera cura de desintoxicación.

En "The Knick" contemplamos como el Doctor Tackery ingresa en una clínica de desintoxicación donde emplean heroína como sustitutivo de la cocaína. Tackery era un asiduo de los fumaderos de opio de Chinatown, instalados a lo largo de Mott Street, y especialmente del local regentado por el peligroso mafioso chino Ping Wu, donde disfrutaba de los favores de la solícita Lin-Lin (Ying Ying Li).




Chinatown en 1900

Mott Street recibía su nombre en homenaje a Lucretia Coffin Mott (1793-1880), una incansable activista en la defensa de los derechos de la mujer, reformadora social y abolicionista.

La heroína es una droga derivada de la morfina. El químico británico Charles Romley Alder Wright (1844-1894) fue el primero en obtener dicha sustancia a partir de la acetilación del clorhidrato de morfina, siendo comercializada en 1898 por el laboratorio Bayer como antitusivo y sustituto de la morfina. En 1913, la empresa alemana suspendió su fabricación tras haberse demostrado su elevado potencial adictivo.



En 1890 Halsted fue nombrado primer cirujano jefe del hospital de la Universidad Johns Hopkins, y dos años más tarde, primer profesor de cirugía de su facultad de Medicina.

Para evitar la dermatitis por contacto que padecía su enfermera ayudante de quirófano, su futura esposa Carolina Hampton, el Doctor Halsted encargó a la firma Goodyear la fabricación de unos guantes de goma que de esta manera comenzaron a usarse de manera generalizada en todos los quirófanos.




Eve Hewson es la enfermera Elkins

Carolina Hampton parece haber inspirado dos personajes de esta serie televisiva. Por una parte, el de la enfermera Lucy Elkins (Eve Hewson), fiel ayudante y servicial amante del Doctor Tackery, al que llega a suministrarle cocaína de estraperlo durante la carencia provocada por la guerra contra Filipinas (1899-1902). Por otra parte, dado su origen aristocrático, la acaudalada Cornelia Robertson (Juliet Rylance) presenta determinados rasgos característicos de la verdadera Carolina Hampton.




Juliet Rylance es Cornelia Robertson

EL DOCTOR ALGERNON EDWARDS

Bajo el generoso patronato de la acaudalada familia Robertson, el Doctor Algernon Edwards (André Holland) intentó abrirse paso en el servicio de Cirugía del Knick, debiendo luchar contra el rechazo y el racismo que provocaba la presencia en aquellas instalaciones de un cirujano de color. Hijo del cochero Jesse Edwards (Leon Addison Brown) y de la cocinera familiar (LaTonya Borsay), el Doctor Edwards se había graduado en Harvard para desarrollar posteriormente una exitosa carrera profesional en los mejores hospitales de Inglaterra (St. Thomas de Londres) y Francia.




André Holland es el Doctor Edwards

Según Karen Kruse Thomas, historiadora de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, para personificar a Edwards los guionistas podrían haberse inspirado en el sociólogo panafricanista William Edward Burghardt Du Bois (1868-1963) y en el Doctor Louis T. Wright (1891-1952), destacado investigador clínico miembro de la Asociación Médica Americana, que rechazando el segregacionismo imperante en su Georgia natal había emigrado para graduarse con honores en la Facultad de Medicina de Harvard.




W.E.B Du Bois (1868 - 1963)




Doctor Louis T. Wright (1891 - 1952)

Activista en pro de los derechos civiles, el Doctor Wright se convirtió en el primer médico de color del cuerpo de policía de Nueva York y también el primer cirujano jefe del Hospital de Harlem.

EL DOCTOR BERNARD CHICKERING JR

El entrañable Bertie Chickering (Michael Angarano) encarna al alimón el sentimiento de admiración y rechazo ante el comportamiento del Doctor Tackery. Comenzó siendo uno de sus discípulos predilectos, encargado fundamentalmente de las labores de anestesia y hemostasia quirúrgicas, para convertirse posteriormente en la mano derecha del Doctor Edwards mientras duró su cura de desintoxicación. Sin ser conocedor de aquella realidad, pugnaba también con su maestro por el amor de la enfermera Elkins.




Michael Angarano es el Doctor Bertie Chickering

Los procedimientos de Tackery y su tremenda egolatría siempre fueron objeto de las críticas del Doctor Bernard Chickering Sr (Reg Rogers), más proclive a que su hijo desarrollara su brillante carrera como cirujano bajo el patronazgo de otro maestro más ortodoxo.

PLACENTA PREVIA

La primera cesárea abdominal por placenta previa data de 1892. Anteriormente, durante los siglos XVIII y XIX, se practicaba la rotura de membranas, metreuresis y la cesárea vaginal.

"El procedimiento falló, no usted". Con estas palabras se dirige el Doctor Tackery a su jefe, el Doctor Jules M. Christiansen (Matt Frewer), máximo responsable quirúrgico del Knick, tras perder la vida de la Sra. Warren (Kate Easton) y su hijo sobre la mesa de operaciones. 




Matt Frewer es el Doctor Christiansen

Un shock hemorrágico se llevaría por delante la vida de la mujer a la que el equipo quirúrgico intentaba practicarle una cesárea por placenta previa en menos de 100 segundos. Pero esta desafortunada no sería la única víctima aquel día entre los presentes en el anfiteatro quirúrgico del Knick, por cierto, construido en madera para el rodaje de "The Knick", pero que en la realidad debería ser de una material menos poroso y fácil de limpiar como el mármol.



La posición de Trendelenburg se utiliza para colocar al paciente que permanece en decúbito supino con la cabeza en un plano más bajo que los pies, con la finalidad de facilitar el retorno de un mayor volumen de sangre al corazón desde el sistema de la vena cava inferior. Se trata de una de las primeras medidas para evitar la hipotensión que ocurre durante un shock hipovolémico y neurogénico.

Debe su nombre al célebre cirujano alemán Friedrich Trendelenburg (1844-1924), que había sido alumno del Doctor Joseph Lister en la Universidad de Edimburgo.



En esta serie comprobamos cómo el Doctor Christiansen da la orden a sus ayudantes para que coloquen a la paciente que se está desangrando en posición de Trendelemburg. El postrer suicidio del veterano Christiansen dejó despejado el camino de Tackery hacia la dirección quirúrgica. Siempre guardó respeto y gratitud por el que fuera su maestro y amigo, con el que compartía además su adicción a la cocaína y su gusto por los sempiternos botines blancos.

Actualmente, la frecuencia de la placenta previa ha quedado establecida en 1 caso por cada 200 partos, siendo más habitual en multíparas (cuanto más embarazos mayor riesgo) y en gestantes de mayor edad. La mortalidad asociada oscila entre el 2 - 3%, siendo precisas las transfusiones en el 10% de estas intervenciones.

TAGLIACOZZI Y LOS COLGAJOS CUTÁNEOS

Gaspare Tagliacozzi (1545-1599) está considerado como uno de los pioneros de la cirugía plástica y reconstructiva. En 1568, dos años antes de finalizar sus estudios en la Universidad de Bolonia, comenzó sus prácticas en el Hospital de la Muerte, auspiciado por hermandad homónima que se encargaba del cuidado de los reos condenados a la pena capital. De esta manera Tagliacozzi tenía accesibilidad a los cadáveres de los ejecutados que empleaba en sus disecciones.



Aprendió y mejoró el procedimiento de los cirujanos sicilianos Gustavo y Antonio Branca, que ya en el siglo XV utilizaban colgajos cutáneos de la parte medial del brazo para sus reconstrucciones nasales. El Doctor Tackery empleó esta misma técnica clásica italiana para reparar los devastadores daños que la sífilis había causado en la nariz de su  antigua amante, la hermosa Abigail Alford (Jennifer Ferrin).




Jennifer Ferrin es la desdichada Abigail Alford


LA SÍFILIS Y EL CLUB DE LOS SIN NARICES

En la sífilis terciaria, que puede desarrollarse entre 1 y 20 años después del primer contagio, se forman unas lesiones cutáneas ulceradas y granulomatosas denominadas gomas sifilíticos o sifilomas. Debido a este proceso inflamatorio crónico y a la necrosis, las úlceras pueden ocasionar la destrucción de la piel, los cartílagos, la mucosa y los huesos nasales, como en el caso de la desdichada Sra. Alford.



Los daños en el apéndice nasal también podían asociarse al padecimiento de la viruela. En febrero de 1874, en Londres, a instancias de un excéntrico caballero llamado Mr. Crampton empeñado en reunir a un notable grupo de personas con dicha deformación, se constituyó el primer club de los sin narices, que se reunieron periódicamente cada mes durante un año hasta el deceso de su extravagante patrocinador.

UNA VISIÓN CRÍTICA DE "THE KNICK"

Por supuesto vamos a referirnos a la historia de la medicina. Corresponde al médico e historiador de la Universidad de Michigan, el Doctor Howard Markel, especialista en el período 1870-1920, y autor de "An Anatomy of Addiction: Sigmund Freud, William Halsted, and the Miracle Drug Cocaine".



Uno de los aspectos más criticados hace referencia a una serie anacronismos presentes en la serie televisiva: el caos y la corrupción del sistema de ambulancias, personificado en el irascible fullero irlandés Tom Cleary (Chis Sullivan), la presencia de un cirujano de color en un hospital de la Gran Manzana, el uso de la anestesia epidural y el uso terapéutico de la cocaína.




Chis Sullivan es Tom Cleary

Como curiosidad mencionar que la primera ambulancia automóvil comenzó a circular por Nueva York en 1900. Era eléctrica, con dos caballos de potencia en los motores de su eje trasero. Su velocidad apenas superaba los 20 kilómetros por hora.

CINEFILIA

Entre 1844 y 1847 se desató en Irlanda una terrible hambruna por culpa de una epidemia que arrasó los cultivos de patata, base del sustento cotidiano de la mayoría de sus habitantes. Esta plaga del tizón tardío (rancha, roya o mildiú de la patata) fue provocada por un organismo protista, Phytophtora infestans.



Comenzó entonces una emigración masiva hacia los Estados Unidos, con los billetes de barco pagados incluso por los terratenientes ingleses, que entonces explotaban a los campesinos menesterosos. Al no disponer de medios, la mayoría de los que viajaron a los Estados Unidos se instaló en Nueva York, y más concretamente en el enclave conocido como Five Points, un infame sumidero donde campaban a sus anchas bandas de delincuentes, prostitutas y villanos, caldo de cultivo para enfermedades como la disentería, el cólera, la tuberculosis y la fiebre tifoidea, en exiguas chabolas de madera donde el hacinamiento y la miseria apenas mejoraban la infortunada situación socio-sanitaria de sus orígenes.



Casi la mitad de los irlandeses de Five Points procedía de los condados de Sligo, Cork y Kerry, como el matón Tom Cleary. Se estima que en 1847, solamente del condado de Cork, partieron cada día 200 personas hacia los Estados Unidos.

"Gangs of New York" (Martin Scorsese, 2002) es un fiel retrato cinematográfico de las condiciones de vida en el enclave de Five Points, un relato de la rivalidad política y social entre los nativos americanos y los inmigrantes que llegaban en oleadas procedentes de Irlanda (pero también desde Alemania, Escandinavia, Italia meridional, China y las comunidades judías de Polonia, Ucrania y Rusia), sin olvidar a los afroamericanos emancipados tras la Guerra de Secesión que abandonaron este suburbio de Manhattan hacia el norte (Harlem) empujados por el odio y la segregación racial.



El cine también nos ha dejado otra trágica historia de miseria, enfermedad y muerte, la gesta de unos perdedores que realizaron a la inversa el camino desde la pobreza de Brooklyn hacia la oscura y permanente humedad de Limerick (Irlanda). "Las cenizas de Ángela" (Alan Parker, 1999) está basada en la exitosa autobiografía del escritor Frank McCourt.


Asimismo, en "Ragtime" (Milos Forman 1932) podemos contemplar las calles atestadas de gente en los barrios pobres de Nueva York, en este caso, el hacinamiento de los suburbios ocupados por los judíos rusos a principios del siglo XX, y cómo los caballos se derrumbaban en plena vía pública víctimas de la enfermedad y del cansancio.




ANESTESIA EPIDURAL

EL primero en realizar un bloqueo neuroaxial fue el neurólogo James L. Corning (1855-1923), que en 1885 inyectó 111 mg de cocaína en el espacio epidural de un voluntario en Nueva York, al menos 15 años de su supuesta innovadora aplicación en el Knick.



Doctor James L. Corning (1855 - 1923)

ADICCIONES

En cuanto a la cocaína, la dependencia del Doctor Halsted habría comenzado alrededor de 1885 una vez generalizado su empleo terapéutico. Sin embargo, en 1890 todo el mundo conocía perfectamente los riesgos implícitos a su consumo. Ningún cirujano adicto a la misma hubiera podido operar a sus pacientes con normalidad tal y como nos presenta Steven Soderbergh al Doctor Tackery.

Si "The Knick" fuera un documental (y no una serie de entretenimiento), nos habría mostrado a los cirujanos operando con guantes de goma, inventados por el propio Halsted en 1889.

Por último, Howard Markel parece apuntarse también al grupo de los detractores de Steven Soderbergh achacándole sacrificar el mérito de diversas escenas de "The Knick" a costa de convertirlas en un espectáculo gore, por la exhibición gratuita de profusas hemorragias y amputaciones. Más concretamente en el capítulo inicial, los cirujanos se limitan más a la aspiración de la sangre que desborda la cavidad abdominal de la mujer sometida a una cesárea por placenta previa que a la más que necesaria ligadura de los vasos sangrantes.



En "The Knick" constatamos que en ningún momento se emplearon las transfusiones de sangre, a pesar que el obstetra inglés James Blundell (1791 - 1878) había utilizado esta terapia con éxito en 1829, sobre todo en aquellas mujeres afectadas por hemorragias postparto.

Al respecto, el personaje del Doctor Levi Zinberg (Michael Nathanson) enriquece el argumento de "The Knick" encarnando a un rival directo que Tackery respetaba y temía a la vez. Formado en Europa, este cirujano judío del Hospital Mount Sinai presentaba en público sus avances en el diagnóstico (un endoscopio rígido con luz) y el tratamiento (transfusiones sin rechazo) de las enfermedades.




Michael Nathanson es el Doctor Zinberg

Zinberg alardea de su descubrimiento sobre los diferentes grupos sanguíneos en colaboración con el Doctor Karl Landsteiner (1868-1943), premio Nobel en 1930. En Viena, en 1901, época en la que se desarrolla "The Knick", Landsteiner comprobó la existencia de tres tipos distintos de hematíes a los que denominó A, B y 0, según sus reacciones de aglutinación. Dos años más tarde discípulos suyos descubrieron el grupo AB, sin poder aglutinante.




Karl Landsteiner (1868-1943)

Tocado por su síndrome de abstinencia y ante la escasez de cocaína en los hospitales y las farmacias de Nueva York (llegando incluso a ser detenido por la policía por asaltar una de ellas), el Doctor Tackery se enfrasca en la búsqueda de la compatibilidad sanguínea capaz de garantizar la inocuidad de la terapia mediante transfusiones. Por error creyó descubrir dicha facultad según el tamaño de los hematíes, provocando la muerte fulminante de una paciente sobre la mesa de operaciones al intentar transfundirle su propia sangre mediante una flebotomía.

HERNIORRAFIAS

Hasta la introducción de la cirugía antiséptica por Lord Joseph Lister (1827-1912), alrededor de 1870, y la cirugía aséptica por el Doctor Johann Von Mickulicz-Radeki (1850-1905) en 1904, las infecciones eran la primera causa de fracaso de este tipo de intervenciones que ya se venían practicando desde la antigüedad.

Von Mickulicz se había graduado en la Universidad de Viena en 1875, donde trabajó como ayudante del Doctor Theodor Billroth (1829-1894), uno de los creadores de la moderna cirugía abdominal. En 1881 ideó nuevos modelos de endoscopios para la exploración del esófago y del estómago. En 1885 fue el primero en suturar una perforación gástrica causada por una úlcera.




El Profesor Billroth impartiendo docencia en un quirófano anfiteatro en 1880

En "The Knick" aparecen claras referencias a los avances y la importancia de la cirugía europea en el último cuarto del siglo XIX, personificados en el Doctor Edwards y el propio Doctor William Halsted (Michael Cerveris), que incluso aparece brevemente en un capítulo de la serie, y que entre 1878 y 1880 también se desplazó a Viena, Leipzig y Würzburg para aprender con Billroth, Chiari, Kaposi, Fusch y Von Kolliquer.



El Doctor Henry O. Marcy (1837-1924), graduado por Harvard en 1863, después de participar como médico del ejército de la Unión en la Guerra de Secesión, se convirtió en el primer discípulo estadounidense de Lister. De vuelta a su patria, en 1892 escribió "Anatomy and surgical treatment of hernia", en el que describe el empleo técnico de la cirugía antiséptica en este tipo de intervenciones.




Joseph Lister (1827-1912)

El Doctor Eduardo Bassini (1844-1924) también se formó con Billroth en Viena y con Lister en Londres. Alcanzó la fama por el desarrollo de una técnica personal para la reconstrucción del conducto inguinal de manera anatómica, recreando los anillos inguinales interno y externo, y las paredes anterior y posterior. Suturaba con puntos de seda la fascia transversalis, el músculo oblicuo interno y el transverso al ligamento inguinal.




Láminas pertenecientes al "Nuovo método per la cura radicale dell´hernia inguinale" Eduardo Bassini, 1889, Padua (Italia)

Tanto Bassini en Europa, como el mismísimo Halsted en los Estados Unidos, establecieron el reforzamiento de la pared posterior del conducto inguinal para conseguir el éxito de esta operación, evitando de esta manera el elevado número de recidivas.

En "The Knick", el descubrimiento accidental por parte de Tackery del innovador tratamiento para las hernias inguinales que el Doctor Edwards venía aplicando clandestinamente a sus pacientes de color en los sótanos del hospital se convertirá en el nexo de unión de las carreras de ambos cirujanos.

Uno de los avances en la técnica del Doctor Edwards era el empleo de la sutura con hilos de plata. Para conseguir tan preciado material el cirujano no dudó en empeñar su propio valioso reloj. Así consiguió operar con éxito al cubano Ernesto Mendieta (Edwin Lugo). En la actualidad, un equipo de investigadores pertenecientes al Centro de Investigación en Química Sustentable de la Universidad Autónoma del estado de México (UAEM) ha creado un hilo de sutura inteligente de fibra polimérica recubierta con nanopartículas de plata capaz de inhibir el crecimiento de patógenos, lo que reduce notablemente el riesgo de complicaciones post-quirúrgicas.

ELECTRICIDAD Y ANEURISMAS 

El exitoso tratamiento quirúrgico de los aneurismas aórticos se inicia en la década de los años 50. A partir de entonces ha ido evolucionando técnicamente hasta la actualidad.

Con anterioridad parece ser que algunos cirujanos consiguieron ocluir algunos tipos de aneurismas mediante la inserción de alambres en su interior. Este es el fundamento en el que se apoyaron los guionistas para reforzar el papel del Doctor Edwards dentro del Knick, pues supuestamente consiguió la supervivencia de un paciente al insertarle un cable metálico en el aneurisma para endurecerlo y ocluirlo posteriormente al aplicarle una corriente eléctrica.




Luigi Galvani (1737-1798)

No podía faltar la referencia al galvanismo y a la energía eléctrica cuyo uso generalizado sirvió para la modernización de la medicina y la sociedad de la época.


FIEBRE TIFOIDEA

"The Knick" está poblado de personajes de dudosa integridad, comenzando por el mismísimo Doctor Tackery, y continuando con el Señor Barrow, Tom Cleary y su secuaz Eldon Pouncey (Lucas Papaelias) o la hermana Harriet (Cara Seymour), una de las monjas encargadas del orfanato del hospital, que por las noches de paisano se dedicaba a la interrupción de los embarazos en los suburbios de Nueva York. 

Pero de la doble moral y del egoísmo tampoco escapan los personajes encumbrados en lo más alto de la pirámide social, como por ejemplo el capitán Robertson (Grainger Haynes) y su taimado socio y consuegro, el magnate Hobart Showalter (Gary Simpson), dos figuras representativas del lado más salvaje del capitalismo e intervencionismo estadounidense del principios del siglo XX.




Cara Seymour es la hermana Harriet

En este entorno tienen lugar las breves intervenciones de otro fascinante personaje. Se trata del orondo y mordaz inspector sanitario Jacob Speight (David Fierro), que desempeña su trabajo en los muelles y las calles de Nueva York tratando de evitar cualquier brote epidémico procedente de los barcos atestados de inmigrantes extranjeros. Tan intrépida labor tampoco escapaba de los pequeños sobornos y las corruptelas cotidianas.

La profesionalidad de Speight pudo haberse inspirado en Sarah Josephine Baker (1873-1945) que empezó a trabajar como inspectora dentro del Departamento Municipal de Salud para alcanzar en poco tiempo la jefatura del Departamento de Higiene Infantil

La Doctora Baker visitó muchos hogares de Hell Kitchen donde el hacinamiento, la falta de higiene y las enfermedades campaban a sus anchas. En 1901 un escalofriante promedio de 1500 bebés fallecía cada semana en Nueva York. La leche contaminada, no pasteurizada, era la primera fuente de enfermedad. La Doctora Baker luchó durante décadas contra la explotación laboral infantil, algo muy común en esta época.



Con la ayuda de otro inspector sanitario, el Doctor George A. Soper, fueron capaces de determinar el origen de una epidemia de fiebre tifoidea que afectó a varias familias en zonas diferentes de la ciudad. Este hecho verídico se nos muestra en "The Knick", pero omitiendo la referencia a los protagonistas originales. No aparecen médicas en esta serie.

Y es que en la ficción, el inspector Speight y Cornelia Robertson descubren el origen del extraño brote de fiebre tifoidea que se estaba cebando con las clases altas de la ciudad. Se trata de una enfermedad infecciosa causada por la Salmonella typhi, que se propaga a través de los alimentos y las bebidas contaminadas.




David Fierro es el Inspector Speight

Lo síntomas más llamativos son una profusa diarrea y dolor abdominal, acompañados de fiebre, escalofríos y un rápido deterioro general que podía conducir a la muerte de los pacientes. Entre sus complicaciones figuran hemorragias y perforaciones intestinales, peritonitis e insuficiencia renal aguda. Antes del desarrollo de la antibioterapia muchas eran sus víctimas mortales y escasos los supervivientes.

Algunas personas pueden ser portadoras asintomáticas de esta bacteria, al eliminarla por sus heces durante años. Una deficiente higiene personal después la defecación contribuiría notablemente a la diseminación de esta enfermedad, como en el caso de la cocinera Mary Mallon (Melissa McMeekin), a partir de entonces conocida como Tiphoid Mary, especialista en la elaboración de suculentos Pêche Melba, un delicioso postre a base de melocotón y frambuesa sobre una base de helado de vainilla.



Los guionistas de "The Knick" se inspiraron en la Mary Mallon original (1869-1938), el primer caso descubierto en los EEUU de una portadora sana de la fiebre tifoidea.

Al igual que la bondad o la maldad, determinadas enfermedades no entendían de clases sociales en la Nueva York de principios del siglo XX, si bien continúa siendo cierto que los menesterosos, que entonces se contaban por millares en aquella gran urbe que despuntaba, resultan más susceptibles ante determinadas patologías que encontraban su mejor caldo de cultivo en al hacinamiento, la suciedad y la carencia de agua potable.

En sus pesquisas Speight empleó el mismo método que el Doctor Snow, el precursor de la epidemiología moderna, cuando descubrió en 1854 el origen del brote de cólera de Londres. Speight fue señalando sobre un mapa la localización de los casos de fiebre tifoidea hasta que consiguió revelar el nexo común compartido por todos ellos: la cocinera portadora asintomática de Salmonella Typhi. Lástima que tanto celo profesional llevara como recompensa un cadáver flotando en las aguas del East River...



John Snow (1813-1858)

RATAS Y MENINGITIS

El Doctor Everett Gallinger (Eric Johnson) es uno de los personajes mas desafortunados en esta serie. Habiendo sido el discípulo más aventajado del Doctor Tackery, poco a poco fue quedando relegado a un segundo plano tras la llegada del Doctor Edwards, contra el que acaba desarrollando una encarnizada animadversión.




Eric Johnson es el Doctor Gallinger

Después de una acalorada discusión entre ambos, un despiste de Gallinger provocó su contaminación accidental con la sangre de un paciente que había acudido al hospital con evidentes síntomas de meningitis. Se trataba de un desdichado que se ganaba la vida peleando contra las ratas en espectáculos clandestinos organizados en los bajos fondos neoyorkinos. Las apuestas por peleas de perros y ratas eran un bárbaro entretenimiento habitual en los tugurios de Five Points en su época de mayor apogeo.

De esta aciaga manera, el cirujano transportó la infección al seno de su hogar. Como consecuencia su pequeña hija Lilian padeció una meningitis de fatales consecuencias que condujo a su esposa, Eleanor Gallinger (Maya Kazan), a la enajenación absoluta.



Las mordeduras por ratas pueden causar diversas enfermedades, entre ellas la meningitis. La fiebre por mordedura de ratas puede estar causada por dos bacterias diferentes: Streptobacillus moniliformis (fiebre estreptobacilar) o Spirillum minus (fiebre espirilar), presentes en la boca de estos roedores. A principios del siglo XX, ante la inexistencia de antibióticos, la mortalidad causada por esta patología podía alcanzar el 25%.

La fiebre de Haverhill es un tipo de infección por Streptobacillus moniliformis que se adquiere al ingerir alimentos o agua contaminados por dicha bacteria.

La meninigitis eosinofólica, es otro tipo de patología relacionada con las ratas, cuyo agente causal es el Angiotrongylus cantonensis, un parásito pulmonar de estos animales. Los humanos resultan infectados una vez ingeridas las larvas del nemátodo presentes en huéspedes intermedios, como caracoles terrestres, camarones, algunos pescados crudos o incluso en vegetales crudos contaminados por las secreciones es de los caracoles.


EL DOCTOR COTTON Y LA BACTERIOLOGÍA QUIRÚRGICA

Al siniestro Doctor Henry A. Cotton (1876-1933) no le podemos perdonar que les hubiera arrancado 11000 dientes a sus pacientes entre 1919 y 1921 como tratamiento para sus desórdenes mentales. Tampoco puede ser absuelto por sus infames investigaciones, pues habiéndose formado profesionalmente con los mejores especialistas de su época dejó a un lado todo lo aprendido respecto al método científico para escribir una de las páginas más oscuras de la Historia de la Medicina.

Su personaje aparece brevemente en la primera temporada de "The Knick", cuando es requerido por el Doctor Gallinger para tratar la enajenación mental de su joven y bella esposa Eleanor.



El Doctor Cotton se graduó en Medicina en 1899 por la Universidad de Maryland, y se especializó en Psiquiatría tras estudiar en Alemania con el Doctor Emil Kraepelin (1856 - 1926) y el Doctor Alois Alzheimer (1864-1915). Además fue discípulo del Doctor Adolf Meyer en el Johns Hopkins School of Medycine, cuyas teorías dominaban la especialidad psiquiátrica estadounidense a principios del siglo XX.

Habiendo observado que determinados pacientes afectados por fiebres muy elevadas sufrían cuadros delirantes y alucinatorios, Meyer propuso que las infecciones podían provocar trastornos mentales, en clara contraposición a las teorías de Sigmund Freud, que enfatizaban una etiología basada en traumas infantiles.

La idea de la autointoxicación como causa de las enfermedades mentales también fue defendida por el Doctor Bernard Holmes (1852 - 1924) Parece ser que este médico comenzó a interesarse por la psiquiatría a partir de que su propio hijo Ralph desarrolló un cuadro de dementia praecox, hoy en día esquizofrenia. En 1916 creyó haber descubierto la causa de esta enfermedad al afirmar que cierto tipo de obstrucción intestinal producía una proliferación bacteriana que a su vez diseminaba por el cuerpo del paciente una autotoxina (identificada como histamina).

Holmes aplicó a su propio hijo un tratamiento quirúrgico basado en una incisión intestinal a través del apéndice que permitiría su lavado diario mediante irrigaciones capaces de eliminar las bacterias y sus toxinas. A pesar de que el desdichado muchacho falleció cuatro días después de la intervención, el Doctor Holmes persistió en la defensa de su cura quirúrgica. Ocultando un hecho tan trascendental, entre 1916 y 1919 Holmes y su equipo intervinieron a 22 pacientes, de los cuales 2 fallecieron. Su método se limitaba solamente al intestino.



Retomando la trayectoria profesional del Doctor Cotton y su teoría de la "sepsis focal", a su regreso a los Estados Unidos se hizo cargo de un sanatorio mental, el Trenton State Hospital, (anteriormente conocido como New Jersey State Lunatic Asylum). Cotton pertenecía a una generación más joven que Holmes, por lo que difícilmente podría haberse hecho cargo de la Señora Gallinger en su tétrico manicomio, tal y como nos lo proponen los guionistas de "The Knick". Licencias a parte, a los pacientes del Trenton State Hospital les fueron extirpados dientes, amígdalas, tiroides, estómagos, glándulas suprarrenales, intestinos, úteros, ovarios y testículos, alcanzando unas tasas de mortalidad cercanas al 40%. Y es que, a pesar de las limitaciones quirúrgicas de la época (tal y como nos son mostradas en "The Knick"), Cotton practicó un total de 645 colectomías repartidas a partes iguales entre pacientes con esquizofrenia, trastornos maníaco-depresivos y otras patologías más leves.

En 1930, Cotton se retiró de la dirección del Trenton. Falleció en 1933 víctima de un infarto, con su reputación científica y profesional completamente intacta. Por desgracia, dicho centro continuó aplicando la bacteriología quirúrgica, si bien con técnicas menos agresivas, hasta finales de los años 50.

OTROS HOSPITALES EN LA NUEVA YORK DE 1900

El Bellevue Hospital Center fue fundado en 1736 ostentando su reputación como el hospital público más antiguo de los Estados Unidos. Está situado en la Primera Avenida, cercano al East River, en lo que hace casi 300 años era un descampado a las afueras de Nueva York, de ahí su origen como centro de aislamiento y cuarentena.

Su nombre procede de la granja (Belle Vue) en cuyos terrenos fue erigido. En 1819 se convirtió en el hospital clínico de la Universidad de Nueva York. Fue la sede de las primeras escuelas de Medicina y de Enfermería en dicha ciudad. En el último cuarto del siglo XIX este centro también fue pionero en la puesta en marcha de un pabellón pediátrico, otro específico para emergencias y otro para enfermos mentales, algo innovador en la época, completado en 1892 con la apertura de la primera unidad especializada en alcoholismo.




El antiguo Bellevue

En 1902, época en la que se desarrolla "The Knick", el Bellevue formaba parte de una alianza hospitalaria ("Bellevue and Allied Hospitals" - B&AH) bajo la presidencia de John W. Brannan, en la que también estaban incluidos el Hospital Gouverneur, el Hospital de Harlem y el Hospital Fordham, pioneros en la inclusión de médicos de color y médicos femeninos en sus plantillas. De 1903 data su unidad de patología torácica, puesta en marcha en medio de una epidemia de tuberculosis.

El Hospital Gouverneur abrió sus puertas en 1885 en un edificio de tres plantas dentro del distrito financiero de Manhattan, como centro de referencia para la población del Lower East Side, constituida fundamentalmente por inmigrantes. En un principio fue concebido como un dispensario para accidentados que si tenían que ser hospitalizados eran trasladados al cercano Bellevue. En 1897 fue notablemente ampliado, pasando de 40 a 104 camas, para trasladarse en 1901 al número 621 de Water Street.




  Doctora Emily Barringer (1876-1961)

En sus dependencias se formó y trabajó la Doctora Emily Dunning Barringer (1876-1961), la primera mujer graduada en Medicina que fue aceptaba dentro de un hospital estadounidense, completando así su formación específica como cirujana.

El Hospital de Nueva York fue el primer nosocomio en la Gran Manzana. En 1736, previa a su construcción, tan solo existía un hospicio correccional público en la actual localización del City Hall, donde se prestaba asistencia médica a los indigentes. En 1771, a instancias del Rey Jorge III, se fundó este hospital, el segundo más antiguo de Nueva York y el tercer centro ancestral de los EEUU. En 1891 se trasladó a White Plains, donde se convirtió en la Payne Whitney Psychiatric Clinic, conocida en la actualidad como el "New York Presbiterian/Westchester". Su anterior localización en Morningside Heights pasó a formar parte de la Universidad de Columbia.



El Hospital Mount Sinai fue fundado en 1852 por el filántropo Sampson Simson (1780-1857) para atender las necesidades de la comunidad judía de Manhattan, cuyos integrantes eran discriminados por los demás hospitales de la ciudad. Esta institución desempeñó un importante papel albergando a los soldados heridos durante la Guerra de Secesión, y posteriormente al atender a centenares de heridos durante los graves disturbios de 1863.



Doctor Abraham Jacobi (1830-1919)

En 1904, a instancias del Doctor Abraham Jacobi, más conocido como el padre de la pediatría estadounidense, se construyó un nuevo hospital en el Upper East Side de Manhattan.

El Hospital de Harlem abrió sus puertas en 1887, con 54 camas, como un centro de acogida de pacientes que esperaban su traslado hacia dependencias (psiquiátricas o de aislamiento) en las islas de Randall y Ward, así como aquellos destinados al Hospital Bellevue. Proporcionaba asistencia médica a los pacientes más pobres de los distritos situados al norte de Central Park.




Hospital de Harlem, situado en una mansión victoriana entre las calle 120 este y el East River (1887)

Después de varios traslados y obras de ampliación y mejora, el nuevo hospital de Harlem fue inaugurado en 1907 en el lado este de la Avenida Lenox, dotado con 150 camas. En 1917 comenzó a contratar a enfermeras de color, a pesar de la consiguiente renuncia de las enfermeras blancas. En 1919, el Doctor Louis T. Wright fue nombrado auxiliar de clínica en el departamento de asistencia ambulatoria, entonces el puesto más bajo del escalafón médico. Comenzó a trabajar en 1920, convirtiéndose en el primer médico de origen afro-americano en el cuadro facultativo de un hospital norteamericano.

El Hospital Fordham fue el primer hospital público del Bronx. Fundado en 1892, en 1907 su localización definitiva pasó a un edificio diseñado por el popular arquitecto neoyorkino Raymond F. Almirall y que hoy alberga a la Universidad de Fordham.


El German Hospital and Dispensary (anteriormente German Dispensary, abierto al público en Canal Street en 1857) cambió su ubicación en 1884 para desplazarse al 137 de la Segunda Avenida. Sus principales patrones fueron el matrimonio formado por Anna y Oswald Ottendofer, editores de un diario neoyorkino escrito en alemán. En aquella época el centro llegó a atender a unos 25000 pacientes anuales, fundamentalmente pertenecientes a la colonia de Little Germany.



Enfermeras del German Hospital and Dispensary, a finales del siglo XIX

Su prestigiosa escuela de enfermería comenzó a formar enfermeras norteamericanas de origen alemán en 1887. En otras ocasiones, las enfermeras procedían directamente de Alemania. En "The Knick" los pacientes de color atendidos durante el brote de disturbios raciales fueron trasladados clandestinamente hasta este hospital, para poder así tratarlos correctamente. La enfermera Elkins también se desplazó hasta la farmacia de este hospital intentando conseguir las dosis de cocaína que necesitaba el Doctor Tackery.

En 1905, a medida que la población de origen germano se fue desplazando hacia el barrio de Yorkville, este hospital cambió una vez más su emplazamiento. El antiguo edificio de la Segunda Avenida fue vendido a otra institución caritativa, el Polyklinik Alemán (fundado en 1883) que más tarde se convertiría en el Hospital Policlínico Stuyvesant.



2 comentarios:

Jon Alonso dijo...

Delicioso post, amigo. Una serie de obligado visionado entre toda la comunidad clínica, es decir, desde el primer celador al último jefe de cirugía cardiaca o el gerente de turno y administrativos del hospital, ya sea de ente público o privado. The Knick es una trabajo arriesgado en todos sus aspectos, pero es una de las mayores historias personales, en torno, a la historia y evolución de la médicina. Así como algo muy importane: la revolución postindustrial del principios del S.XX o la higenización en un mundo lleno de barro. Soderbergh firmó dos temporadas por un total de 20 capítulos. Esta semana termina la segunda entrega y ojalá, no sea la última. Es maravillosa, intensa y adictiva. Un cordial saludo y felices fiestas.
Jon

P.S.;Con tu permiso te dejo aquí mi visión personal -de la prodigiosa- The Knick

https://200mghercianos.wordpress.com/2014/09/15/the-knick-2014-higienizacion/

Anónimo dijo...

Gracias por el post, ha sido muy interesante. No tengo mucha idea de medicina así que más o menos me creía todo lo que cuenta la serie, gracias por aclarar que ciertos detalles no son históricamente correctos. Ten un oso de regalo ʕ•ᴥ•ʔ