jueves, 20 de diciembre de 2007

EL MAQUINISTA


CHRISTIAN BALE es TREVOR REZNIK
en "EL MAQUINISTA"

  • En silencio, nos sentamos ante la pantalla para desentrañar el tenebroso secreto de este thriller psicológico, dirigido en el año 2004 por el norteamericano Brad Anderson, basado en un guión original de Scott Kosar, y con la producción española a cargo de Julio Fernández. Se trata de una cinta que posee un entramado argumental escrupulosamente estructurado, que seguramente ha bebido hasta la saciedad de esas tres geniales fuentes de la dirección cinematográfica como son Alfred Hitchcock, David Lynch y Roman Polanski, así como también de la inspiración literaria clásica de Kafka o Dostoiesky. Así lo estima el crítico de cine Ricardo Borrero, con cuyas opiniones coincido plenamente, de la misma manera que ambos concordamos a la hora de valorar especialmente la magnífica dirección fotográfica de Xavi Giménez, pintor de imágenes en inquientantes tonos amarillento -grisáceos (que recuerdan a las grandes obras del Claroscuro de Caravaggio - por ejemplo, a su "San Gerónimo", conservado en el Monasterio de Monserrat), sucísimos azules eléctricos y contaminados verdes acuáticos (como aquel mar "verde moco" dublinés ensalzado por James Joyce en su magno "Ulises"), o la chirriante e insana banda sonora posindustrial emanada de las partituras del compositor Roque Baños.
  • Me gustaría enaltecer en la parte más triunfal del podium al actor galés Christian Bale, capaz de hacer peligrar su propia salud pasando hambre durante varios meses, con el objetivo de adelgazar los 26 kilogramos necesarios para meterse en el pellejo (¡nunca mejor dicho!) de su caquéctico personaje de apenas 50 kilos de peso. La historia del cine, como las otras historias, es realmente injusta. Todos nos acordamos de Robert de Niro cuando engordó 25 kilogramos para encarnar al boxeador Jake La Motta en "Toro Salvaje" y muy pocos valoramos el titánico esfuerzo interpretativo de Bale en las anoréxicas condiciones exigidas en este film. Mención especial para la actriz Jeniffer Jason Leigh, actriz muy convincente en el papel de la tierna y comprensiva prostituta Stevie, y durísimos golpes de pecho ante los destrozos provocados por el autodoblaje al español del personaje de la camarera inexistente interpretado por la hermosa y sugerente Aitana Sánchez Gijón.
  • Si algún desafortunado lector ha posado su mirada sobre estas líneas antes de visualizar la película, lo siento por él, porque estoy a punto de revelarle el desenlace de tan misteriosa historia. Sin que sirva de precedente, esta vez comenzaremos por el final. Nos encontramos ante el cuadro clínico de un paciente que sufre un insomnio crónico grave, causado a su vez por un trastorno de estrés postraumático. La causa: tiempo atrás, Trevor Reznik provocó la muerte accidental de un peatón infantil al arrollarlo con su coche (¡un Pontiac Firebird de color rojo del 69!).
  • Para los que quieran conocer más detalles y críticas sobre esta película: http://www.filmaffinity.com/es/film361537.html

Según el psicólogo David Puchol Esparza existen diferentes herramientas diagnósticas útiles en el diagnóstico de esta patología. Se trata de entrevistas estructuradas y otras escales específicas:

  • Clinician Administered PTSD scale (CAPS; Blake et al., 1990),
  • Anxiety Disorders Interview Schedule-IV (ADIS-IV; DiNardo, Brown, & Barlow, 1994),
  • Subscala del Minnesota Multiphasic Personality Inventory (MMPI; Keane, Malloy, & Fairbank, 1984; Schlenger & Kulka, 1987),
  • The Penn Inventory for PTSD (Hammarberg, 1992).

Si observamos con detalle esta película, encontraremos fácilmente en el protagonista una serie de síntomas típicos de este trastorno psiquiátrico:

  • Flashbacks (sensaciones tipo déjà vu y pesadillas), como las que el maquinista vive mientras viaja en la atracción de feria que le lleva por su particular "Highway to Hell"...; "sueña" despierto atormentado por la jocosa e hiriente visión de su alter ego encarnado en Iván (el inquietante personaje interpretado por el actor John Sharian, popular por sus apariciones en series televisivas - "CSI Miami" o por su interpretación de Antonio en la película española que revisó el mito del hombre lobo: "Romasanta" - Paco Plaza, 2004).
  • Hipervigilancia, problemas de concentración, irritabilidad, agresividad y dificultad para dormir: Trevor Reznik se adormece continuamente por el día, mientras por la noche es incapaz de conciliar el sueño; en su trabajo de tornero - fresador, sus despistes incluso llegan a provocar un grave accidente laboral, resultando herido por amputación Miller, su compañero de máquinas (Michael Ironside)...
  • Bloqueo emocional y aislamiento social, especialmente manifiesto en las relaciones personales con sus compañeros de trabajo y con las mujeres que podrían aportar algún bálsamo a su atribulada existencia...