martes, 26 de diciembre de 2017

LA FIESTA DE DESPEDIDA


- "Lo mantienen con vida, como si morir fuera un crimen"... 

Yana (Aliza Rosen) a Levana (Levana Finkelstein) en "La fiesta de despedida"


¡Atención!: comedia negra israelí sobre la eutanasia. De esta sutil manera me fueron presentadas las credenciales de esta película por un grupo de amigos que conocen nuestra cinefilia. Además, en su palmarés cuenta con el Premio del Público del Festival de Venecia y las Espigas de Oro para la mejor película y la mejor actriz, todos en 2014. 

Según la crítica especializada "La fiesta de despedida" (Tal Granit, Sharon Maymon, 2014) es el primer largometraje de esta irreverente pareja de audaces directores capaces de abordar en sus dos últimas obras cuestiones controvertidas en Israel como la eutanasia y la homosexualidad - en "Vacaciones de verano" (2012) -. Y es que aunque este país cuenta con legislación avanzada al respecto, en 2005 las tres grandes religiones y los partidos políticos ultraconservadores intentaron impedir la celebración en Jerusalén del Día del Orgullo Gay.

El argumento de "La fiesta de despedida" es franco: prolongar el sufrimiento al final de la vida no tiene sentido. Así lo entienden un grupo de jubilados residentes en una moderna residencia para ancianos, más parecida a un lujoso hotel gracias a sus pulcras habitaciones y modernas instalaciones.


Coincidimos con la crítica que valora esta cinta no solo por su espléndido abordaje de la eutanasia, sino más bien por la exaltación de la amistad y la emotiva manera de enfrentarnos moralmente a la muerte cuando ésta afecta directamente a quien amamos.

Difíciles situaciones personales relacionadas con cánceres terminales y la demencia de Alzheimer empujan a este singular comando a ponerse manos a la obra en la procura de las decisiones y los medios necesarios para poner punto y final a los padecimientos de sus semejantes. Los dilemas éticos y su resolución particular están en todo momento presentes.

UNA COMEDIA NEGRÍSIMA

"Disculpe: ¿podría hablar con Dios?
- Ahora está en el servicio"...

Zelda (Ruth Geller) a Levana (Levana Finkelstein) en "La fiesta de despedida"

Yehezkel (Ze´ev Revach) es un habilidoso manitas que comparte sus últimos días con su esposa Levana (Levana Finkelstein) en una coqueta residencia para personas mayores. Entre sus ingeniosas creaciones destaca un dosímetro temporizador automático (Sabbath Clock) capaz de suministrar las pastillas adecuadas en el horario apropiado, cada día de la semana, a pesar de sus constantes averías. La pareja ha de coexistir con las primeras fases del Alzheimer de Levana.

Mientras tanto, su viejo amigo Max (Shmuel Wolff) agoniza encamado en un hospital, atormentado por el dolor incesante de su enfermedad terminal y con el cuerpo repleto de úlceras de decúbito. En presencia de su pertinaz esposa Yana (Aliza Rosen), Max les suplica que pongan fin a sus suplicios.


Yehezkel (Ze´ev Revach), Yana (Aliza Rosen) y el Doctor Daniel (Ilan Dar)

El Doctor Daniel (Ilan Dar) es un veterinario jubilado que comparte planta con Yekezkel y Levana, un experimentado profesional que a lo largo de su carrera sacrificó a centenares de perros terminales. A la vista de su propio historial familiar, con todos sus antepasados fallecidos por infartos de miocardio a los 78 años, atesora unos frascos con cloruro potásico y tapentadol, destinados a poner fin a su existencia llegado el momento.


Raffi Tabor (Raffi Segal) y Levana Finkelstein (Levana) se suman a los anteriores

El ex-policía Raffael Segal (Raffi Tabor), amante secreto del Doctor Daniel, completará el disparatado quinteto que intentará librar a Max de tanta penuria. De culminar sus acciones, ninguno debería salir perjudicado, porque nadie suele hacer autopsias a los pacientes terminales.

Esta cinta alcanza sus tonalidades más tragicómicas con las historias particulares de la ingenua Zelda (Ruth Geller), la enferma de cáncer de pulmón a la que Yehezkel pretende engañar por teléfono haciéndose pasar por el mismísimo Dios, o la del inefable Carmon Lemberg (Yosef Carmon) que también demanda insistentemente una muerte digna para su querida esposa Klara (Hana River).

CINEFILIA

Carmon llega a confesarle a tan peculiar quinteto que por su cabeza se había pasado en repetidas ocasiones la idea de ahogar a su esposa con una almohada, de la misma manera que el gigantón Jefe Bromden (Will Sampsonacabó por compasión con la existencia del histrión Randle P. McMurphy (Jack Nicholson) en "Alguien voló sobre el nido del cuco" (Milos Forman, 1975), Zorg (Jean-Hughes Anglade) asfixió a su amada Betty (Beatrice Dalle) en "Betty Blue" (Jean-Jacques Beineix, 1986), o el anciano Georges (Jean-Louis Trintignant) extinguió los males de su adorable esposa Anne (Emmanuelle Riva) en "Amor" (Michael Haneke, 2012).
  

Jack Nicholson y el malogrado Will Sampson

LA MÁQUINA DE KEVORKIAN

Ésta es una nueva aproximación que realizamos sobre la eutanasia. Anteriormente referimos a ella sobre todo a propósito de "No conoces a Jack" (Barry Levinson, 2010) y "Tour de force" (Christian Zübert, 2014).


Al Pacino caracterizado como el controvertido Doctor Kevorkian

Precisamente en la primera de estas películas describíamos el funcionamiento de este tipo de artefactos. Debido a sus limitaciones materiales, y aun reconociendo las ventajas de The Deliverance"la máquina de la liberación" del médico australiano Philip Nitschke, nuestros protagonistas construyen una modificación del Thanatron de Kevorkian, sustituyendo el anestésico inyectable tiopental sódico por el potente analgésico opioide tapentadol, manteniendo el cloruro potásico puro (sin bromuro de pancuronio) como paralizante cardíaco.


El Doctor Kevorkian y su Thanatron

Emulando al mismísimo Kevorkian, cámara de video en mano, Yehezkel y su banda proceden a grabar las últimas voluntades de los pacientes antes de que ellos mismos activen el mecanismo desencadenante de la eutanasia.

La película avanza sin pausa de forma paralela a cómo ha ido progresando en las últimas décadas el debate social sobre la eutanasia, desde la aplicación de la eutanasia pasiva a los enfermos oncológicos terminales hasta la posibilidad de ser elegida por aquellos tantos otros que no desean un final repleto de angustia, dolor y olvido, como los pacientes con Alzheimer (el caso de Levana), otras demencias o enfermedades neurodegenerativas.

El estado de Quebec, donde la eutanasia es legal, se está planteando aplicar la eutanasia a los pacientes con Alzheimer, aunque ellos ni siquiera lo hayan solicitado. En aquel emplazamiento, Compassion and Choices, una organización en defensa del suicidio asistido, tiene como uno de sus objetivos que las personas ancianas dejen instrucciones de suicidio mediante la privación de la comida, una renuncia voluntaria a comer y a beber (VSED = Voluntary Stop Eating and Drinking), una opción que el Doctor Daniel también insinúa en la película para solventar el caso de Max.



La VSED es legal y ya existen especialistas en Bioética que recomiendan a los cuidadores dejar de alimentar con cuchara a los pacientes con Alzheimer, basándose en que obligar a las personas a ingerir alimentos resulta "una intrusión tan inaceptable como imponer un tratamiento médico no deseado".

LAS MÁQUINAS DE NITSCHKE

A finales de 1996, el médico australiano Phillip Nitschke se comprometía a compartir en Internet un kit con los programas informáticos y las instrucciones necesarias para la construcción de una máquina que, conectada a un ordenador, permitiera la auto-administración de fármacos letales por vía endovenosa a cualquier persona que así lo desease.


Philip Nitschke y The Deliverance

En aquel tiempo, la eutanasia voluntaria sólo estaba permitida en el Territorio Norte de Australia. En 1997, el primer voluntario en utilizar la máquina de la liberación fue un enfermo de cáncer llamado Bob Dent.

Desde entonces, la legalidad de la eutanasia activa se ha ido extendiendo a Canadá, Colombia, Países Bajos, Bélgica, Suiza, Luxemburgo y Japón. Nitschke ha seguido defendiendo el derecho a morir, no sólo para los enfermos terminales, sino para cualquier ciudadano.


Su último ingenio se llama The Sarco, una cápsula especial que puede construirse con tecnología 3D, que sólo puede activarse desde su interior y que libera nitrógeno para que el usuario pueda fallecer de una manera rápida e indolora. Dispone de un sistema de detención inmediata destinado a aquellos que cambien de idea en última instancia.

LA EUTANASIA EN ISRAEL

La eutanasia activa está prohibida tanto por la ley judía como por la israelí; no ocurre lo mismo con la eutanasia pasiva, que si bien cuenta con la condena de las leyes religiosas la sido aceptada en algunos casos por la legislación civil.

En el año 2005 se presentaron propuestas para permitir la eutanasia pasiva mediante dispositivos temporizadores similares a los denominados relojes sabáticos (como el fabricado por Yehezkel en la película para que Levana no olvidase tomar su medicación).

La Comisión Steinberg se creó en el año 2006 para analizar las cuestiones relativas a la vida y la muerte según la religión judía, permitiendo constituir comisiones hospitalarias capaces de determinar en qué situaciones podría contemplarse una eutanasia pasiva.


Ruth Geller es Zelda

LA EUTANASIA EN SUIZA

Nos referiremos sucintamente a ella, porque en la película el Doctor Daniel le propone esta alternativa a Yana para su esposo Max. Cerca de Zurich se encuentra la sede de Dignitas, una fundación suiza a disposición de los extranjeros que demanden un suicidio asistido en el país helvético.

Alrededor de unos 1000 ciudadanos europeos acuden cada año a Suiza en la procura de una muerte digna sin perjuicios legales para ellos, sus familiares y amigos. Su edad media ronda los 69 años y son las enfermedades neurológicas la causa más común.

Los aspirantes deben someterse a un minucioso proceso de selección para determinar si son o no aptos para esta solución definitiva. El coste económico es elevado, repartido entre procesos burocráticos y administrativos, cuota mensual como socios, inscripción en la lista de espera, honorarios de los dos facultativos suizos necesarios para validar los documentos médicos procedentes del país de origen, gastos legales de la fundación, salario de los auxiliares en el proceso de eutanasia y desplazamientos (siempre que éstos sean posibles, dada la patología del solicitante)

ALEGORIA AL PAÍS DE NUNCA JAMÁS

Una de las secuencias culminantes de este film es aquella en la que los protagonistas van mostrando su deseo de encontrar un final tranquilo e indoloro para sus existencias. 

Para ello cada uno de ellos va cantando pequeñas estrofas de una canción que hace referencia al País de Nunca Jamás, la isla fantástica descrita por James Matthew Barrie (1860 - 1937) en su archiconocida "Peter Pan", obra teatral estrenada en Londres el 27 de diciembre de 1904. Allí los niños nunca crecen y viven sin ninguna regla ni responsabilidad.

CINEFILIA

La primera adaptación cinematográfica de la obra de Barrie fue "Peter Pan" (Herbert Brenon, 1924), con la actriz Betty Bronson en el papel protagonista.


La popular película de animación "Peter Pan" (Clyde Geronimi, Wilfred Jackson, Hamilton Luske, Jack Kinney, 1953) fue producida por la compañía de Walt Disney, alcanzando el éxito mundial que todavía perdura.

Por último, "Descubriendo Nunca Jamás" (Marc Forster, 2004), protagonizada por Johnny Depp y Kate Winsletes una libre adaptación de la vida de J.M. Barrie y sus relaciones con la familia Llewelyn Davies, cuyos hijos inspiraron al autor sus inmortales personajes.


Kate Winslet y Johnny Depp en "Descubriendo Nunca Jamás"

1 comentario:

DOCTOR ALBEIROS dijo...

Marieke Vervoort y la eutanasia

http://www.abc.es/deportes/abci-marieke-vervoort-no-aguanta-dolor-y-prepara-para-eutanasia-201712301825_noticia.html