lunes, 20 de marzo de 2017

CANINO



"Nada en una película es realidad, las películas son ficción"
Yorgos Lanthimos

La primera visión del sobrio cartel original de "Canino" (Yorgos Lanthimos, 2009) nos trasladó a aquellas lejanas clases de trigonometría donde nos enfrascábamos con las gráficas y los cálculos de senos y cosenos.

Además de esta matemática proustiana sensación, nos plantamos delante de este film con una única advertencia: no volveremos a ser los mismos después de contemplarlo. Por casualidad, unos días antes habíamos leído un artículo de actualidad sobre el denominado hiperparentismo, moderno síndrome padecido por determinados padres empeñados en evitar cualquier tipo de preocupación a sus hijos; progenitores sobreprotectores que empiezan a ejercer esta cuestionable influencia en su descendencia ya desde la cuna.

Francesco Tonucci "Frato" (1940) es un psicopedagogo cuyas propuestas se encuentran en las antípodas de la sobreprotección y que aboga a favor del aprendizaje y la experimentación precoz por parte de los niños. Para este pensador y dibujante italiano las adolescencias explosivas suelen ser la consecuencia de infancias excesivamente vigiladas.


Francesco Tonucci "Frato" (1940)

De padres helicóptero (más modernamente "padres drones") y de muchas cosas más va esta inquietante película griega, escrita al alimón por este joven cineasta griego que anteriormente había dirigido anuncios para la televisión y teatro experimental en Atenas, junto al guionista Efthymis Filippou

Se trata de una tragedia surrealista, una película austera con un presupuesto exiguo de apenas 250000 euros, que contó con el soporte del Centro de Cinematografía Griega en plena crisis económica y social, y que en su día estuvo nominada al Oscar como mejor película en habla no inglesa y galardonada en el Festival de Cannes con el premio "Una cierta mirada".


Christos Stergioglou es el Padre

La acción se desarrolla dentro de un núcleo familiar concreto y aislado, con tres jóvenes hermanos que viven felices desde siempre bajo la tiránica autarquía instaurada por el Padre (Christos Stergioglou) con la connivencia de la Madre (Michelle Valley), capaces de cometer y consentir cualquier tropelía (incluyendo el incesto) para preservar la metódica reclusión parental en una suerte de actualización del mito de la caverna de Platón y donde la manipulación psicológica es capaz de alterar la percepción de la propia realidad.


Yorgos Lanthimos

La idea original de Lanthimos, que tardó 3 años en completar el guión, surge de sus propias inquietudes sobre el futuro de la familia en una sociedad distópica en la que dicha estructura deja de ser necesaria, mientras una minoría intenta aferrarse a su concepto tradicional intentando salvaguardarlo a toda costa, educando a su prole alejada del resto del mundo. Una formación intransigente e inflexible capaz de anular la personalidad del educando.


Hristos Passalis es el Hijo

Será precisamente el único contacto con el exterior, personificado en Christina (Anna Kalaitzidou), una guardia de seguridad contratada por el progenitor para que esporádicamente mantenga relaciones sexuales con el Hijo (Hristos Passalis), el causante del desmoronamiento de la opresiva organización familiar, demostrando que existe un mundo más allá de los muros y cercados centinelas.

Christina introduce el primer elemento externo que llama la atención de las muchachas, una diadema para el cabello. También unas cintas de video que permiten a la hermana Mayor (Angeliki Papoulia) descubrir "la realidad".


CINEFILIA

Probablemente una de las películas que Christina cede a la Mayor sea "Rocky" (Jonh G. Avildsen, 1976), escrita y protagonizada por Sylvester Stallone.


Sylvester Stallone en "Rocky"

La otra referencia cinéfila es "Tiburón" (Steven Spielberg, 1975), un clásico que los hermanos reinterpretan mientras juegan en su piscina.

LA SUMISIÓN

En primera instancia la privación de libertad se logra con el desconocimiento. Si los tres hermanos piensan que los aviones que sobrevuelan su particular claustrofóbico jardín del Edén alejado de la ciudad son juguetes que pueden recoger cuando caen del cielo, si identifican a un gato común con una peligrosa alimaña enemiga, son mayormente susceptibles a la credulidad y al sometimiento de los deseos paternos.


Angeliki Papoulia y Mary Tsoni son las hermanas Mayor y Menor

En segundo lugar, y relacionado con lo anterior, ya que el desarrollo del lenguaje capacita el conocimiento, las palabras mudan su significado para alejar cualquier referencia al mundo exterior. De esta manera "mar", "teléfono" o "excursión" pierden completamente su significado, y de paso, anestesian el interés de los jóvenes por el conocimiento de sus verdaderos conceptos. Lo mismo ocurre con los vocablos de clara significación sexual ("el coño es una gran lámpara")

LA LIBERTAD

¿Cuándo podrán emanciparse y alcanzar la libertad? Nunca. Y aquí surge la metáfora del diente canino, el colmillo, ese diente puntiagudo y potente que separa los incisivos de los molares. Los padres engañan a sus hijos prometiéndoles que podrán prescindir del amparo familiar cuando esos dientes se caigan, circunstancia improbable en denticiones adultas.


El adjetivo canino sirve también para describir la particular situación de la familia protagonista. Mientras el Padre lleva a su perro guardián a un centro de adiestramiento, el comportamiento de sus parientes se asemeja demasiado al de una jauría encerrada en los confines de su finca. 

En una escena que bien podría haber firmado el mismísimo Pier Paolo Pasolini en "Saló o los 120 días de Sodoma" (1975), los canes humanos ladran a cuatro patas arengados por el líder de la manada y se lamen entre sí para demostrarse su afecto, exactamente el mismo sistema de comunicación que emplean los sumisos animales de compañía.


Y de la misma manera, el buen comportamiento es premiado con recompensas, juguetes y pegatinas, a la vez que sus errores son fieramente sancionados con golpes y castigos.

CINEFILIA

Salvando las notables diferencias entre "Canino" y "El Bosque" (M. Night Shyamalan, 2004), lo cierto es que las condiciones de incomunicación nos traen a la memoria aquella decisión comunitaria que intentaba proteger a las familias de un entorno salvaje y violento.


BANDA SONORA

Una película con apenas música, en la que destacamos el delirante baile protagonizado por las dos Hermanas ente el Padre y la Madre con el solitario acompañamiento del Hermano a la guitarra, una gesta tan extraña como aquella interpretación de Dean Stockwell simulando cantar "In Dreams" del recordado Roy Orbison en "Terciopelo azul" (David Lynch, 1986).