domingo, 28 de septiembre de 2008

LA LEYENDA DEL INDOMABLE



HISTORIA DE UNA INDIGESTIÓN


"- Luke, ¿por qué has dicho 50 (huevos)?; ¿podrías haber dicho 35 ó 39...
- Me ha parecido un número más redondo..."

Fragmento del diálogo sostenido entre Luke "Cool Hand" Jackson (Paul Newman) y Dragline (George Kennedy) en "La leyenda del indomable"


Es nuestro deseo que esta modesta reseña constituya un homenaje a la vida y obra del polifacético actor Paul Newman, recientemente fallecido como consecuencia de un cáncer de pulmón (26 de septiembre de 2008). Éste es un acto más encuadrado en la necrofilia cinematográfica habitual de una cultura que casi siempre enaltece la figura del que desaparece.

Para apoyar dicho razonamiento, traemos a colación la riada de tinta anual vertida con motivo de la entrega de los Oscar, premios ciertamente rácanos cuando valoraron los méritos y la trayectoria profesional de aquellos dos grandes gigantes del cine norteamericano llamados:
  • Marlon Brando: 8 nominaciones y sendos galardones, por "La ley del silencio" (Elia Kazan, 1954) y "El padrino" (Francis Ford Coppola, 1972).
  • Paul Newman: otras 8 nominaciones y otros 2 galardones, sin contar el Premio Humanitario Jean Hersolt de 1993. Y todo ello a pesar de que una de las preciadas estatuillas fue honorífica (1985) y la otra, el premio a una interpretación "menor", aquel maduro Edward "Relámpago" Felson de "El color del dinero" (Martin Scorsese, 1986), lacónica secuela de "El buscavidas" (Robert Rossen, 1961). ¿Acaso no hubiera sido mayormente merecedor de los laureles de la Academia de Hollywood el joven rival de El Gordo de Minnesota (inolvidable Jackie Gleason) que el descolorido compañero de desventuras de Vincent Lauria (un melifluo y predecible Tom Cruise, tan alejado de sus mejores registros interpretativos)?.



Fallecido ahora el actor con la mirada más azul de las pantallas, brotarán miríadas de elogios. Cineres credis curare sepultos?...

En 1968, Paul Newman fue nominado al Oscar como mejor actor principal en 1968 por su interpretación en "La leyenda del indomable" (Stuart Rosenberg, 1967). No se llevó el premio, que sin embargo sí alcanzó el rocoso George Kennedy como mejor actor de reparto, por su excelente trabajo como Dragline.

A estas alturas, elegir el mejor trabajo profesional de Paul Newman se antoja una misión imposible. Sin embargo hoy, de entre toda su dilatada carrera como actor, elegimos la encarnación por él realizada del personaje de "Cool Hand" Luke Jackson, el desencantado héroe de guerra convertido en rebelde social, que finalmente terminará dando con sus huesos en la penitenciaría estatal de Florida para cumplir condena, después de haber destrozado los contadores de un aparcamiento en una jornada de descomunal borrachera.

La escena principal de este film, merecedora de la inmortalidad cinematográfica, hace referencia a una indigesta apuesta: ante la atónita mirada de sus compañeros de cárcel, Luke asegura ser capaz de comerse 50 huevos duros en el plazo de una hora.

A pesar de que los especialistas en nutrición se muestran conformes a la hora de valorar la digestión de este alimento, ¿realmente alguien puede ser capaz de comerse 50 huevos duros en 60 minutos?.

Hagamos números. Según su peso, los huevos de categoría A (frescos, recogidos y puestos a la venta en el mismo día) se clasifican en:
  • XL: superior a los 73 gramos.
  • L: peso entre 63 y 73 gramos.
  • M: peso entre 63 y 53 gramos.
  • S: peso menor de 53 gramos.
Los huevos de categoría B suelen ser huevos de categoría A, pero con algún defecto, como la cáscara sucia, la clara no gelatinosa o la yema en una posición incorrecta. También se incluyen en esta categoría los huevos conservados.

PRIMERA ESTIMACIÓN: Luke y sus compañeros se encuentra recluidos en un penal. Suponemos que los huevos de gallina que allí pudieran conseguir no pertenecieran a las categoría XL o L... Pongamos como media que cada huevo de los supuestamente ingeridos por nuestro protagonista pesase unos 60 gramos, y que el volumen de cada uno supusiera unos 53 cc.

SEGUNDA ESTIMACIÓN: el peso total de una unidad se reparte aproximadamente en las siguientes medidas y porcentajes:
  • Cáscara = 10%, unos 5 - 6 gramos.
  • Clara = 58%, del que el 90% es agua. Su peso representaría unos 35 gramos.
  • Yema = 32%, lo que supondría un peso de unos 20 gramos.
De los 60 gramos de peso medio por cada huevo fresco entero crudo, unos 47 gramos corresponderían al peso del agua que contiene. En el film que nos ocupa, la operación total resulta sencilla. Los 50 huevos crudos pesarían alrededor de 3000 gramos, unos 3 Kg, de los que al agua corresponderían aproximadamente unos 2450 gramos.

Podríamos afirmar, sin error exagerado, que una vez engullidos los 50 huevos cocidos el volumen del estómago del indomable Luke habría pasado de unos 75 cc en reposo a algo más de 3 litros, algo que resultaría imposible sin haber vomitado alguna vez. Pero estamos en el mágico mundo del cine, donde todo puede llegar a ocurrir...


Luke zampando los huevos que le proporciona Drag

En realidad, a medida que comienza la deglución, se provoca una relajación adaptativa del fundus gástrico y del esfínter esofágico inferior, con la finalidad de permitir la entrada del bolo alimenticio en el estómago. 

El paso siguiente es la acomodación, con la inhibición del tono y de las contracciones del estómago proximal, para aumentar consiguientemente el volumen gástrico, lo que permite la retención de los alimentos hasta su distribución en el antro del estómago. 

En líneas generales, la relajación del fundus es inducida por la distensión del antro, pero muchos son los factores que influyen en la velocidad del vaciamiento gástrico. Se ha descrito que los productos de la digestión de las grasas en el duodeno se encuentran entre los inhibidores más potentes del vaciado del estómago.

(información estractada a partir de Quigley EM: "Gastric Emptying in Functional Gastrointestinal Disorders", Alimentary Pharmacology & Therapeutics 20(Supl. 7):56-60, Nov 2004).

El consumo de un huevo aporta unas 80 Kcal, 7 gramos de proteína y unos 250 milígramos de colesterol. Según estos datos, Luke Jackson habría ingerido durante su famosa apuesta, ¡en el tiempo record de una hora!, nada más y nada menos que unas 4000 Kcal, unos 350 gramos de proteína y unos 12.5 gramos de colesterol. 

Para hacernos una idea aproximada, 1 kg de carne de vaca magra tiene un valor nutricional correspondiente a 1200 Kcal, 203 gramos de proteína y unos 590 milígramos de colesterol.

Un popular programa de la MTV intentó repetir con tres aspirantes la famosa apuesta de los 50 huevos mostrada en "La leyenda del indomable". El ganador fue capaz de ingerir 39 huevos duros en una hora, pero tomando líquidos y vomitando, algo que Luke tenía terminante prohibido durante la ficción cinematográfica. El segundo de los aspirantes consiguió comer 21 huevos antes de comenzar a vomitar. De locos...

Por si alguien tuviera el suficiente estómago y deseara comprobarlo...

1 comentario:

DOCTOR ALBEIROS dijo...

En la edición del 16 de noviembre de 2008 del excelente programa de RTVE titulado "TRES 14" se trató la posibilidad de morir mediante un atracón de comida, como en 1973 nos proponía el director italiano Marco Ferreri en su excéntrica película "La gran comilona".

El organismo humano es sabio, y cuando ingerimos comida en exceso, nuestro estómago se dilata y el mecanismo del vómito se pone en marcha. Es un reflejo, y no podemos controlarlo a voluntad.

La única posibilidad de morir dándose un atracón ocurriría si uno se asfixiara, por ejemplo, por un atragantamiento.

http://www.tres14.rtve.es/