domingo, 6 de abril de 2008

COFFEE AND CIGARETTES


"Un villano puede ser malo sin fumar,
lo mismo que un héroe puede ser atractivo sin un cigarrillo"
Robert A. Iger, presidente de Disney


En el número 9 de la revista especializada "Info Tabac", editada por la Unitat de Tabaquisme del Hospital de Santa María, bajo el auspicio del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya, el Dr. Rodrigo Córdoba García publica una interesante colaboración titulada "Tabaco y cine - Parte II". De su útil información he tomado la frase que subtitula este apartado.

El Dr. Córdoba nos propone una interesante visita a los irrespirables fumaderos cinematográficos de Hollywood de la segunda mitad del pasado siglo XX:

http://www.smokefreemovies.ucsf.edu/problem/bigtobacco.html

También en la página web de AVISTA (Asociación Vida sin Tabaco), podemos realizar nuestro particular paseo por la galería fotográfica de los grandes mitos fumadores en la historia del cine, desde la voluptuosa Ava Gadner hasta nuestro laureado Javier Bardem.
Belleza madura

Javier Bardem (Ramón Sampedro) y Belén Rueda fumando..., "Mar adentro"


El director norteamericano Jim Jarmusch dirigió en el año 2003 "Coffee and Cigarettes", un largometraje en blanco y negro estructurado a partir de 11 viñetas en las que relata, con su habitual estilo incisivo, otras tantas historias que pivotan sobre el consumo del café y del tabaco.

Con anterioridad, en 1986, había realizado un corto igualmente titulado, escrito en colaboración con Roberto Benigni y Steven Wright, los actores protagonistas del mismo. Más tarde, convertido en guionista en solitario, repetiría experiencias similares durante 1989 y 1993; este último film resultó premiado con la Palma de Oro en el Festival de Cannes de ese mismo año.

En 2003, Jarmusch transformó sus cortometrajes en los episodios 1º, 2º y 3º de la película. En "Qué extraño conocerte", Benigni y Wright se convierten en los personajes de Roberto y Steven, dos desconocidos que se citan en un local de desconchadas paredes. Ambos se enfrentan a una cajetilla de "Camel", un cenicero repleto de colillas y ... ¡a 5 tazas de café!; fuman compulsivamente, especialmente Benigni. El chalado Wright incluso llega a proponer la comercialización de polos de café, ¡para que los niños se vayan aficionando al mismo desde edades tempranas!.

Una extraña pareja de fumadores
En "Mellizos", el paquete de tabaco pertenece a la marca "Export", una especialidad para liar cigarrillos. Los hermanos (que no mellizos) Joie y Cinqué Lee toman café en un antro de Memphis (Tennessee). El camarero que les atiende es un delirante Steve Buscemi; él les advierte sobre lo pernicioso que resulta para la salud la mezcla de tabaco y café, mientras divaga sobre el omnipresente mito de Elvis Presley.




El episodio 3º se titula "En algún lugar de California". Ante la baqueteada gramola de un bar de carretera, un renqueante Iggy Pop aguarda la llegada de Tom Waits, dos carismáticos artistas pertenecientes al panteón de los malditos del rock. Mientras Iggy observa alucinado, Tom afirma compartir su carrera de cantante con la de... ¡cirujano de urgencias!:

- "La música y la medicina son mi rollo" - sostiene Waits, exactamente lo mismo que defendería hoy en día el televisivo y misántropo Dr. House.


En este sketch nos topamos con el argumento más manido de los fumadores: "puedo dejarlo cuando quiera; tengo fuerza de voluntad..." Herederos de los beatniks, destacados miembros de la generación del tabaco y del café, Tom e Iggy afirman haber dejado de fumar. Pero defienden la teoría que, de vez en cuando, esporádicamente ellos pueden fumarse un pitillo sin la necesidad de recaer en el hábito tabáquico. Al sempiterno paquete de "Marlboro" esta vez le acompaña la típica cafetera de cristal, repleta del brebaje cafetero americano. Ambos objetos reposan sobre una mesa, parecida a un tablero de ajedrez. Por cierto, en la gramola no hay discos de Iggy ni de Tom. ¿Incultura o mal gusto el del hostelero?.

"Esa porquería te matará" es el título de la 4ª viñeta del film de Jarmusch. En lo que pudiera ser el comedor vacío de una trattoria, idéntica a las de las películas en que siempre sirven de tapadera para la mafia, sobre el tabaco y el café disertan animosos los veteranos actores Joe Rigano y Vinnie Vella. Joe le recrimina a Vinnie su adicción a la nicotina. Ante su impasible amigo, Joe vierte terribles amenazas respecto al cáncer de pulmón y la muerte. En contrapartida, Vinnie ataca a Joe por su consumo abusivo de cafeína. Mientras tanto, entra y sale de escena Vinnie Vella Jr, un silencioso y consumado sablista.



En "Renée", otra vez un mantel a cuadros, una taza de café, una jarrita de metal con leche, un azucarero, un cenicero, un mechero y un paquete de "Marlboro Light". Y la guapa Renée French (¡no confundir ni con el genial ilustrador de libros infantiles ni con Miss América año 2000!) fumando mientras ojea un catálogo de pistolas, con su look desvaído a medio camino entre Françoise Hardy y Cindy Wilson, una de las cantantes de los B-52s. Ella tiene una manía: tomarse el café con el color exacto y la temperatura que a ella le gustan. Pero el camarero, interpretado por un contumaz E.J. Rodríguez, se mantiene todo el episodio importunándola con sus interrupciones. Como moraleja, más críticas a la perniciosa mezcla del café con los cigarrillos.


Renée French en un fotograma de Araba Films

En "Sin problemas", adquieren el protagonismo un paquete de "Camel" blando y un clásico encendedor Zippo de gasolina. Una pareja de dados baila en las manos de Alex Descas, mientras populares temas del género musical ska se escuchan de fondo. Sentado ante una mesa de tablero ajedrezado, aguarda la llegada de Isaach de Bankolé. Ambos mantendrán una conversación intrascendente y llena de mutua desconfianza, siempre bajo el aroma del café y el humo de los pitillos.


Alex e Isaach en una imagen de Araba Films


"Primas" es el título de la siguiente viñeta. La oscarizada actriz australiana Cate Blanchett realiza un doble papel, el de las primas Shelly (morena, progre, alternativa) y Cate (rubia estrella de cine, sofisticada, formal). La primera de ellas envidia la fama y la ajetreada vida de la segunda. Ambas fuman y toman café expresso. Y fuman, porque Cate está en el salón...; cuando ella abandona el local, la prohibición queda de nuevo instaurada. Cosas de la vida.


Cate, la más taciturna de las bellezas


En "Jack enseña a Megg su bobina Tesla" asistimos a unos de los sketchs más divertidos de la película. Megg y Jack White, alma mater del grupo de rock The White Strips, aunque parezcan hermanos, en realidad no lo son. Se trata del fugaz matrimonio artístico que duró entre 1996 y el año 2000, cuando se separaron como pareja.


Los White y Lee Marvin


Al lado de una máquina expendedora de tabaco, fumando, inquietos, sentados ante una mesita redonda de tablero ajedrezado, con dos tazas de café, un cenicero y un paquete de cigarrillos "Detroit", bajo un cuadro de Lee Marvin de dudoso estilo neorrealista, Jack le enseña a Megg la bobina Tesla que él mismo ha fabricado. Pero, ¿qué rayos es una bobina Tesla?.


Se trata de un transformador resonante, inventado por Nikola Tesla en 1981, el eminente inventor croata de la luz flourescente, brillante matemático, físico e ingeniero eléctrico, el padre de la teoría de la corriente alterna. A pesar de haber trabajado inicialmente juntos, tal era su enemistad con Thomas Edison (defensor de la corriente contínua), que éste último desarrolló la alimentación energética de la silla eléctrica (instumento de pena capital) empleando precisamente...corriente alterna; de este modo, pretendía acrecentar la mala fama de ésta.

Para saber más sobre este tipo de instrumentos y sobre su inventor, se recomienda visitar el vínculo siguiente:



Nikola Tesla y su famosa bobina en el laboratorio de Colorado Springs


Siguiendo en el film, Jack White refiere haber fabricado su bobina de Tesla con materiales caseros; tal vez siguió el siguiente método:



En "¿Primos?", los actores británicos Alfred Molina y Steve Coogan, charlan animadamente sobre sus proyectos profesionales mientas toman unas tazas de té (¡no podía ser menos!). Por primera vez, sobre la mesa no hay ni cigarrillos ni ceniceros. El tabaco entra en escena cuando Coogan saca una pitillera del bolsillo interior de su abrigo (por cierto, un modelo de la diseñadora británica Vivienne Westwood) y le ofrece un cigarrillo francés a Alfred, que declina la oferta. Éste, muy entusiasmado, le revela a Steve que ambos son primos, parientes muy lejanos descubiertos por casualidad en un estudio genealógico que Alfred ha realizado como hobby. Le propone trabajar juntos, intimar como familiares o amigos. Coogan se inventa excusas para no comprometerse. Hasta que escucha hablar a su "primo" con el realizador Spike Jonze. Pero, es demadiaso tarde. Alfred ha perdido todo el interés por la "frustrada" relación...


Molina y Coogan, dos distantes "primos"

En "Delirio", la penúltima viñeta de esta peculiar largometraje, GZA y RZA, los primos raperos y antiguos miembros del grupo hip hop Wu - Tang Gang, se citan en un local donde la mesas están cubiertas por manteles ajedrezados. No consumen café, sino té. RZA informa a su primo que lleva dos años estudiando medicina alternativa. El poder de la música y de las hierbas medicinales. Ambos denostan la cafeína y la nicotina. Entra en escena un camarero, que resulta ser el popular actor Bill Murray, que parece encontarse allí de incógnito. Bill fuma y bebe café compulsivamente, incluso directamente a partir de la propia cafetera. Los dos músicos tratan de disuadirle, pues se encuentra desquiciado ("la cafeína provoca delirios") y atormentado por una incómoda tos del fumador. GZA, repitiendo los mismos argumentos esgrimidos por Iggy Pop en "En algún lugar de California", comenta que solamente utiliza la cafeína para soñar más rápido, para que las imágenes oníricas fluyan en su mente a velocidades vertiginosas. Bill les cuenta a los muchachos que conoce a un tipo que fabrica polos de cafeína, con cubitos de café congelado a los que les añade un palito (¡justamente lo mismo que proponía Steve Wright en el primer scketch del film!).

Finaliza este minicapítulo con los dos raperos abandonando la cafetería: han decidido marcharse a su estudio de grabación, para jugar al ajedrez y fumarse unos canutos de marihuana... Al fondo, se escucha al delirante Murray hacer gárgaras, con agua oxigenada, o con limpiador de hornos ¡quién sabe!.


GZA, RZA y un alucinado Bill Murray



Finalmente, en "Champagne", el último sketch de "Coffee and Cigarettes", Jarmusch homenajea a unos de los iconos de la famosa Factory del polifacético Andy Warhol. Se trata del actor y poeta Taylor Mead, que comparte un aguado café con el también veterano actor Bill Rice (que lía cigarrillos) en un local del Soho neoyorkino llamado "The Armory"; recuerdo a un Taylor mucho más joven participando en aquellas escenas del happening psicodélico mostrado por John Schlesinger en 1968 en "Cowboy de medianoche", película reseñada y comentada en otro capítulo de este mismo blog. El look underground de la escena es manifiesto. Ahora, Taylor parece haberse desconectado del mundo, mientras escucha en su imaginación una pieza de Mahler. Aparecen una vez más las referencias al inventor Nikola Tesla y su teoría de la resonancia acústica (que entendía a la Tierra como un gran conductor), junto a los manidos reproches por el pernicioso hábito tabáquico y cafetero de los protagonistas.


Pero, ¿qué mensaje pretende hacernos llegar Jim Jarmusch con este film de estructura marcadamente minimalista?. Leamos entonces la afinada crítica que Jonathan Rosenbaum publicó al respecto en The Chicago Reader:

http://www.chicagoreader.com/movies/archives/2004/0504/052804_1.html

Por cierto, no debemos confundir esta película de Jarmusch con "Cigarettes & Coffee" (Paul Thomas Anderson, 1992) un cortometraje de cinco viñetas ambientado en una cafetería.

MÚSICA Y MEDICINA: dos planetas paralelos:

  • "Coffee and Cigarettes" comienza y termina con dos versiones de un mismo tema, "Louie, Louie", la primera de ella la original de 1955 interpretada por su propio autor, Richard Berry, acompañado en el intento por el grupo The Pharoahs, y la segunda, más moderna e incendiaria, interpretada por el incombustible Iggy Pop.

http://www.youtube.com/watch?v=Z5nppa3cEjM

  • "En algún lugar de California", Iggy Pop pone en la gramola unas piezas musicales hawaianas: "Serenade to Nalani", "Hanalei Moon" y "Paauau Waltz", todas ellas interpretadas por el guitarrista Jerry Byrd.
  • "Baden - Baden", la maravilla compuesta por Milt Jackson y Ray Brown, interpretada por The Modern Jazz Quartet, puede escucharse como el fondo musical de "Esa porquería te matará", mientras discuten acaloradamente Vinnie Vella y Joe Rigano.
  • El ska también tiene su parcela musical en "Sin problemas" con: "Nimblefoot ska" de The Skatalites, "Set Back (Just Cool") de Roland Alphonso y Carol McLaughlin, y "Enna Bella" de Eric Monthy Morris.
  • "Crimson and Clover", en la versión original de Tommy James and The Shondells, colorea las escenas protagonizadas por la sugerente Renée French.

http://vids.myspace.com/index.cfm?fuseaction=vids.individual&videoid=801029

  • El lieder "Ich bin der welt abhanden gekommen", de Gustav Mahler ilustra musicalmente la ensoñación de Taylor Mead en "Champagne".
  • La música de Iggy Pop tiene una fuerte presencia en este film; el tema de The Stooges titulado "Down on the Street" suena en el scketch protagonizado por Meg y Jack White.
  • "Fantasía para violas", del compositor Henry Purcell, aporta el toque clásico, relajado y sofisticado a la viñeta doblemente protagonizada por Cate Blanchett.
  • El funk original del saxofonista George Clinton Jr y Funkadelic es el fondo musical de "Delirio"; concretamente "Nappy Dugout" y "A Joyful Process".