domingo, 28 de noviembre de 2010

EL MILAGRO DE ANNA SULLIVAN



"El mayor consuelo en la desgracia es encontrar corazones compasivos"

Menandro

El pasado 28 de septiembre, a la edad de 88 años, nos dejaba el cineasta Arthur Penn tras una dilatada carrera repleta de éxitos.



"El milagro de Anna Sullivan" (Arthur Penn, 1962) se gestó a partir de la autobiografía de Hellen Keller (1880- 1960), la ejemplar escritora y oradora estadounidense obligada a vencer las barreras de la ceguera y de la sordomudez para triunfar en la vida. Precisamente su aprendizaje y primeras experiencias fueron recogidas en el libro "La historia de mi vida" (1903), que sirvió como base al guionista William Gibson para llevar a los escenarios y a las pantallas (television y cine) tan conmovedor relato.


Patty Duke (Helen Keller) y Anne Bancroft (Anna Sullivan)

El esfuerzo interpretativo llevado a cabo por Anne Bancroft en el papel de la maestra Anna Sullivan, y de la jovencísima Patty Duke, galardonada con el Óscar como mejor actriz de reparto, contribuyó notablemente al éxito de esta película. Ambas actrices ya habían realizado estos mismos papeles sobre los escenarios de Broadway en la versión teatral.


Este film comienza mostrándonos a la pequeña Helen víctima de una elevada fiebre, tal vez provocada por una enfermedad infecciosa como la escarlatina o la meningitis. Durante su convalecencia sus padres, el rico terrateniente Capitán Arthur Keller (Victor Jory) y su joven esposa Kate Keller (Inga Swenson), descubrirán horrorizados que su pequeña está completamente ciega y sorda.


La escarlatina está causada por el Streptococcus pyogenes del serogrupo A y debuta con un cuadro febril agudo y abrupto, acompañado de una erupción característica de esta enfermedad. Suele afectar a niños pequeños, entre los 2 y los 10 años de edad. Gracias al tratamiento precoz con antibióticos, hoy en día sus complicaciones suelen ser leves.


Respecto a la meningitis infecciosa, según su etiología pueden ser virales (más benignas), bacterianas (más graves) o micóticas (más raras). Esta enfermedad suele ser una causa frecuente de fiebre en recién nacidos y niños. Si no se trata adecuadamente puede dejar como secuelas daños cerebrales.


En este film, Arthur Penn rehuye en todo momento de la tentación de dotar a la obra de un tono almibarado o moralizador, que bien podrían corresponderle a unos hechos tales como los que se narran. La abnegada maestra, marcada por su propia experiencia como minusválida institucionalizada en la infancia, aboga en todo momento por conseguir la autonomía de la muchacha ciega - sordomuda, tratando de mantener alejado el sentimiento de compasión y la sobreprotección de la familia.  


Al disfrutar de sus escenas, la lucha tenaz llevada a cabo por Anna Sullivan para neutralizar el aislamiento y la agresividad de la joven Helen nos ha recordado aquellas épicas escenas protagonizadas por otros encarnizados rivales, como por ejemplo D´Hubert (Keith Carradine) contra Feraud (Harvey Keitel) en "Los duelistas" (Ridley Scott, 1977) o Sean Thornton (John Wayne) contra "Red" Danaher (Victor McLaglen) en "El hombre tranquilo" (John Ford, 1952)...

CINEFILIA:

Para el papel de Anna Sullivan se postularon también Ingrid Bergman (así lo aseguró ella misma en una de sus autobiografías), la rutilante Elizabeth Taylor y la frágil Audrey Hepburn. Finalmente Arthur Penn prefirió a Anne Bancroft, galardonada en 1960 con un prestigioso premio Tony por su trabajo como la obstinada maestra sobre los escenarios teatrales.


Cuando se filmó esta película, Katty Duke tenía ya 16 años, lo que obligó al director y a su equipo a caracterizarla para que aparentase no más de 7 - 8 años, la edad aproximada que tendría Helen Keller cuando comenzó a ser instruida por Anna Sullivan. 

En 1979, la mismísima Patty Duke se metió en la piel de Anna Sullivan para rodar la versión televisiva de esta obra, mientras la popular Melissa Gilbert (la inolvidable Laura Ingalls de "La casa de la pradera") interpretó a Hellen Keller.


Una jovencísima Melissa Gilbert como Laura Ingalls




En el año 2000, Nadia Tass dirigió "La hacedora de milagros", un nuevo remake televisivo de la historia, protagonizada por Allison Elliot como Anna Sullivan y por Hallie Kate Eisenberg como Helen Keller.



Por último, "Black" (Sajay Leela Banshali, 2005) nos cuenta la historia de Michelle McNally (Rani Mukherjee), una joven anglo-india que se queda ciega y sorda a los 18 meses como secuela de una enfermedad y también obligada a superar las barreras de su discapacidad.